Los jueces se indignan con el CGPJ

Caos en los Juzgados ante el brote: "Las togas pueden extender el coronavirus"

Defienden la suspensión de juicios o el cierre de sedes judiciales y alertan de que la situación puede empeorar el contagio

Foto:

"Hazte la siguiente pregunta. ¿Cuánta gente pasa por un edificio de juzgados?. ¿Qué distancia hay entre esa gente? A los funcionarios les dejan no venir pero ¿cómo van a hacerlo los jueces?". Un magistrado madrileño reflexionaba este miércoles en voz alta a la vista de la evolución del coronavirus y las medidas generales que el Consejo General del Poder Judicial ha determinado en un primer momento para la gestión de los tribunales. La actuación del órgano de gobierno de la judicatura no ha contentado a muchos que creen que las disposiciones adoptadas son insuficientes y, además, llegan con retraso. Muchos de ellos ponen el acento en el uso compartido de togas por parte de los abogados, una práctica que -consideran- puede extender el virus.

En Madrid se suceden las decisiones imaginativas y unipersonales por parte de cada uno. Decenas de carteles anuncian, en un juzgado o en otro, la forma de proceder a criterio del magistrado titular y sus funcionarios. El temor a una expansión de la enfermedad se incrementó tras detectarse un primer positivo en la sede judicial más grande de Madrid, los juzgados de Plaza Castilla. El afectado, adscrito al juzgado que está de guardia esta semana, fue hospitalizado mientras sus compañeros continuaban atendiendo los asuntos entrantes y avisaban de los sucedido con un simple folio pegado a la puerta.

"Yo ya he comunicado la suspensión de los señalamientos salvo causas con preso y servicio de guardia", indicaba una magistrada. "Mañana tengo decenas de señalamientos. ¿Cómo lo hago?", se cuestionaba otra. "Se exime a los letrados que tengan juicio de llevar toga y se permite la utilización de medidas profilácticas en sala", anunciaba un cartel en una sede de la capital. La preocupación por este asunto alcanza a toda España como demuesrtra un acuerdo del presidente de la Audiencia Provincial de Córdoba, al que ha tenido acceso El Confidencial.

"Se participa a esta presidencia la problemática existente sobre el uso compartido de togas por los profesionales de la abogacía y al parecer, la permanencia en las ropas del posible Covid-19 durante varios días, con lo que ello representa de un eventual contagio y de la propagación de virus", indica el acuerdo. Tras consultar a los magistrados el presidente ordena no suspender los juicios pero dispensar a los letrados de llevar el ropaje negro.

En la suspensión o no suspensión de las vistas oral y otros señalamientos como interrogatorios de testigos o imputados está el nudo del descontento. Tanto los colegios de abogados como algunas asociaciones judiciales e incluso la Sala de Gobierno de Madrid creen que se debe parar todo lo que no sea imprescindible por urgente. Sin embargo, el CGPJ ha tomado disposiciones generales de prevención y, en el caso de las provincias de riesgo como la madrileña, dejado a la interpretación de cada magistrado la decisión de adoptar las medidas que considere si existe riesgo sanitario, siempre con el aval superior.

Las miradas que estaban puestas en el Consejo no quedaron satisfechas con la solución acordada

Y mientras llegan o no llegan las decisiones en muchos sitios se procede un poco a lo 'sálvese quien pueda'. Se indica a los ciudadanos que acudan que se les atenderá por la ventanilla y no de forma personal o, directamente, se suspenden los señalamientos acordados. Las miradas que estaban puestas en el Consejo no quedaron satisfechas con la solución acordada.

En resumen, el CGPJ ve prematuro suspender de forma generalizada los juicios y divide la situación en dos escenarios. Para los sitios de menor índice de contagio, el escenario 1, ha determinado "la realización de los señalamientos con tiempo suficiente entre ellos para que no haya una gran afluencia de partes y de profesionales esperando la celebración de vistas en un espacio común". También la restricción temporal de la asistencia de público y que se limite a un número de personas que permita mantener una distancia de seguridad de un metro y la utilización en la medida de lo posible del sistema de videoconferencia.

En casos como el de Madrid o Vitoria, el escenario es el 2. En ese caso, se ofrece la posibilidad de que los jueces acuerden la suspensión de plazos procesales y de actuaciones procesales ya acordadas "por razones sanitarias". Precisarán, eso si, de la autorización del presidente del tribunal correspondiente y de la ratificación posterior de la Comisión Permanente, sin perjuicio de su ejecución inmediata".

Sevilla, suspende

En Sevilla, se han adelantado, la Junta de Jueces de lo Penal ha acordado por unanimidad de los asistentes, la suspensión de los juicios orales en estos órganos judiciales durante al menos los próximos 15 días. Ha acordado solicitar la urgente ratificación de esta medida, que no afectaría a las causas con presos o diligencias con detenidos, al presidente del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía y a la Comisión Permanente del Consejo General del Poder Judicial.

Hasta que no se produzca dicha ratificación, la Junta de Jueces de lo Penal ha acordado que los juicios se celebren a puerta cerrada sin audiencia pública. Igualmente, han acordado solicitar de las autoridades sanitarias de la Junta de Andalucía la desinfección del edificio, la instalación de puntos de desinfección (geles o soluciones hidroalcohólicas) y la clausura de las instalaciones que supongan un riesgo sanitario inasumible. "Los jueces de lo Penal lamentan profundamente los inconvenientes que ello pueda suscitar a profesionales y ciudadanos pero consideran que no pueden estar pasivos ante un problema de seguridad pública de esta envergadura", indican.

Los chats

Además de con carteles para el público, los jueces se desahogan en chats comunitarios donde el malestar es patente. Unos piden ir a la huelga, otros se quejan de estar mal pagados y expuestos al peligro. Hay quien va más allá de la suspensión de juicios y pide el cierre de las sedes judiciales. También aseguran que aunque ellos continúen en sus puestos los funcionarios de las comunidades se niegan en ocasiones a acudir, dejándoles incapacitados para continuar con el trabajo. "Mantener la serenidad en su sitio minúsculo y lleno de toses es difícil", indica otro.

A partir de este jueves se espera que muchos de los juzgados madrileños inicien la suspensión de diligencias previa comunicación al CGPJ. El Tribunal Constitucional ha suspendido sus plenos al menos esta semana mientras que la Fiscalía General ya ha dictado órdenes para trabajar a distancia y evitar visitas a lugares como hospitales, cárceles o residencias de ancianos.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios