Los hospitales empiezan a quedarse sin medicamentos y Sanidad pide racionarlos
  1. España
ESCASEAN LOS FÁRMACOS QUE SE USAN EN LAS UCI

Los hospitales empiezan a quedarse sin medicamentos y Sanidad pide racionarlos

La Agencia Española del Medicamento admite problemas de suministro con los fármacos que se utilizan para intubar y extubar a los pacientes que tienen que ingresar en la UCI

Foto: Los hospitales empiezan a quedarse sin medicamentos y Sanidad pide racionarlos
Los hospitales empiezan a quedarse sin medicamentos y Sanidad pide racionarlos

España no solo sufre escasez de respiradores mecánicos, imprescindibles para salvar a los enfermos más graves por coronavirus. Los hospitales también se están quedando sin existencias de los medicamentos que se emplean para intubar y extubar a esos pacientes y padecen tensiones de suministro con otro fármaco que está dando buenos resultados en fases menos severas de la infección, un avance vital para que no se saturen aún más las unidades de cuidados intensivos. La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) ya ha pedido que se racione el uso de estos compuestos mientras los fabricantes redoblan sus esfuerzos para tratar de garantizar el abastecimiento.

Las restricciones afectan al tocilizumab, un anticuerpo biológico del laboratorio suizo Roche que en España se distribuye con el nombre comercial de Actemra. Hasta ahora, se utilizaba principalmente para combatir la artritis reumatoide. Sin embargo, científicos de China, Italia e Irán han descubierto que el tocilizumab consigue frenar la inflamación que desencadena en los pulmones el SARS-Cov-2 y ya figura desde hace días en los protocolos médicos de todo el sistema nacional de salud, pese a que oficialmente todavía no esté reconocida esta indicación.

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias sanitarias, Fernando Simón. (EFE)
El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias sanitarias, Fernando Simón. (EFE)

A falta de ensayos clínicos sólidos, sus propiedades están demostrando gran eficacia en pacientes graves. Cuando el coronavirus entra en el cuerpo, ataca fundamentalmente a las células del sistema respiratorio. El sistema inmunitario puede responder en ese momento con una tormenta de citocinas, una reacción descontrolada que, en lugar de ayudar a frenar la infección, genera otras disfunciones en el organismo. Sobre todo, una inflamación de los pulmones que dificulta la entrada de oxígeno y, en los casos más agudos, puede desembocar en un distrés respiratorio, causante en último término de la muerte.

El tocilizumab ha demostrado que puede detener a tiempo la tormenta de citocinas (actúa sobre la interleuquina 6 o IL6), evitando así el colapso de los pulmones y, por tanto, la necesidad de que esos enfermos tengan que ser asistidos con respiración artificial en las unidades de cuidados intensivos. En la mayoría de las comunidades autónomas ya están saturadas, pero el Ministerio de Sanidad ha advertido de que su situación empeorará durante los próximos 10 días.

La directora de la AEMPS, María Jesús Lamas, reveló este sábado durante una rueda de prensa en La Moncloa que ya se han autorizado dos ensayos clínicos con tocilizumab. Su ventaja es que cuenta con autorización de la Unión Europea desde 2009 y se vende en 116 países, por lo que cuenta con una larga historia clínica. En paralelo a la aplicación de este medicamento en los hospitales, España participará en estudios para tratar de corroborar su eficacia. La Cruz Roja italiana acaba de recibir una donación de su homóloga china de 3.045 ampollas de tocilizumab que ya están camino de Lombardía, la región más afectada. Es la mayor esperanza contra la infección.

Pero el Actemra presenta un inconveniente. La producción de este fármaco es reducida porque tenía una aplicación muy concreta a enfermos de artritis. Además, se trata de un anticuerpo biológico humanizado, cuyo 90% procede de anticuerpos humanos. Fabricarlos a gran escala no es sencillo. Cada dosis requiere en torno a seis meses. Roche está intentando incrementar su producción, pero no está garantizada su disponibilidad para los miles de enfermos que está dejando la pandemia en todo el mundo. Los hospitales españoles están recortando su administración para tratar de estirar el 'stock'.

A preguntas de este diario, un portavoz del laboratorio con sede en Basilea asegura que "está trabajando globalmente para, con la mayor urgencia, acelerar la capacidad de fabricación y maximizar la producción de tocilizumab con el objetivo de aumentar la oferta disponible en todo el mundo". "A nivel local", precisa la compañía, "Roche Farma en España ha redoblado los esfuerzos para tratar de asegurar el suministro adicional necesario en estrecha colaboración con las autoridades sanitarias evaluando la situación de forma constante".

Asimismo, la AEMPS ha reconocido problemas de suministro con los fármacos que se utilizan en las UCI para aplicar la ventilación mecánica a los pacientes más graves por Covid-19. Según los datos proporcionados este sábado por el Ministerio de Sanidad, hay 4.575 contagiados en cuidados intensivos, una cifra que ha provocado una demanda extraordinaria de bloqueantes neuromusculares, ansiolíticos y analgésicos, entre otros medicamentos.

El organismo regulador ha emitido una instrucción para proponer alternativas a los compuestos más utilizados y ha anunciado que permitirá la compra de dosis en el extranjero y el uso de envases en otros idiomas. Además, pide que se monitorice su administración para que no se usen más dosis de las imprescindibles y que, en los casos en los que no sea posible encontrar una molécula sustituta, se priorice a unos enfermos sobre otros.

Cisatricurio, un medicamento que se emplea en las UCI para tratar a los pacientes graves por coronavirus.
Cisatricurio, un medicamento que se emplea en las UCI para tratar a los pacientes graves por coronavirus.

Así ocurrirá por ejemplo con el cisatracurio, un bloqueante. "Dado que el 'stock' de este medicamento no cubre enteramente la demanda creciente, se hace necesario establecer criterios de priorización de este medicamento. En conjunto, y hasta disponer de garantías de un suministro suficiente, el uso de cisatracurio será priorizado para procedimientos en cuidados intensivos en pacientes que presenten deterioro de la función renal o de la función hepática", expone la AEMPS en una orden de este viernes. "En el resto de circunstancias en las que sea requerido el empleo de un fármaco bloqueante neuromuscular se debería seleccionar (si las condiciones del paciente lo permiten) la otra alternativa disponible, el rocuronio".

El organismo de Sanidad asegura que está al habla con los laboratorios para aumentar la producción de estos medicamentos pero no aclara si conseguirá suministros ni cuándo llegarían. Como ha revelado este diario esta semana, una situación similar se da con otro fármaco en fase de experimentación, la hidroxicloroquina, que hasta el momento se aplicaba contra la artritis, el lupus y la malaria.

La directora de la AEMPS ha reconocido este sábado que ha autorizado varios ensayos con este principio activo en posibles contagios de coronavirus y en infectados no graves, pero también hay dificultades de abastecimiento que se aprecian incluso en las farmacias. El mayor productor del mundo de hidroxicloroquina es India y su gobierno vetó este miércoles la exportación de la molécula para asegurarse de que dispone de existencias para sus 1.300 millones de habitantes.

Coronavirus Ministerio de Sanidad Médicos Roche Irán Inflación Moncloa India
El redactor recomienda