FRACASO DE LA CITA ENTRE LOS DOS DIRIGENTES

Sánchez y Casado no llegan a ningún pacto y la Moncloa denuncia el "bloqueo" del PP

El Ejecutivo lamenta que Casado no haya "variado sus posiciones", pese a su "responsabilidad" como líder de la oposición. Acusa a los populares de hacer "rehenes" a las instituciones

Foto: Pedro Sánchez recibe a Pablo Casado en la Moncloa, este 17 de febrero. (EFE)
Pedro Sánchez recibe a Pablo Casado en la Moncloa, este 17 de febrero. (EFE)

"El Gobierno constata que el PP sigue instalado en su estrategia de bloqueo". La Moncloa mandaba este mensaje a los periodistas a las 14:13 de este lunes, antes de que compareciera Pablo Casado para dar cuenta de su infructuosa reunión de hora y media, aunque "cordial", con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. El resultado, pues, previsto, desacuerdo total entre el Ejecutivo y el PP.

Según la versión lanzada por el Ejecutivo, antes de que diera cuentas de la cita la portavoz, María Jesús Montero, la entrevista en el palacio presidencial, celebrada en un clima de tensión y confrontación previa, evidenció que "el PP no ha variado ninguna de sus posiciones, a pesar de su responsabilidad como principal partido de la oposición". La Moncloa quiso contrastar la imagen de un jefe del Ejecutivo con la mano tendida con una más intransigente de los conservadores. "El presidente Sánchez, pese a la actitud del PP, mantiene su compromiso de que esta sea la legislatura del diálogo entre las fuerzas políticas para desbloquear asuntos tan importantes para la ciudadanía como la financiación autonómica, el Pacto de Toledo sobre las pensiones, o la renovación de puestos en organismos de gran transcendencia para el país". Para el Ejecutivo, los populares quieren hacer "rehenes" a las instituciones al negarse a pactar los relevos.

Pablo Casado, en su comparecencia este lunes en la Moncloa ante los periodistas, explicó también que no había habido ningún tipo de acercamiento. El líder del PP exigió a Sánchez durante su reunión de hora y media que "renuncie" a la mesa de diálogo con el Govern, que garantice la inhabilitación del 'president, Quim Torra, que no revise los tipos de sedición y rebelión para beneficiar a los presos independentistas del 'procés' y que no lleve a término el nombramiento de la exministra de Justicia Dolores Delgado como fiscal general del Estado porque ella no cumple, cree el presidente del PP, el requisito de "imparcialidad".

Sánchez y Casado no llegan a ningún pacto y la Moncloa denuncia el "bloqueo" del PP

También le demandó que vuelva a reconocer a Juan Guaidó como presidente encargado de Venezuela —el Gobierno no le ha retirado ese título, pero Sánchez lo llamó el pasado miércoles "líder de la oposición", dualidad que es posible, según defendió la ministra Arancha González Laya— y que facilite toda la información sobre el encuentro de la número dos de Nicolás Maduro, y el ministro José Luis Ábalos. Casado defendió también que él tiende la mano al Ejecutivo para que salga de sus planteamientos "erróneos". Él sí tiene "buena fe", defendió el líder de los conservadores, porque coincide con los planteamientos anteriores del PSOE antes de que se viera obligado a pactar con ERC tras las elecciones del 10-N.

Para el Ejecutivo, el PP adopta "una actitud negacionista, quiere dictar la política aun sin ganar las elecciones", es "obstruccionista"


El Gobierno decodificó esas exigencias de otro modo muy distinto, según explicó Montero en la comparecencia posterior: "El PP sigue en el bloqueo, como si no se hubiesen celebrado dos elecciones consecutivas y los españoles no lo hubiesen dejado bien claro. El PP no ha asumido aún esa realidad [...]. Adopta una actitud negacionista, quiere dictar la política aun sin ganar las elecciones". Es decir, el Ejecutivo intepreta que Casado pide a Sánchez que haga la política del PP porque de lo contrario no habrá espacio para el acuerdo.

No da "alternativa" para Cataluña

Es más, el PP "usa como rehenes a las instituciones del Estado" al supeditar su renovación a otras cuestiones. Este era un punto en el que tenía mayor interés Sánchez. Y es que están pendientes de renovación órganos como el Consejo General del Poder Judicial, el Tribunal Constitucional, el Tribunal de Cuentas, el Defensor del Pueblo o RTVE. El PP "no está boicoteando a este Gobierno, sino bloqueando a las instituciones, que se resienten". La pregunta es qué ocurrirá a partir de ahora, porquede sin el concurso del principal partido de la oposición no habría relevos posibles, ya que se exigen mayorías cualificadas. "Nosotros vamos a tratar de impedir que haga a las instituciones rehenes, porque toca por ley su renovación. La ha vinculado a todo menos a los propios órganos [...]. Vamos a seguir insistiendo para que el PP se siente a dialogar sobre esto y no dé justificaciones secundarias", señaló la portavoz y ministra de Hacienda. De sus palabras se podría colegir que el Gobierno podría buscar algún recoveco para promover los recambios sin contar con el PP, pero fuentes del Gabinete indicaron que no será así, de modo que el único camino será el de seguir apremiando a los conservadores para que acepten el diálogo.

Nosotros vamos a tratar de impedir que haga a las instituciones rehenes, porque toca por ley su renovación

Montero empleó un lenguaje durísimo para referirse a Casado, al denunciar una y otra vez su actitud "obstruccionista", "decepcionante" y "tremendamente irresponsable". No solo con relación a los órganos constitucionales pendientes de reemplazo, también por su condición de que no se ponga en marcha la mesa de diálogo con la Generalitat. A su juicio, el PP no da ninguna "alternativa" ni ofrece nada para Cataluña más allá de que no se hable con Torra ni con el Govern. Casado "no tiene ninguna solución para Cataluña, no quiere que se dialogue pero no aporta ninguna solución", aseguró la ministra, quien por cierto agregó que no está aún fijada la fecha ni los componentes de ese foro de negociación con la Generalitat, pese a que febrero (el mes comprometido por Sánchez con el 'president') concluye la próxima semana.

Sánchez y Casado no llegan a ningún pacto y la Moncloa denuncia el "bloqueo" del PP

Para el Ejecutivo, no hay ninguna oferta por parte del PP. Sus palabras, dijo Montero, son "huecas", porque si realmente los conservadores quisieran ofrecer "estabilidad", el presidente habría "aceptado". Pero lo que pretende es "imponer el proyecto" de Presupuestos al Gobierno —con las mismas premisas que los aprobados por Mariano Rajoy, con más "recortes" y menos impuestos—, "dictar" su política a quien venció en las urnas. "No es cierta esa actitud. Siguen sin asumir la tarea que les corresponde".

Tampoco en financiación

El Gobierno denuncia el "no por el no" del PP y el que condicionen la renovación de los órganos a otras cuestiones, cuando "ningún poder se merece estar supeditado a otro, porque para eso hay separación de poderes", así que hablar con Casado es "como dar vueltas en círculo". Sin salida. "Ninguna fuerza política tiene la legitimidad para impedir que estos órganos se renueven", sostuvo.

El Gobierno subraya que el PP quiere "dictar" la política que debe hacer sin haber ganado las urnas, pero insiste en que seguirá ofreciendo diálogo

Lo mismo ocurre con otros temas pendientes y que Sánchez abordó en su reunión con el jefe del PP: rediseño de la financiación autonómica, blindaje y sostenibilidad del sistema de pensiones. Montero dijo que el líder socialista no había apreciado "ningún compromiso concreto" por parte de su interlocutor, y tiene la sensación, de hecho, de que el cambio del reparto de fondos para las comunidades será utilizado como "ariete contra el Gobierno" igual que la devolución del IVA. El problema ahí radica en que si las CCAA lideradas por el PP no se avienen al consenso, no será posible reformar el modelo. En pensiones podría haber alguna ventana de acercamiento —la comisión parlamentaria del Pacto de Toledo se reúne mañana martes—, ya que estuvo muy cerca el acuerdo antes de las elecciones del 28 de abril (lo voló Unidas Podemos), y en materia educativa.

Sánchez y Casado no llegan a ningún pacto y la Moncloa denuncia el "bloqueo" del PP

¿Ahora, entonces, qué? Montero afirmó que Sánchez no depondrá su actitud ni cerrará nunca "las puertas a ningún tipo de diálogo", ni ahora ni después. Solo constata "la realidad que se ha podido comprobar", y es que Casado "no se ha movido ni un milímetro de la posición de bloqueo". El Ejecutivo, por tanto, seguirá haciendo un llamamiento al PP para que cambie de rumbo y haga una "política útil a los ciudadanos". Los socialistas serán "incansables" e "incombustibles" en ese ofrecimiento, para aproximar posiciones y seguir dialogando, tanto con el principal partido de la oposición como con los agentes sociales. Pero no se trata de "acudir" a las citas, como promete Casado que hará siempre, sino más bien de mantener una "actitud constructiva", de "querer aportar", diferenció.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
33 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios