Arrimadas se estrena alejándose de Casado: "apoyo absoluto" y sin reproches a Sánchez
  1. España
LA OPOSICIÓN, FRENTE A LA CRISIS DE COVID-19

Arrimadas se estrena alejándose de Casado: "apoyo absoluto" y sin reproches a Sánchez

Sin reproches al Gobierno en su gestión de la crisis del Covid-19, Arrimadas lanza una propuesta de PGE que no contiene ninguna exigencia política y se centra en lo económico

Foto: Arrimadas se estrena alejándose de Casado: "apoyo absoluto" y sin reproches a Sánchez
Arrimadas se estrena alejándose de Casado: "apoyo absoluto" y sin reproches a Sánchez

Cuando hace casi siete días Inés Arrimadas barrió en las primarias de su partido derrotando a Paco Igea —el único dirigente de peso que aspiraba al liderazgo— la situación de crisis del coronavirus no había estallado con tanta claridad. Era el mismo domingo en el que miles de personas se congregaban en las calles por el 8-M (a la manifestación de Madrid acudió la plana mayor de las ministras) y en el que Vox convocó un multitudinario acto en Vistalegre. En su primera semana al frente del cargo, la presidenta del partido naranja ha asumido un tono y un discurso "de apoyo absoluto" al Gobierno, distanciándose de otros dirigentes de la oposición como Pablo Casado y, en mayor medida aún, Santiago Abascal.

En sus valoraciones de esta semana crítica, la palabra "apoyo" ha sido la más repetida por Arrimadas. Incluso sus peticiones de "medidas contundentes" para evitar la propagación del virus, como la de decretar el estado de alarma —que Sánchez avanzó este viernes— fueron acompañadas de un respaldo sin fisuras al Ejecutivo.

Contrastó con el tono empleado por el líder del PP que, a pesar de apoyar la medida del Gobierno, no dudó en repetir las "graves negligencias" que a su juicio cometió el Gobierno alentando, por ejemplo, a la población a acudir a la manifestación del 8 de marzo. Casado, que aseguró que ya "habría tiempo para dilucidar responsabilidades", volvió a sugerir que Sánchez había actuado con tardanza, igual que un día antes le reprochaba falta de liderazgo.

La líder de Ciudadanos ha ido evitando la crítica directa al presidente del Gobierno en una estrategia igual de medida que la que tiene el líder del PP, pero optando por un camino distinto. La recién estrenada como líder naranja ha evitado mensajes políticos, partidistas y reproches al Ejecutivo, optando por una línea propositiva. El lunes fue ella quien se adelantó a la llamada que el presidente hizo después a los líderes de los distintos partidos y portavoces en el Congreso.

Quería "ponerse a disposición del Gobierno", otra de las frases más utilizadas esta semana, para adoptar cualquier medida contundente que pudiera frenar al Covid-19.

Este jueves llegó la propuesta de mayor enjundia. Arrimadas trasladó, una vez más, "el apoyo absoluto" para que se tramitaran de manera urgente unos "presupuestos de emergencia nacional". A cambio pidió que estén pensados y calculados en base al escenario actual y a las previsiones reales de crecimiento con la crisis del coronavirus ya detectada.

Foto: El Gobierno anuncia el estado de alarma en toda España y durante los próximos 15 días

La portavoz naranja dio un vuelco a los pasos seguidos hasta ahora por el anterior presidente de su partido —e incluso por ella misma en este tiempo de interinidad— con propuestas similares (como la ‘vía Arrimadas' de los 221 escaños para investir a Sánchez junto al PP) alejando cualquier cuestión política de la oferta.

Los requisitos se ciñen al ámbito económico y están hechos "para que el Gobierno pueda aceptarlos sin excusas", reconocen fuentes del entorno de Arrimadas. Ni una referencia a la cuestión de Cataluña o a que se produzcan cambios en gobiernos autonómicos como el de Navarra en el que pactaron socialistas y nacionalistas.

Ciudadanos, por primera vez hizo una propuesta sin exigencias de ese tipo. "Tenemos claro que la sociedad demanda una respuesta de unidad y que las prioridades han cambiado. Hay que pensar solo en las familias y en las empresas. Ahora mismo la gente quiere que se solucione todo lo antes posible", insisten.

Pedro Sánchez e Inés Arrimadas, en una reunión en el Congreso. (EFE)
Pedro Sánchez e Inés Arrimadas, en una reunión en el Congreso. (EFE)

A pesar de que Arrimadas envió la propuesta presupuestaria al gabinete de la presidencia del Gobierno, todavía no ha recibido respuesta. En realidad, si el acuerdo se produjera bastaría con la abstención del PP para que saliera adelante en el Congreso. Casado apenas se pronunció al respecto, considerando que las declaraciones del presidente sobre que la aprobación de unas nuevas cuentas es ahora "apremiante", se antoja, dijo, "oportunista" al recordar que la tramitación parlamentaria costaría al menos tres meses y poniendo el foco en las medidas urgentes.

Ciudadanos reprocha al PP esa postura. Insiste en que el apoyo a cualquier medida urgente no exonera a las formaciones a "pensar a medio-largo plazo" cuando el pico de contagio empiece a disminuir. "Todos sabemos que la situación económica será dramática dentro de tres meses. El coronavirus va a tener consecuencias tremendas. Y por eso consideramos esencial pactar unos presupuestos para el resto del año", explican fuentes del entorno de Arrimadas, que reconocen que la iniciativa seguirá encima de la mesa hasta que Sánchez se pronuncie.

A pesar de la dureza exhibida por Arrimadas en muchas ocasiones durante este periodo de interinidad contra el presidente del Gobierno y el "sanchismo" —término bautizado por Rivera que su sucesora continuó exprimiendo— y de algunas decisiones recientes de cercanía con el PP, como la coalición electoral para ir juntos al País Vasco (en Galicia no pudo ser), la líder naranja ha procurado mantener una posición distinta a la del resto de la oposición en el inicio de una crisis sanitaria sin precedentes.

Inés Arrimadas Pablo Casado Partido Popular (PP) Ciudadanos
El redactor recomienda