DÍA Y MEDIO DE TRABAJO EN EL FORO

Apple, Google, Amazon... Sánchez explica en Davos a las tecnológicas la tasa que planea

El presidente vuela este martes a Suiza con la misión de trasladar "confianza" en la economía española. Relatará a los gigantes digitales la implantación de la tasa Google comprometida

Foto: Pedro Sánchez, el pasado 23 de enero, en Davos, Suiza, en el Foro Económico Mundial. (EFE)
Pedro Sánchez, el pasado 23 de enero, en Davos, Suiza, en el Foro Económico Mundial. (EFE)

Davos, Suiza. Es el primer destino del presidente del Gobierno después de su investidura y después de conformar el primer Ejecutivo de coalición en más de 40 años de democracia. Pedro Sánchez vuela este martes, después de la reunión semanal de su Consejo de Ministros, al Foro Económico Mundial (WEF, World Economic Forum), en el que se concentran las mayores empresas y fortunas del planeta, y allí relatará a los asistentes las prioridades de su Ejecutivo y buscará calmar a los inversores, remarcarles que España sigue siendo un país confiable. El líder socialista intervendrá ante el plenario, pero también aprovechará su corta estancia en el país helvético para entrevistarse con los gigantes tecnológicos (Apple, Amazon Web Services y Google) para "explicarles" que su Gobierno tiene intención de aplicar aquello que figura en el acuerdo programático con Unidas Podemos: la llamada tasa Google, el impuesto a determinados servicios digitales.

Este es el segundo año en el que Sánchez viaja a Davos. Ya lo hizo en 2019 —su presencia estuvo colonizada por la controversia acerca del reconocimiento de Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela—, cuando "se rompió la racha de ocho ediciones seguidas sin asistencia del presidente", resaltan fuentes de la Moncloa. La de este año, la 50ª edición, estará centrada en el debate de un mundo cohesionado y sostenible, materias ambas en las que Sánchez quiere que España sea vanguardia y razón por la que estará acompañado por las vicepresidentas tercera y cuarta del Ejecutivo, Nadia Calviño y Teresa Ribera, dado que la transformación digital y la transición ecológica estarán "muy presentes" en esta cumbre. Ambas tendrán agenda propia. También volará con él el director general del Departamento de Asuntos Económicos de la Moncloa, Manuel de la Rocha, y su 'sherpa', José Manuel Albares, próximo embajador en París.

El líder del Gabinete de coalición quiere trasladar varios mensajes en un foro copado tanto por mandatarios internacionales —viajarán hasta Suiza Donald Trump (EEUU), Angela Merkel (Alemania), Christine Lagarde (BCE)— como por CEO de grandes multinacionales. En primer lugar, desea recalcar la apuesta "decidida" por el multilateralismo, una cuestión en la que él siempre incide en las cumbres internacionales. Y en segundo término, insistir en la "confianza y solidez" de la economía española.

La 50ª edición se centra en el debate de un mundo cohesionado y sostenible, razón por la que Sánchez viaja acompañado de Calviño y Ribera


El Foro Económico Mundial arranca este martes a las 19:30 con la cena privada de líderes (de países y de empresas) con motivo del 50º aniversario de las reuniones anuales. Cena que preside Klaus Schwab, el fundador y máximo responsable del WEF. Pero la mayor parte de la agenda de Sánchez se concentra el miércoles, 22 de enero. A las 11:00 intervendrá ante el plenario unos 20 minutos (más otros 10 minutos de coloquio), en una ponencia conducida por el secretario general de la OCDE, el mexicano Ángel Gurría. En su discurso, según desgranaron fuentes de su equipo este lunes en un encuentro con periodistas, el presidente enfatizará la importancia de la "sostenibilidad, de la lucha contra la emergencia climática, las oportunidades para la economía española y su solidez". En la Moncloa confieren relevancia al hecho de que se dirija al plenario en una intervención individual, porque los 'slots' son "limitados" y "excepcionales", prueba, dice el Ejecutivo, del interés que suscita España. Además, Sánchez participará en una mesa redonda sobre clima y crecimiento, ya a las 16:00.

No coincidirá con Trump

El líder socialista se reunirá, en los márgenes de la cumbre de Davos, con la presidenta de la Confederación Suiza, Simonetta Myriam Sommaruga; con el primer ministro de Singapur, Lee Hsien Loong, y con distintos mandatarios latinoamericanos —se está cerrando aún este último encuentro, pero como mínimo estarán los presidentes de Colombia, Iván Duque, y Ecuador, Lenín Moreno—. En la Moncloa, explican que así se retoma la agenda exterior del jefe del Ejecutivo en el mismo punto en que se dejó, ya que Asia (y en particular las relaciones con China), Iberoamérica y África son regiones del mundo fundamentales para España. No está previsto que el presidente coincida con Trump.

Sánchez mantendrá un encuentro con un "selecto grupo" de inversores. Estarán fondos de capital riesgo, 'private equity', fondos y bancos de inversión

La otra pata de Davos es la del contacto con el mundo privado. Sánchez mantendrá un encuentro con un "selecto grupo" de inversores, en el que estarán presentes fondos de capital riesgo, 'private equity', fondos y bancos de inversión. Hay ya unos 12 invitados "confirmados", aunque podría haber hasta 15. En la Moncloa, advierten de que ha sido difícil montar una serie de reuniones con tan poco tiempo, ya que el nuevo Ejecutivo se constituyó hace solo una semana, y para entonces los líderes mundiales ya tenían sus agendas bastante cargadas. "Los analistas e inversores podrán preguntarle a puerta cerrada y él contestarles. El jefe del Ejecutivo traslada mucha solvencia, y esta es una oportunidad para un diálogo discreto y resolver dudas y temores", indican desde su Gabinete, donde admiten que esta reunión ha sido promovida por el Gobierno.

Pedro Sánchez, en la Moncloa con el director ejecutivo de Apple, Tim Cook, el 25 de octubre de 2018. (EFE)
Pedro Sánchez, en la Moncloa con el director ejecutivo de Apple, Tim Cook, el 25 de octubre de 2018. (EFE)

Además, y con el objetivo de impulsar la transformación digital de España, Sánchez tiene previsto reunirse con el consejero delegado de Apple, Tim Cook; con el presidente de Google para Europa, Oriente Medio y África, Matt Brittin; el CEO de Amazon Web Services, Andy Jassy; la CEO interina de Renault-Nissan, Clotilde Delbos, y el máximo responsable de la siderúrgica Arcelor Mittal, Lakshmi Mittal. Como señalaban fuentes del Gobierno, las prioridades económicas son "las que aparecen en el acuerdo programático con Unidas Podemos". De este modo, Sánchez explicará a los gigantes digitales que se regulará ese nuevo impuesto y que se trabajará de manera multilateral. "La posición es conocida, por lo que iremos allí y lo explicaremos", indican en la Moncloa.

También encuentro con Arcelor y Renault

Lo que dice el pacto con los morados, en su página 45, es esto: "Aprobaremos el impuesto sobre determinados servicios digitales con el fin de gravar aquellas operaciones de la economía digital que actualmente no tributan, en línea con las recomendaciones de la Unión Europea". Es decir, se busca que las grandes tecnológicas tributen allí donde se consume el producto. "Ya el año pasado hubo tecnológicas que querían verle, ahora otras. Al haber una vicepresidencia de Transformación Digital [la de Calviño], tenían mucho interés en conversar con él, y él, interés en explicarles", inciden en la Moncloa. En el caso de los encuentros con Arcelor Mittal y Renault-Nissan, se debe al "compromiso" de Sánchez con el sector industrial en un momento de cambios y de dificultades.

Moncloa dice que no ve "resquemores" ni diferencias respecto al año pasado. Alegan que no hay "inquietud", "nadie ha puesto peros a Sánchez"

En el Ejecutivo dan más importancia a esta parte de la agenda de Sánchez, puesto que el WEF es un foro que da la oportunidad de reunirse con directivos de grandes empresas. Con los jefes de Estado y de Gobierno, explican, puede coincidir en otro tipo de cumbres.

Las vicepresidentas Teresa Ribera y Nadia Calviño, el pasado 13 de enero. (EFE)
Las vicepresidentas Teresa Ribera y Nadia Calviño, el pasado 13 de enero. (EFE)

En la Moncloa, niegan que haya una mayor preocupación exterior o en el mundo económico por el Gobierno de coalición con Unidas Podemos. No hay "inquietud", señalan. Reconocen que Davos es un foro con un "sesgo liberal", pero "el presidente no va a las cumbres internacionales por su sesgo, sino porque ayuden a resolver los problemas de los españoles". Que haya sido el primer viaje internacional tras su investidura ha sido "por azar", pero lo que no se ha hecho es "cancelarlo". "Podíamos haber recibido indicios indirectos de preocupación, pero nadie ha puesto peros a Sánchez. No vemos resquemores, ninguna diferencia entre este año y el pasado", subrayan en su equipo.

Primer viaje después de Davos, aún por fijar

La Moncloa está empezando a "esbozar prioridades" en la agenda internacional del presidente. Aún la lleva el secretario general de Asuntos Internacionales, UE, G-20 y Seguridad Global, el diplomático José Manuel Albares, puesto que España ya ha pedido el plácet a Francia para que él sea el próximo embajador y, lógicamente, aún no ha llegado la respuesta, aunque se espera que sea rápida. 

Pedro Sánchez sí quiere retomar su idea de desplazarse a Asia —tenía pendientes dos visitas a China e India— y reforzar América Latina. También tenía en cartera una gira por África, continente fundamental para contener la inmigración ilegal, ya que el Gobierno apuesta por la ayuda y cooperación con los países de origen. 

Se espera que el primer viaje de Sánchez después de Davos sea pronto, a un país de la UE o bien al Magreb —se piensa en dos horas máximo de vuelo, aproximadamente—, y ya se dejaría para más adelante un 'tour' por varios Estados de una región más alejada, según fuentes de la Moncloa. La tradición de los presidentes es que su primer destino sea Marruecos, pero aún no se ha tomado la decisión. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios