NUEVA PIEZA SECRETA DEL CASO VILLAREJO

El juez investiga a Persán por espiar a Ahorro Corporación y Martinsa para recuperar 72 M

El proveedor de detergentes de Mercadona encargó a Villarejo que investigara las sociedades y el patrimonio de los presidentes de Ahorro Corporación y Martinsa para tratar de cobrar una deuda

Foto: Fábrica de Persán en Sevilla. (Foto: Fernando Ruso)
Fábrica de Persán en Sevilla. (Foto: Fernando Ruso)

El comisario Villarejo también extendió sus tentáculos a Andalucía. El titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 de la Audiencia Nacional, Manuel García Nicolás, está investigando en secreto en una pieza separada de la llamada operación Tándem al fabricante sevillano de detergentes Persán SA, uno de los mayores productores del sector en Europa y proveedor de referencia de Mercadona, por contratar presuntamente al agente encubierto para espiar al presidente de Ahorro Corporación, Antonio Fernández López, y al constructor Fernando Martín, expresidente de Martinsa, según han confirmado a El Confidencial fuentes próximas a las pesquisas.

El encargo de Persán, que fue bautizado por Villarejo con el nombre en clave de proyecto Saving (ahorro, en inglés), se ejecutó presuntamente durante los años 2011 y 2012 y tenía relación con una operación financiera que habría costado una importante suma de dinero a los accionistas mayoritarios del fabricante de detergentes, la familia Moya-Yoldi. En concreto, estos habrían concedido en 2007 un crédito con opción de compra de acciones a Martinsa por una cantidad aproximada de 72 millones de euros. La inversión fue aconsejada supuestamente por Ahorro Corporación, pero los primeros problemas llegaron solo un año después, cuando la constructora se declaró en concurso voluntario de acreedores.

Laboratorio de Persán. Foto Fernando Ruso
Laboratorio de Persán. Foto Fernando Ruso

Los Moya-Yoldi se sintieron estafados. Todavía más cuando, en el año 2010, se ejecutó su adquisición de participaciones de Martinsa pero descubrieron que el crédito por importe de 72 millones de euros (40 millones prestados por Persán SA y otros 32 millones por la patrimonial Avenida de Italia 17 SL) no había sido incluido en el informe del administrador concursal, según recogen documentos que forman parte del sumario de la pieza separada, a la que ha tenido acceso El Confidencial. Fernando Martín también negó en ese momento haber contraído esa deuda con los propietarios de Persán.

La familia Moya-Yoldi decidió entonces recurrir al comisario Villarejo para averiguar si el presidente de Ahorro Corporación les había inducido a invertir en Martinsa por algún motivo espurio. Los dueños de la fábrica de detergentes, propietarios de las marcas Flota y Puntomatic y suministradores de la mayoría de referencias de la marca Bosque Verde de Mercadona, también acusaban a Antonio Fernández de haberles arruinado en otros movimientos, como una inversión inmobiliaria en Barcelona. Asimismo, sospechaban que Fernando Martín podía haber ocultado parte del patrimonio de su compañía para sacarlo del concurso y evitar así que pudiera ser utilizado para saldar la teórica deuda de 72 millones de euros.

Imagen de la sede de Ahorro Corporación.
Imagen de la sede de Ahorro Corporación.

En ese contexto, los empresarios andaluces pidieron a Villarejo que rastreara las mercantiles, bienes y cuentas del máximo responsable del antiguo bróker de las cajas de ahorros y del expresidente de Martinsa. De la documentación a la que ha tenido acceso este diario se desprende que el proyecto Saving se prolongó durante meses y llegó a Rumanía, Países Bajos, Estados Unidos y Panamá en busca de ramificaciones mercantiles y sociedades instrumentales que pudieran haber sido empleadas para ocultar fondos a nombre de testaferros.

Las indagaciones del agente encubierto abarcaron a los familiares y personas de confianza de Antonio López y Fernando Martín, así como a las autoridades, administradores y notarios que tuvieron alguna participación en el concurso de la constructora. El resultado de esas pesquisas se concretó en varios informes en los que el comisario anotó los bienes que supuestamente había descubierto.

Fernando Martín, expresidente de Martinsa.
Fernando Martín, expresidente de Martinsa.

La Unidad de Asuntos Internos de la Policía Nacional investiga ahora estos trabajos en secreto en otra pieza separada del caso Tándem. Persán ha rechazado comentar esta información a preguntas de este diario. La compañía, que facturó 292 millones en 2018 y también fabrica las marcas blancas de supermercados de toda Europa, se suma a otras grandes corporaciones que ya están en el foco de la Justicia por encargar a Villarejo espionajes similares. La última pieza separada abierta salpica a Repsol y CaixaBank por contratar presuntamente al comisario para investigar al expresidente de Sacyr Luis del Rivero en 2011, cuando pretendía tomar el control de la petrolera española de la mano de la mexicana Pemex.

Además, como reveló El Confidencial este lunes, hay otras diligencias centradas en la relación comercial que habría mantenido Mutua Madrileña con el agente encubierto. Desde hace meses, se investigan en otras piezas de Tándem pagos similares al comisario efectuados por Iberdrola, Grupo Planeta y BBVA, entre otras compañías, para tratar de desactivar a rivales empresariales, ganar litigios y desbloquear proyectos millonarios. El procedimiento contra el comisario acumula ya 21 capítulos. Y ninguno de ellos es el último.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios