Sin respuesta de EEUU o Francia

Los grandes de la OTAN ignoran la petición de ayuda de España

La petición de apoyo ha sido respondida por la República Checa, Turquía y Letonia, sin que tradicionales aliados como Estados Unidos o Francia hayan remitido material por el momento

Foto: 10.000 equipos de protección individual (EPI) han llegado este domingo a la base aérea madrileña de Torrejón desde República Checa. (EFE)
10.000 equipos de protección individual (EPI) han llegado este domingo a la base aérea madrileña de Torrejón desde República Checa. (EFE)

El pasado día 25, el Gobierno de España remitió una solicitud formal de las Fuerzas Armadas españolas al Centro de Coordinación de Respuesta de Desastres (EADRCC) de la Alianza Atlántica. Una semana después del SOS en el que reclamaba el envío de material imprescindible para luchar contra la expansión del coronavirus, los países con más peso en la OTAN han ignorado la petición de ayuda. Hasta el momento, han respondido tres de los 29 miembros, facilitando el envío de material sanitario la República Checa, Turquía y Letonia.

En medio de una pandemia global, la lista de Estados 'amigos' parece haber adelgazado. No hay señales, por el momento, de tradicionales aliados como Estados Unidos, que mantiene en España bases navales como la de Rota. También silencio desde Francia, Alemania o Canadá. Curiosamente, parte de la ayuda reclamada procede de un país que no pertenece a la Alianza. Japón, unido a la estructura de socios globales, sí respondió a la solicitud.

La petición española incluyó una lista de necesidades con aquellos elementos que se consideraron más imprescindibles en momentos en los que las UCI de los hospitales comienzan a llegar a su punto crítico, y cuando los sanitarios y otro personal implicado en el dispositivo destinado a combatir el virus trabajan sin elementos básicos de protección.

Tras recibir el llamamiento, la OTAN trasladó a los aliados el listado que reclamaba España y quedó a la espera de que comunicaran qué elementos podía aportar cada uno de ellos. España reclamaba 11 tipos de materiales diferentes: 150.000 trajes de protección médica; 150.00 mascarillas de nivel de protección 3 (FFP3); 300.000 de nivel de protección 2 (FFP2); 1.000 termómetros infrarrojos; 5.000 protectores de viseras para la cara; 10.000 gafas para proteger los ojos; millón y medio de máscaras de quirófano; 120.000 guantes de nitrilo; medio millón de test rápidos de Covid-19; 50.000 sistemas de prueba de diagnóstico de reacción en cadena de polimerasa, y 500 ventiladores mecánicos.

El sistema de apoyo de la Alianza Atlántica está diseñado para auxiliar a los países miembros que se encuentren en una situación de crisis puntual. Suele emplearse en casos como terremotos, incendios u otros desastres naturales. El coronavirus, sin embargo, golpea por igual en toda Europa y Estados Unidos y el material médico se ha convertido en un bien de lujo que incluso ha desencadenado una guerra comercial de compra de productos.

En vista del agujero, las necesidades urgentes se están rellenando por otras vías. Tras el fiasco de la compra de test rápidos a China, desde el pasado fin de semana han aterrizado cuatro aviones, entre ellos el que trae la ayuda turca, básicamente mascarillas y equipos de protección individual. El Ejército del Aire ha transportado hasta territorio español componentes adquiridos en Shanghái, mientras que Airbus contribuye con vuelos de suministro.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
38 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios