PREOCUPACIÓN ENTRE LOS DOCENTES DE FRANCÉS

Mucho bilingüismo, pocos idiomas: España se queda atrás y los profesores estallan

La posibilidad de que la asignatura de francés o alemán pierda una hora lectiva ha caído como un jarro de agua fría entre profesionales que se ven discriminados respecto al inglés

Foto: Díaz Ayuso, con una camiseta promocionando la tercera hora de Educación Física. (Comunidad de Madrid)
Díaz Ayuso, con una camiseta promocionando la tercera hora de Educación Física. (Comunidad de Madrid)

El borrador del nuevo currículo de la ESO para la Comunidad de Madrid está causando una preocupación entre la comunidad educativa como hacía tiempo que no se veía. El documento concreta una de las medidas estrella del gobierno popular de Isabel Díaz Ayuso: la implantación de una tercera hora semanal de Educación Física. La propia presidenta había aparecido a principios de enero en el IES Santamarca con una camiseta que rezaba “tercera hora” y jugando al sogatira.

Los profesores han sacado la calculadora y se han dado cuenta de que esa tercera hora “pionera”, según la Comunidad de Madrid, cuyo objetivo es “ayudar a combatir la obesidad y el sobrepeso” redundará en perjuicio de las asignaturas optativas del currículo actual. Más concretamente, la segunda lengua extranjera, aunque también puede haber otras afectadas como las enseñanzas artísticas. El francés, como segunda lengua más habitual, será la principal víctima (le acompañan en el currículo alemán e italiano) al ver reducidas a la mitad sus horas lectivas, de dos a una. Algo que los docentes consideran inaceptable.

"El segundo idioma está abandonado, es como si no existiera, no hay más que inglés"

“No es factible, yo preparo a mis alumnos para llegar a un B1, pero así no van a llegar ni al A2”, explica Lidia Romo, profesora del José de Churriguera de Leganés y portavoz de los profesores de segundo idioma. “Vendes plurilingüismo pero luego dejas a los institutos sin lenguas extranjeras, el que quiera estudiarlas tendrá que apuntarse a una academia o un centro concertado”. Esta polémica surge en mitad de un creciente sentimiento de devaluación de la segunda lengua en todo el país, donde salvo contadas excepciones es una asignatura optativa y no obligatoria como sí ocurre en otros países europeos.

“El borrador acaba con la optatividad en Secundaria tal y como la hemos conocido al eliminar la segunda hora de las asignaturas ofertadas, y afecta a las lenguas extranjeras, sobre todo francés, pero también al refuerzo de matemáticas o lengua al que tanta importancia dio el PP, al ajedrez, filosofía o cultura clásica”, explica Isabel Galvín, secretaria de Educación de CCOO, sindicato que ha mostrado su rechazo al borrador junto a otros como UGT, CSIF o ANPE. El pasado martes, el PSOE registró una proposición no de ley para paralizar el decreto.

Imagen de NeONBRAND en Unsplash.
Imagen de NeONBRAND en Unsplash.

De salir adelante pueden resultar afectados unos 1.200 profesores, calcula el sindicato, 200 de los cuales son interinos. Los funcionarios se verían obligados a hacer malabarismos para completar horarios. “Es difícil llegar porque con una hora de francés tendrás que compartir institutos o rellenar con asignaturas afines de las que tal vez no seas especialista”, lamenta Romo. A efectos de plantilla, denuncia CCOO, puede ocasionar un caos, porque las horas perdidas no van a ser automáticamente compensadas por el mismo número de profesores. Además, el decreto recorta el horario, pero no el currículum, por lo que se dará el mismo temario en la mitad de tiempo.

“La segunda lengua está dejada de la mano de dios, es como si no existiera, no hay más que inglés”, lamenta Purificación Gómez, presidenta de Madrigalia, asociación internivelar de profesores de francés de Madrid. “Es básica en el mundo moderno, si eres un ingeniero y sabes inglés pero el de al lado también sabe francés lo van a coger a él”. No se trata solo de empleabilidad. El francés cuenta en la EVAU (Evaluación de Acceso a la Selectividad), proporciona puntos en las oposiciones y su conocimiento facilita a los alumnos aprobar el examen oficial DELF. Además de tratarse de una de las lenguas más habladas del mundo.

Los docentes insisten en que el problema no es la Educación Física en sí, sino de dónde va a salir esa hora adicional. Gómez recuerda, por ejemplo, que en Madrid ya existe el programa IPAFD (institutos promotores de la actividad física y el deporte), que ofertan dos clases a la semana fuera del horario escolar a cambio de apenas 14 euros anuales. Galvín apunta a la Religión, que “ya está en oferta de máximos en la Comunidad de Madrid”. Una de las razones que apuntan los docentes es un abaratamiento encubierto, ya que las ratios en las optativas son menores.

¿Qué ocurre en Europa?

Los docentes de francés esgrimen otro argumento: las recomendaciones de la Unión Europea, que apuntan a un refuerzo de la segunda lengua ante el cual España está haciendo oídos sordos. Como recuerda Julián Serrano Heras, presidente de la Federación Española de Asociaciones de Profesores de Francés, el pasado año los ministros de Educación de la UE se pusieron de acuerdo en que los jóvenes deberían conocer “una o dos lenguas maternas y al menos dos extranjeras, una de ellas europea”. Como explica irónicamente, tras el brexit, el inglés ya no es el idioma oficial en ningún país de la UE, pues en Irlanda es el gaélico y en Malta, el maltés.

España es uno de los 11 países donde la segunda lengua no es obligatoria, junto a Croacia, Eslovenia, Suecia o Noruega

“Si bien la mayoría de los alumnos de la Unión inician el aprendizaje de una primera lengua extranjera en una fase más temprana que en décadas anteriores, el nivel de ambición sigue siendo bajo en relación con la segunda lengua extranjera”, explica el documento que recoge las recomendaciones del consejo europeo. “El porcentaje de alumnos que empiezan a aprender su primera lengua en la escuela primaria se sitúa actualmente en el 83,8%, lo que supone un incremento de 16,5 puntos porcentuales en comparación con 2005. No obstante, hay 11 países donde no es obligatoria una segunda lengua en la Educación Secundaria general”.

España es uno de ellos, junto a Croacia, Eslovenia, Suecia, Noruega y la comunidad francófona de Bélgica. Por el contrario, hay otros 11 países donde más del 90% de los alumnos aprende dos o más lenguas extranjeras: Finlandia, Islandia, Estonia, Grecia, Italia, Luxemburgo, Malta, Polonia, Rumanía y Macedonia. Una diferencia que muchos expertos han considerado como un hándicap competitivo para nuestro país. “El Gobierno central no ha dado respuesta a la situación, sigue manteniendo que somos los que más tiempo y recursos destinamos, pero nuestros resultados son peores”, añade Serrano. “Cantidad no es calidad, nos empeñamos en el inglés, pero la saturación puede conducir al rechazo”.

¿Y en el resto de España?

Como suele ocurrir, no todas las regiones funcionan igual en lo que respecta a los idiomas. Durante mucho tiempo, Andalucía ha sido junto con Galicia el ejemplo a seguir, ya que fueron las primeras comunidades en convertir en obligatoria la segunda lengua extranjera en el Bachillerato y en Secundaria, respectivamente. Los datos proporcionados por el Ministerio son elocuentes: un 67,1% del alumnado de Bachillerato en Andalucía cursaba una segunda lengua extranjera. La siguiente comunidad era Canarias, con un 22,3%, y la última, 3,9%. La media española se encuentra en el 25,1%.

Algo semejante ocurría con la obligatoriedad de la segunda lengua en la primaria de los colegios andaluces, que se imparte en el segundo y tercer ciclo (es decir, de tercero a cuarto de primario). La idea inicial era que la obligatoriedad también llegase al primer ciclo, pero las elecciones y el posterior cambio de gobierno condujo a su paralización. En el borrador del horario lectivo del pasado verano también se establecía el aumento de la Educación Física, más horas para troncales como Lengua y Matemáticas y la reducción de horas de francés, que provocó revuelo entre los profesores.

Otras regiones como Castilla y León, Aragón o Canarias han ofrecido segundas lenguas en Primaria, de ahí que aparezcan entre las primeras comunidades. También parte de Cataluña, donde se ha introducido el árabe y el chino como optativas. Castilla-La Mancha, añade Serrano, ha hecho algún esfuerzo tímido para potenciar la segunda lengua, como reconocerla en la EVAU. En la Comunidad Valenciana la situación es “muy mala”, ya que ha pasado de ser evaluable en la EVAU a que la única opción sea el primer idioma.

"Con una hora de francés a la semana, no podemos ofrecerles la posibilidad de llegar a un B1, muchos alumnos van a ser discriminados"

El verdadero meollo, no obstante, se encuentra en la ESO, donde la segunda lengua debe ser ofrecida como materia optativa en todos los centros. Sin embargo, las elecciones son determinadas en un alto grado por la etapa anterior, lo que explica por qué Canarias es la comunidad con un mayor porcentaje de estudiantes de segunda lengua extranjera como optativa, con un 78,9%, seguida por Galicia, otra comunidad con una segunda lengua fuerte, con un 69,9%.

Llama por lo tanto la atención que Madrid, que ha presumido por activa y por pasiva de sus centros bilingües, aparezca en puestos tibios en casi todas las etapas educativas. En Primaria, a mitad de tabla con un 5,6% de alumnos; en Secundaria, también en una posición intermedia, con un 44,5%; igual ocurre con Bachillerato, con un 17,9%. En la región existen 15 institutos con sección lingüística en francés y 11 en alemán. Los centros bilingües en inglés ascienden a 360 colegios, 134 institutos públicos y 193 concertados.

Para Serrano, se trata de un problema de sensibilidad. En su opinión, más que de bilingüismo, que termina convirtiéndose en un sinónimo de “inglés”, debería hablarse de plurilingüismo. “El Gobierno central no da una respuesta unívoca a todo el Estado que garantice el aprendizaje de dos lenguas, importante para desempeñar el papel de compensación social del sistema educativo”, añade. “Si solo pueden acceder unos pocos perjudicamos a un gran sector de la sociedad”.

Esa es una de las objeciones que plantean los profesores españoles: que actualmente están ofreciendo aprendizaje de calidad de francés, alemán o italiano a alumnos que de otra manera no tendrían acceso a ello. “Les estoy dando un B1 o un B2 sin que tengan que pagar una academia”, concluye Romo. “Con una hora van a estar discriminados, por ejemplo, no van a poder irse de Erasmus o a trabajar fuera. Lo que nos duele es que están diciendo que no perjudica a nadie, pero no es así”. La próxima parada, este viernes, cuando se ha convocado una concentración para mostrar el desacuerdo ante el borrador.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
30 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios