DIRIGENTES VEN "INNEGOCIABLE" UN CAMBIO

Cs afronta su debate clave: acabar con el modelo jacobino y dar peso a las CCAA

El debate interno empieza a avanzar. Dirigentes de distintas CCAA consideran que es innegociable un cambio de calado en la estructura del partido y que los territorios ganen autonomía

Foto: Inés Arrimadas, durante la reunión de la gestora con la dirección del grupo parlamentario. (EFE)
Inés Arrimadas, durante la reunión de la gestora con la dirección del grupo parlamentario. (EFE)

Empieza la cuenta atrás para el debate interno más importante que ha vivido nunca Ciudadanos, con el reto de la sucesión de Albert Rivera y la mayor transformación que podría sufrir la formación desde su nacimiento encima de la mesa. Aunque la asamblea general se celebrará el 14 y 15 de marzo, en los próximos días habrá novedades importantes. El jueves, deben estar redactados los borradores de las dos ponencias que se abordarán en el cónclave: la de estatutos y la de estrategia política. A partir de ahí, comenzará el trabajo de enmiendas por parte de consejeros y afiliados.

Uno de los puntos clave está en el modelo de partido que inaugurará la nueva etapa —con Inés Arrimadas a la cabeza salvo sorpresa mayúscula—. Es decir, si permanecerá como un partido estrictamente centralizado o se abrirá a dar mayor autonomía a los territorios. A cargo del borrador de la ponencia están el todavía secretario de Organización en funciones, Fran Hervías (aglutinador de gran parte de las críticas internas en este momento), y el secretario de Acción Institucional y secretario general del grupo parlamentario, José María Espejo, además del miembro de la gestora Andrés Betancor. Por eso, los dirigentes más críticos, que consideran "innegociable" un cambio de calado en la estructura, reconocen pocas esperanzas en el borrador inicial.

El presidente de la gestora de Cs, Manel Bofill, preside una de las reuniones. (EFE)
El presidente de la gestora de Cs, Manel Bofill, preside una de las reuniones. (EFE)

El debate, en todo caso, llegará. En la cúpula naranja, lo dan por descontado. Se verá en las enmiendas y se producirá en el congreso extraordinario. Según ha podido saber este diario, sectores y dirigentes de peso de los distintos territorios —especialmente, aquellos donde Ciudadanos gobierna— defenderán que las comunidades ganen peso con respecto a la dirección nacional. Aunque muchos evitan el término 'baronías', insisten en que los territorios deberían contar con una figura orgánica relevante que tenga interlocución directa con la futura secretaría general.

"La organización vertical del partido ha copado todas las decisiones hasta ahora. Hay que dotar de autonomía a las CCAA. En la actualidad, estamos completamente diluidas", explican fuentes cercanas a una vicepresidencia autonómica. Los territorios quieren terminar con la sensación generalizada de que el partido está completamente teledirigido desde Madrid y que las comunidades no tienen capacidad de decisión. Entienden que, en parte, tiene mucho que ver con la ausencia de caras visibles fuera de la ejecutiva nacional permanente.

Los actuales estatutos —aprobados en la asamblea general de 2017— prevén distintos órganos territoriales. Los comités autonómicos, por ejemplo, abarcan cada comunidad autónoma e integran a su vez los comités provinciales. Sin embargo, la norma deja claro que entre sus funciones está dirigir, coordinar y ejecutar las acciones "que se les haya atribuido desde la ejecutiva nacional". Dirigentes autonómicos recuerdan también que los comités no tienen capacidad de influencia real (siguen sobre todo órdenes) ni eligen los cargos que los integran, decisión que recae también en la ejecutiva.

El portavoz autonómico en las Cortes valencianas, Toni Cantó, reconocía en una entrevista en 'Valencia Plaza' que carecía de "herramientas para tomar decisiones", poniendo el foco en la necesidad de que los territorios "tengan más poder de decisión sobre cosas que suceden en el partido". Un punto de vista distinto al que mantiene, por ejemplo, la diputada nacional por Alicante, Marta Martín, defensora del actual modelo territorial naranja en el que las baronías no existen. La alicantina considera que ese modelo es el causante de los desastres internos en otras formaciones, y se reafirma en que la defensa de la igualdad de todos los españoles es contraria a que cada comunidad autónoma actúe por su cuenta.

Luis Garicano (d), Paco Igea (c) y Fran Hervías (i). (EFE)
Luis Garicano (d), Paco Igea (c) y Fran Hervías (i). (EFE)

El debate está servido. Según ha podido saber este diario, algunos sectores de distintos lugares de España trabajan en enmiendas que irán en esta dirección si, como todos dan por hecho, el borrador original no satisface las demandas de una apertura territorial. "El modelo actual está estructurado desde el miedo hacia el poder de los territorios y a que se constituyan baronías", diagnostican distintos dirigentes de consejerías autonómicas.

Aunque existe un consenso generalizado sobre mantener la principal seña de identidad del partido —ser capaces de defender lo mismo en toda España, independientemente del lugar—, los críticos ponen el acento en que una cosa es controlar la estructura en términos generales y otra que los territorios no tengan capacidad de elección sobre las cuestiones que les afectan, también a nivel orgánico.

Reunión del consejo general de Ciudadanos el pasado noviembre. (EFE)
Reunión del consejo general de Ciudadanos el pasado noviembre. (EFE)

Fuentes de la dirección naranja recuerdan que el hecho de no celebrar congresos autonómicos, por ejemplo, a diferencia del PSOE o PP, que sí los hacen periódicamente, facilita la coherencia en el mensaje en todas las CCAA, uno de los valores que el partido ha defendido siempre en sus programas y en su propio ADN.

Estrategia y otros debates

Además de la descentralización, habrá otras cuestiones que se someterán a debate, probablemente vía enmienda. Por un lado, los críticos con el actual sistema de votación telemática (protagonista durante las pasadas primarias, en las que se descubrieron irregularidades, con dos casos judicializados) consideran que la introducción de un modelo mixto —también con urnas— es un paso adelante, pero insisten en que siguen siendo necesarias garantías reales en el proceso telemático. Según publicó 'El Diario de León', la gestora estaría dispuesta a introducir cambios en ese sentido, como que los afiliados reciban en sus teléfonos móviles un código con el que puedan ejercer su derecho al voto durante un tiempo de 15 minutos.

Lorena Roldán, Inés Arrimadas y Carlos Carrizosa, en el Parlament. (EFE)
Lorena Roldán, Inés Arrimadas y Carlos Carrizosa, en el Parlament. (EFE)

Además, el otro debate abierto en canal mira a la segunda ponencia del congreso: la relativa a estrategia política, que no tocará, en todo caso, el ideario. Si en 2017 la gran novedad al respecto fue la decisión de empezar a entrar en gobiernos (hasta entonces, Ciudadanos había facilitado investiduras con pactos de legislatura, pero sin formar parte de los ejecutivos), la de este 2020 todavía está por escribir.

Fuentes del partido entienden que la cuestión clave estará en definir la hoja de ruta que la formación debe seguir tras abandonar el empeño de superar al PP como referencia del centro derecha en España. Es decir, si retoma la pretensión de ser el partido de centro de los orígenes, con capacidad de llegar a acuerdos a derecha e izquierda, en un regreso al partido bisagra y rompiendo la estrategia aprobada por la ejecutiva nacional en junio, cuando el partido estableció a los populares como socios preferentes.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios