LANZADA LA GUÍA DE BUENAS PRÁCTICAS

El Gobierno repartirá 10 M de mascarillas desde el lunes e insiste: el encierro sigue

Serán prendas de protección facial "higiénicas", no de las quirúrgicas que se venden en farmacias o se usan en hospitales. Las repartirán las Fuerzas de Seguridad del Estado, de CCAA y ayuntamientos

Foto: Una operaria trabaja en la planta de la empresa Bexen Medical en Hernani, que fabrica 60 M de mascarillas quirúrquicas por encargo del Gobierno. (EFE)
Una operaria trabaja en la planta de la empresa Bexen Medical en Hernani, que fabrica 60 M de mascarillas quirúrquicas por encargo del Gobierno. (EFE)

Serán 10 los millones de mascarillas higiénicas que el Gobierno repartirá a partir del lunes, y hasta el miércoles, para aquellos ciudadanos que se desplacen a su puesto de trabajo haciendo uso de medios de transporte colectivo o pasen por zonas de mucho tránsito. La distribución de estas prendas de barrera contra el coronavirus, de uso recomendable, pero no obligatorio, correrá a cargo de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y de las policías autonómicas y locales y de efectivos y voluntarios de Protección Civil.

El Ejecutivo aportó nuevos datos este sábado, a través de los ministros de Sanidad y de Interior, Salvador Illa y Fernando Grande-Marlaska, de cómo será la logística de suministros de este producto a las puertas de que se reanude la actividad económica no esencial. Se acaba el permiso retribuido recuperable —legalmente su vigencia concluyó el Jueves Santo, pero en la práctica la producción saldrá de su "hibernación" el lunes—, pero no termina ni el estado de alarma, prorrogado, "como mínimo", hasta el 26 de abril, ni el confinamiento total para los ciudadanos, que solo podrán salir de sus casas para comprar alimentos o productos de primera necesidad o para ir a su puesto de trabajo. Por eso mismo Sanidad ha editado una guía de buenas prácticas en los centros de trabajo [aquí en PDF].

Marlaska e Illa subrayaron que aquellos que hayan de desplazarse para acudir a su puesto, deberán hacerlo, preferentemente, en vehículo particular, andando o en bici —en taxi, igual que en coche privado, solo podrá ir una persona por fila de asientos—, "evitando el transporte público". En estos casos, para los que "no tengan otra opción" que ir en tren, bus o metro, el uso de la mascarilla higiénica —más sencilla que la quirúrgica o la de filtro (FFP2 o FFP3) que utilizan los profesionales sanitarios—, reutilizable o no, es "recomendable", aunque no obligatorio. "Si alguien no se la quiere poner, no se la pone", señaló Marlaska.

El reparto de mascarillas se hará en estaciones de Cercanías, metro y bus y en los nodos de transporte más transitados, aunque no hay una relación

Por esta razón, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, más los efectivos de las policías autonómicas y locales y de Protección Civil, distribuirán desde el lunes diez millones de mascarillas higiénicas "solo y exclusivamente a las personas que vayan al trabajo en sistemas de transporte en los que sea más complicado mantener la distancia social", como trenes, metros o autobuses. Es decir, se añade una medida de protección para los desplazamientos laborales "imprescindibles" en los que coinciden un gran número de personas.

"Garantizar el reparto"

Fue Marlaska quien proporcionó la cifra que hasta ahora no se conocía —los diez millones de unidades—, y el que contestó a la pregunta directa de los periodistas, puesto que antes Illa había señalado que se repartiría una cantidad "relevante" de este tipo de prendas de protección. El titular de Interior agregó que las mascarillas se repartirán el lunes y martes o bien el martes y miércoles, en función de si el lunes, 13 de abril, es festivo en esa autonomía [el Lunes de Pascua no es laborable en Cataluña, Comunidad Valenciana, Baleares, Cantabria, Castilla-La Mancha, Navarra, País Vasco y La Rioja]. Marlaska precisó que las Fuerzas de Seguridad del Estado y los efectivos de cuerpos autonómicos y locales y de Protección Civil suministrarán estos productos en las estaciones de Cercanías, metro y autobuses y en los "nodos de transporte público" transitados "más importantes" del país —no ofreció la relación de puntos de distribución— "para garantizar el reparto y seguir protegiendo la salud de todos". El ministro no aportó la cifra de cuántas personas componen este operativo especial de suministro.

Illa insiste en que las "prioridades" siguen siendo tres: distancia social de al menos un metro, lavado de manos e higiene en espacios públicos y privados

Además, los agentes seguirán estando "vigilantes", para que se cumpla el estado de alarma. El Estado cuenta desde el 14 de marzo con más músculo operativo: todo el sistema nacional de Protección Civil está bajo la dependencia funcional de Marlaska y coordina la acción de "cerca de 350.000 personas".

El Gobierno repartirá 10 M de mascarillas desde el lunes e insiste: el encierro sigue

Illa, en línea con lo afirmado ayer mismo, reiteró que las mascarillas son una medida "complementaria" de protección, pero las "prioridades" son tres: guardar la distancia de seguridad de al menos un metro, el lavado de manos y la "máxima" higiene en espacios públicos y privados. España formalizó ayer viernes el cambio de criterio respecto a estas prendas de protección facial, igual que lo hizo, dos días antes, el Centro Europeo de Prevención y Control de las Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés). En todo caso, tanto Illa como Marlaska insistieron en que el lunes solo se levanta la paralización de la actividad económica no esencial, pero no el confinamiento. Se retorna al mismo punto en el que se encontraba España a partir del 14 de marzo.

Por lo tanto, recordaron, hay que permanecer en casa y solo salir a la calle con motivos muy tasados —ir al trabajo, a comprar productos de primera necesidad, pasear la mascota, atender de enfermos—, de modo que hay que mantener la distancia social y recurrir al teletrabajo siempre que sea posible. De este modo, la mascarilla higiénica será recomendable sobre todo para aquellos casos en los que sea posible guardar la separación interpersonal de al menos un metro. Se trata de casos, dijo Illa, "muy tasados". Centros educativos, restaurantes, bares, teatros, cines, salas de fiesta... seguirán cerrados, como hasta ahora.

No se descarta "nada"

Además, Sanidad indica, en su guía de buenas prácticas, que aquellos más vulnerables por edad, por estar embarazada o por padecer afecciones médicas anteriores (hipertensión arterial, enfermedades cardiovasculares, diabetes, enfermedades pulmonares crónicas, cáncer o inmunodepresión) no deberán acudir a sus centros de trabajo. Si fuera necesario, esa situación de baja podrá ser asimilada a accidente de trabajo para la prestación económica de incapacidad temporal.

Illa señala que es "muy probable" que el confinamiento se prolongue más allá del 26 de abril, como ya advirtió Sánchez en el Congreso

El titular de Sanidad subrayó que aunque se observa un "evidente proceso de ralentización" de la propagación del Covid-19 y España está "más cerca" de poder vencer al virus, es "importante seguir dando cumplimiento" a las medidas de limitación de movimientos. "Seguimos estando confinados, y a partir del lunes, los españoles seguimos estando confinados" hasta, "como mínimo, el 26 de abril", cuando vence la segunda prórroga que este mismo sábado publicó el BOE. De hecho, Illa reconoció que es "muy probable" que la cuarentena domiciliaria continúe "más allá" del 26-A, como ya advirtió el propio Pedro Sánchez el pasado jueves en el Congreso. También en una entrevista con El Confidencial, la ministra de Defensa, Margarita Robles, autoridad competente delegada como Illa y Marlaska y como José Luis Ábalos (Transportes), adelantaba que "es mejor alargar el confinamiento que retroceder lo avanzado".

"Consenso amplio" para levantar la "hibernación"

"No se está desescalando, se sigue en confinamiento", rubricó el responsable de Sanidad, en respuesta a las advertencias de la Organización Mundial de la Salud (OMS) contra un levantamiento prematuro de las restricciones. A la pregunta de si los expertos aconsejaron o no prorrogar el permiso retribuido recuperable, el ministro insistió en que esta era una medida excepcional, tasada y que había un "consenso amplio" entre los científicos que asesoran al Ejecutivo para descongelar la economía. No obstante, el Gobierno hace un "seguimiento diario" de la evolución de la pandemia y valorará si hay que "mantener, aumentar o suavizar" alguna medida, "sin descartar nada", incluso la vuelta a la paralización de la actividad no esencial. El responsable de Sanidad también recordó que el permiso retribuido se aprobó para quitar presión al sistema sanitario, objetivo que se ha conseguido en los últimos días.

Además, Illa anunció la puesta en marcha de una "red única de testeo" del coronavirus dirigida únicamente por las autoridades públicas, para garantizar la equidad de las pruebas diagnósticas y que se practiquen a las personas adecuadas. Ello permitirá que todos los test "se hagan conforme a las indicaciones y bajo las instrucciones de las autoridades sanitarias competentes" que, en este caso, serían las comunidades autónomas. El ministro adelantó que se está trabajando en su departamento en una orden que regula esta iniciativa, directriz que estaría lista este sábado o, como máximo, mañana domingo. Se está ultimando una orden del Ministerio de Sanidad que recoge esta iniciativa y que el ministro espera que esté lista hoy mismo o, como máximo, mañana.

Sanidad activará una "red única de testeo", para que todas las pruebas que se hagan se hagan "bajo las instrucciones" de las autoridades públicas

Illa se defendió de las CCAA que estiman que los test rápidos que les ha distribuido el Gobierno son menos fiables. Insistió en que estos kits, de los que ya se han repartido un millón y otro millón más está en camino, son "complementarios" a las PCR y si se usan conforme a los protocolos marcados por el Centro Nacional de Microbiología, son "adecuados", porque sirven para hacer un cribado rápido en aquellos lugares con prevalencia alta del Covid-19, en residencias y hospitales, ya que si un enfermo da positivo, no hace falta que se le haga una prueba de laboratorio PCR. Hay un "posible segundo uso", que es testar masivamente a la población y comprobar su inmunidad, que aún no está acordado y se verá si se pone en práctica, añadió Illa.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
49 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios