DECLARARÁ LA PRÓXIMA SEMANA COMO IMPUTADO

El juez cita al exjefe de Seguridad de Iberdrola por Villarejo y apunta ya a la cúpula

El ex responsable de Seguridad de la eléctrica Antonio Asenjo, supuesto enlace de la compañía con Villarejo, declarará la próxima semana como imputado por los encargos al policía

Foto: Sede de Iberdrola. (Reuters)
Sede de Iberdrola. (Reuters)
Adelantado en

La investigación judicial sobre los presuntos espionajes encargados por Iberdrola al comisario Villarejo va a experimentar un salto trascendental la próxima semana. El instructor del caso, el juez Manuel García Castellón, ha citado a declarar en calidad de imputado al jefe de Seguridad de la compañía durante casi dos décadas, Antonio Asenjo, que habría asumido el papel de enlace de la eléctrica con el agente encubierto. Iberdrola lo despidió el pasado octubre tras publicarse decenas de audios en los que aparecía comentando con Villarejo seguimientos a políticos, organizaciones ecologistas, líderes sindicales y empresarios rivales, entre ellos, el expresidente de Endesa Manuel Pizarro y el principal accionista de ACS, Florentino Pérez.

Asenjo es, por ahora, el único imputado en esta pieza del llamado caso Tándem, pero su declaración puede extender el foco a otros directivos de la segunda compañía más grande del Ibex 35 y primera energética del país. Su citación, prevista para el próximo lunes, llega después de que pasara por la Audiencia Nacional, el 21 de enero, un testigo clave para las pesquisas, José Antonio del Olmo, el exempleado de Iberdrola que redactó en 2004 un informe interno en el que se reconocía la contratación de Villarejo para tratar de desbloquear la construcción de una central de ciclo combinado en Arcos de la Frontera (Cádiz) y se afirmaba que esos servicios se pagaron al policía mediante una supuesta trama de facturas falsas para camuflar el flujo del dinero.

En el documento, desvelado por El Confidencial los pasados 3 y 4 de diciembre, Del Olmo también sostenía que conocían la existencia de esos trabajos clandestinos el entonces consejero delegado de la corporación y actual presidente, Ignacio Sánchez Galán; el director general de Generación de la época y número dos de la compañía en estos momentos, Francisco Martínez Córcoles, y el responsable de Servicios Generales en esa etapa, Fernando Becker, actual consejero de El Corte Inglés.

Durante su declaración como testigo, Del Olmo no solo ratificó la autenticidad del informe sino que aportó nuevos detalles sobre otras presuntas operaciones encubiertas encargadas por Iberdrola a Villarejo e insistió en que Sánchez Galán, Córcoles y Becker estaban al tanto de los espionajes y de la forma en que se abonaban.

Paso previo a más imputaciones

En este contexto, la declaración de Asenjo se interpreta como el paso procesal previo a la citación en calidad de investigados de los principales responsables de la compañía para que expliquen su relación con los espionajes de Villarejo. De hecho, en la multinacional se da ya por descontada la imputación de Sánchez Galán y el resto de altos cargos mencionados en el informe por el exdirectivo de Control de Contabilidad, según fuentes internas de la compañía.

Sede de Iberdrola en Bilbao. (EFE)
Sede de Iberdrola en Bilbao. (EFE)

El documento de Del Olmo no es el único indicio que involucra al presidente de la energética en los encargos bajo sospecha. El propio Asenjo apuntó a la cúspide de la empresa en varios audios grabados por Villarejo y revelados por este diario. Su paso ahora por el Juzgado Central de Instrucción número 6 se antoja fundamental para el esclarecimiento de los hechos. Iberdrola ha declinado comentar la citación de Asenjo.

Durante casi dos décadas, este fue la mano derecha de Sánchez Galán. Ambos coincidieron en Airtel y, cuando el directivo salmantino dio el salto a Iberdrola, se llevó a Asenjo para que siguiera siendo su jefe de Seguridad. La relación laboral perduró hasta hace tres meses, cuando aparecieron las primeras informaciones sobre los vínculos de la eléctrica con Villarejo. De los audios y otros archivos se deduce que, al menos entre 2004 y 2017, Asenjo hizo de correa de transmisión entre la cotizada y el policía.

El juez echó a su abogado

Todo indica que la estrategia del exjefe de seguridad, al que se atribuyen los delitos de cohecho y revelación de secretos, no pasa precisamente por confirmar el contenido de las conversaciones ni la nota confeccionada por Del Olmo. El día antes de que este declarara como testigo, el ex responsable de Seguridad remitió un escrito al juzgado para asegurar que el antiguo empleado tenía “credibilidad nula” y afirmar que su informe carecía de la más mínima base. También acusó al juez y los fiscales de prevaricar por estar buscando supuestamente la imputación de la cúpula de la eléctrica y les reprochó que hubieran antepuesto la declaración de Del Olmo a la suya propia.

La ofensiva de Asenjo llegó a tal punto que su abogado se presentó en la Audiencia Nacional, el día de la declaración de Del Olmo con la intención de asistir al interrogatorio. El juez echó al letrado tras recordarle que se trata de una causa que se instruye bajo secreto de sumario y, por tanto, no estaba autorizado para presenciar la declaración.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios