LA CITA FUE EN LONDRES EL 16 DE MARZO DE 2019

El rey Juan Carlos se reunió en secreto con Corinna a los 11 días de la carta a Felipe VI

Juan Carlos I mantuvo un encuentro en Londres con su examante el 16 de marzo de 2019 para tratar de sellar un pacto de no agresión, pero la cita no fue satisfactoria para ninguna de las partes

Foto: El rey Juan Carlos saluda a Corinna Larsen. (EFE)
El rey Juan Carlos saluda a Corinna Larsen. (EFE)

El rey Juan Carlos viajó en secreto a Londres en marzo de 2019 para reunirse con su antigua amante Corinna Larsen. El encuentro se produjo solo 11 días después de que la aristócrata alemana remitiera una carta a Felipe VI para informarle de que, entre 2008 y 2012, figuró como segundo beneficiario de una cuenta en Suiza que llegó a albergar 100 millones de dólares. El primer beneficiario del depósito fue don Juan Carlos. La misiva y la reciente publicación de informaciones sobre esa cuenta terminaron provocando este domingo que Zarzuela emitiera un comunicado histórico para anunciar que el actual jefe del Estado ha decidido renunciar a la herencia de su padre y dejarle sin asignación presupuestaria.

El rey Juan Carlos se reunió en secreto con Corinna a los 11 días de la carta a Felipe VI

La cita entre el Rey emérito y Corinna no había trascendido hasta ahora. Se produjo el 16 de marzo de 2019, según han confirmado a El Confidencial distintas fuentes próximas al encuentro. El monarca se desplazó a Londres para tratar de abrir un canal de comunicación con su expareja. La relación se había roto abruptamente siete años antes con el accidente de Botsuana, el episodio que forzó a don Juan Carlos a renunciar al trono después de 39 años de reinado. Durante el tiempo que convivieron, Corinna accedió a abundante información sobre las empresas, fundaciones y testaferros que presuntamente había utilizado el Rey emérito durante años para esconder un patrimonio millonario, y las justicias española y helvética estaban empezando a llamar a su puerta para tratar de acceder a esos datos.

Una carta en busca de "diálogo"

El primer movimiento lo hizo Corinna. El 5 de marzo de 2019, su despacho de abogados, Kobre & Kim, envió una carta al jefe de la Casa del Rey, Jaime Alfonsín, en la que pedía a Felipe VI que pusiera fin a la campaña de acoso físico y mediático que aseguraba estar sufriendo. En un tono educado, Corinna culpaba a Zarzuela de estar detrás de las informaciones que la relacionaban con el presunto pago de comisiones ilegales por la adjudicación del AVE a La Meca y que también intentaban implicarla en el caso Nóos; reprochaba al monarca que hubiera utilizado al entonces director del CNI, Félix Sanz Roldán, para intentar intimidarla, y le atribuía los problemas que estaba teniendo con la Justicia suiza por las noticias falsas que se publicaban sobre ella.

Fuentes próximas a la empresaria alemana aseguran que la carta no era un “chantaje” ni buscaba “abrir una negociación” con Felipe VI. El propósito, aseguran, era que la Casa del Rey pusiera fin a los supuestos ataques de los que era objeto Corinna y accediera a iniciar con sus abogados un “canal de diálogo sincero” para afrontar coordinadamente el proceso judicial que ya estaba en curso en Suiza y reaccionar del mismo modo ante las solicitudes de colaboración que le estaban llegando, de entre otras instancias, de la Fiscalía Anticorrupción española.

Sin embargo, la misiva incluyó un dato que hizo saltar todas las alarmas en palacio. Los abogados de Corinna recordaron a Felipe VI que él personalmente había figurado como segundo beneficiario en los estatutos de una entidad panameña administrada por testaferros, Lucum Foundation, que hasta 2012 controló una cuenta en el banco suizo Mirabaud que recibió 100 millones de dólares (64 millones de euros) de Arabia Saudí. El primer beneficiario de Lucum y de la cuenta fue don Juan Carlos. Los últimos 65 millones de dólares que quedaban en el depósito fueron precisamente donados por este a Corinna en septiembre de 2012.

La carta desactivó cualquier intento de Felipe VI de mantenerse al margen de la trama societaria urdida por su padre. Si en algún momento pensó en alegar que nunca supo de la existencia de Lucum y, menos aún, de su vínculo societario con esa fundación, Corinna voló por los aires esa estrategia de defensa y lo relacionó de lleno con la supuesta fortuna oculta de su progenitor. La examante del Rey no quería que su carta se interpretara como una amenaza, pero en Zarzuela solo se interpretó de esa forma.

El viaje a Londres

Solo 11 días después de que la carta saliera de Londres y llegara a manos de Jaime Alfonsín, el Rey emérito viajó a la capital británica para tratar de firmar un pacto de no agresión con Corinna. El objetivo del monarca era asegurarse de que no trascendiera información comprometedora sobre su patrimonio ni su vida privada. Por su parte, lo que su expareja quería era que el monarca pusiera fin a los ataques mediáticos y amenazas que afirmaba estar padeciendo. Pero la reunión no tuvo el resultado que esperaban.

La propia Corinna se encargó de dejarlo claro este domingo con un comunicado remitido a la prensa por su abogado de cabecera, Robin Rathmell, del mismo despacho que mandó la carta a Zarzuela hace un año, Kobre & Kim: “Desde 2018, hemos intentado en repetidas ocasiones comunicarnos a través de los canales diplomáticos apropiados, la embajada de España en Londres y la Casa Real incluida, sobre la campaña de abuso que se ha estado librando contra nuestra clienta durante ocho años. Se hizo caso omiso de los graves asuntos que comunicamos en detalle y en ningún momento se reconoció —ni mucho menos se tomó medida alguna para remediar— tal abuso, que ha continuado hasta hoy”.

Minutos antes, Zarzuela había enviado la nota de prensa para anunciar que Felipe VI había renunciado a la herencia de su padre y lo dejaba sin asignación económica. El comunicado también subrayó que el Rey no conoció la existencia de Lucum hasta que recibió el mensaje del bufete londinense y confirmó que la cita que mantuvo su padre en Londres con Corinna el 16 de marzo de 2019 no dio buen resultado.

Manifestación ante notario

Como explicó la Casa del Rey este domingo, cinco días después de la cita secreta en Londres, Felipe VI decidió enviar una carta de respuesta a Kobre & Kim para dejar constancia por escrito de que jamás tuvo relación con la fundación panameña. Y unos días más tarde, el 12 de abril, compareció ante un notario para manifestar que también había dirigido una carta a su padre para que, en el caso de que fuera cierta su designación o la de la princesa de Asturias como beneficiarios de la citada Fundación Lucum, “dejara sin efecto tal designación, manifestando igualmente que no aceptaría participación o beneficio alguno en esa entidad, renunciando asimismo a cualquier derecho, expectativa o interés que, aun sin su consentimiento o conocimiento, pudiera corresponderles ahora o en el futuro en relación con la Fundación Lucum”.

Es la enésima crisis que afronta la Corona en los últimos años, pero esta llega en un momento especialmente comprometido para el país, con la epidemia de coronavirus avanzando, los efectos económicos de la enfermedad a punto de enviar al paro a miles de trabajadores y toda la población sufriendo unas duras medidas de confinamiento para tratar de contener el número de contagios. Felipe VI se dirigirá esta noche a los españoles en un mensaje extraordinario con motivo del Covid-19. La última vez que lo hizo fue el 3 de octubre de 2017, por el referéndum independentista de Cataluña.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
39 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios