PROCLAMADA EN SEGUNDA VOTACIÓN

Batet, reelegida presidenta del Congreso: "Invirtamos en respeto y diálogo real"

La catalana dirigirá la Cámara Baja por segunda vez. Su rival, Ana Pastor, recibe 140 papeletas. Vox entra en la Mesa porque los socialistas priorizan quedarse con la primera vicepresidencia

Foto: Meritxell Batet, proclamada como presidenta del Congreso, aplaudida por sus compañeros de la bancada socialista, este 3 de diciembre. (EFE)
Meritxell Batet, proclamada como presidenta del Congreso, aplaudida por sus compañeros de la bancada socialista, este 3 de diciembre. (EFE)

La socialista catalana Meritxell Batet, de 46 años, dirigirá por segunda vez consecutiva el Congreso de los Diputados. Y por segunda vez fue elegida en segunda vuelta, con 166 apoyos, el primer número que arroja esta Cámara Baja de la XIV Legislatura y que, si se repitiera en una investidura aún lejana, sería insuficiente para procurar la reelección de Pedro Sánchez. Batet encarna la continuidad en el poder legislativo que buscaba el jefe del Ejecutivo: una mujer que ha sabido conducir durante estos últimos seis meses las riendas de la institución sin sobresaltos y cuyo perfil representa la distensión con Cataluña que busca. Para la imagen de cambio, promovió a la madrileña Pilar Llop, jueza especializada en violencia de género, como presidenta del Senado, también elegida en segunda votación. La dirigente socialista presidirá una Mesa con más poder para la izquierda (seis puestos para la izquierda: tres para el PSOE y tres para Unidas Podemos), y menos para la derecha (dos para el PP y uno para Vox). Un reparto que requirió de cuatro horas y media de votaciones y cinco rondas.

Batet fue proclamada jefa del Congreso de los Diputados sobre las 11:56 de este 3 de diciembre. Pero necesitó, como se esperaba, dos votaciones. En la primera, en la que necesitaba mayoría absoluta (176), recibió 167 apoyos y en la segunda, en la que bastaba mayoría simple, 166 (en mayo consiguió 175). Uno menos porque un diputado se confundió y llevaba escrito el nombre de la parlamentaria morada Gloria Elizo, señalada para ocupar una de las cuatro vicepresidencias. Los 166 síes procedían del PSOE, Unidas Podemos, Más País, PNV, Partido Regionalista de Cantabria y Coalición Canaria-Nueva Canarias.

Su rival, la popular Ana Pastor, cosechó 140 papeletas, de su grupo y de Vox. Además, se contabilizaron 11 blancos (básicamente, Ciudadanos) y 29 nulos —los de ERC (13), JxCAT (eran siete, porque Jaume Alonso-Cuevillas no pudo acudir por una intervención médica), Bildu (5), CUP (2), y la señoría que se equivocó con la papeleta. Los parlamentarios de ERC y JxCAT escribieron "Llibertat" en protesta por los líderes independentistas presos y condenados. En los sufragios de la antigua Batasuna, de manera coordinada, ponía "Askatasuna" (libertad, en euskera).

Batet, reelegida presidenta del Congreso: "Invirtamos en respeto y diálogo real"

También la prudencia

Tras un larguísimo pleno de constitución del Congreso —Batet levantó la sesión a las 15:32, cinco horas y media después de la apertura—, debido a la sucesión de votaciones y el rifirrafe por las fórmulas de acatamiento y jura de sus señorías, la reelegida presidenta se dirigió a la Cámara con un mensaje muy simple [aquí el discurso en PDF]: "Invirtamos en respeto y diálogo real, pues de esa inversión estoy segura que saldrán resultados". Lo hacía parafraseando a la científica Margarita Salas, recientemente fallecida, quien apostaba por invertir en investigación básica, porque de ella siempre salen resultados.

Batet dirigirá una Mesa con mayoría clarísima de la izquierda: seis de los nueve puestos son para PSOE (3) y UP (3). Dos quedan para el PP y uno para Vox

"El respeto no es un adorno, sino un valor sustantivo de la actividad humana en general, y de la actividad política en particular —continuó Batet—. El respeto es un valor exigente, es activo, impone contención y consideración, y conviene empezar por respetarse a sí mismo". Batet evocó entonces al político socialista Fernando de los Ríos, porque resultan "actuales" sus palabras de comienzos de la década de los treinta del siglo XX, cuando aseguró que en España "lo verdaderamente revolucionario es el respeto". La presidenta reclamó también diálogo incansable en una legislatura que se prevé muy complicada: "Hoy, en el Congreso con más agrupaciones políticas de nuestra historia democrática, puede parecernos que nuestra fragmentación y la disparidad de nuestras posiciones harán estéril cualquier diálogo. Pero quien eso crea hará bien en pensar que el diálogo es en la política lo que el trabajo de investigación básica es en la ciencia".

Batet, reelegida presidenta del Congreso: "Invirtamos en respeto y diálogo real"

La tercera petición que Batet hizo a sus señorías fue la de la cautela: "El poder nos da cosas tan importantes como la capacidad de cambiar el mundo, pero no nos da otras que son igual de importantes. Por ejemplo, el poder no nos da la razón, y eso nos obliga a la prudencia". Prudencia que desde la Mesa usarán "al servicio de los intereses generales, velando por el buen funcionamiento de la institución".

Fuera Cs de la Mesa

Batet repite, por tanto, como tercera autoridad del Estado. Eso estaba claro desde el principio de la sesión constitutiva de esta XIV Legislatura. Lo que estaba más en el aire era el reparto de las cuatro vicepresidencias y las cuatro secretarías. En la primera ronda, los socialistas priorizaron garantizarse la vicepresidencia primera, un cargo clave porque es el que sustituye a la jefa de la Cámara Baja y el que pilota todo el gobierno interior. Pero al ir a por ese puesto, dejaron paso a Vox, con el argumento de que para aislar a la ultraderecha hacía falta el concurso del PP. En realidad, el bloque progresista podía haber logrado sacar a los de Santiago Abascal de la Mesa, pero habrían tenido que sacrificar esa primera vicepresidencia, que habría ocupado el PP.

Así, el PSOE se queda la vicepresidencia primera, para Alfonso Rodríguez Gómez de Celis (108 votos); el PP, la segunda, para Ana Pastor (101 papeletas, las de PP, Ciudadanos y Navarra Suma); Unidas Podemos, la tercera, para Gloria Elizo (77), y Vox, la cuarta, para Ignacio Gil Lázaro (52, solo los de su grupo). Celis era antes vicepresidente segundo y ahora escala un puesto, y Elizo era la primera vicepresidenta, y ahora baja dos peldaños. Ana Pastor, que era la vicepresidenta tercera, es la nueva segunda. ERC y JxCAT apoyaron a la candidata morada, pero Bildu votó nulo en esta tanda. Se computaron una papeleta en blanco y dos nulos.

En la ronda de los secretarios, sí operó el cordón sanitario de la izquierda contra la ultraderecha, porque en ese caso es más indiferente la prelación de los puestos. Ahí el bloque progresista presentó otro candidato más: además de la balear Sofía Hernanz (PSOE) y el catalán Gerardo Pisarello (En Comú Podem), postuló al murciano Javier Sánchez Serna (UP). Los dos primeros quedaron empatados en la primera votación a 67 papeletas, por lo que hubo que repetirla, y ya a la segunda, se cumplió el pacto de la izquierda que dejó a Pisarello como primer secretario (91) y a Hernanz como segunda (87). La secretaría tercera, con 60 votos, recayó en Sánchez Serna y la cuarta, con 58, para el popular Adolfo Suárez Illana. No llegaron a entrar los otros dos candidatos, por tener menos apoyos: el de Vox, José María Figaredo Álvarez-Sala, recabó 52 papeletas, las de su grupo, y José María Espejo-Saavedra, de Ciudadanos, 43 (porque tuvo respaldos prestados del PP y Na+). ERC y JxCAT votaron a los candidatos de UP a las vicepresidencias y las secretarías, y Bildu, a estos últimos también.

Rafael Simancas, secretario general del Grupo Socialista, mostró la satisfacción de los suyos por el hecho de que el bloque progresista disponga de una mayoría en la Mesa más amplia que en la pasada legislatura (copan seis de los nueve puestos, y antes tenían cinco), y atribuyó "en exclusiva" a PP y a Cs que haya entrado Vox en el órgano rector de la Cámara, porque los socialistas ofrecieron "hasta hoy mismo" una fórmula de cordón sanitario a la ultraderecha. En concreto, el planteamiento de la cúpula era este: tres sillas para el PSOE, tres para el PP, dos para Unidas Podemos y uno para Cs. Pero "PP y Cs no han querido aceptar ese cordón sanitario", sostuvo el diputado. Lo que no quiso reconocer Simancas es que su grupo, simplemente, había priorizado quedarse con la vicepresidencia primera, porque es el cargo que reemplaza a Batet en su ausencia y rechazaban cedérselo a Pastor.

Batet y Llop serán recibidas por el Rey este miércoles por la mañana en la Zarzuela. A las 13:00, se reunirá la nueva Mesa del Congreso, por primera vez. Fijará los plazos de constitución de los grupos parlamentarios y para que la presidenta informe de su audiencia con el jefe del Estado.

Empate a tres representantes de PSOE y PP en la Mesa del Senado, con el PNV como árbitro

En el Senado, el procedimiento fue bastante más rápido. Hicieron falta cuatro votaciones en total. Dos para elegir a la presidenta, Pilar Llop, otra para los dos vicepresidentes y otra para los cuatro secretarios. El PSOE tenía derecho a cuatro puestos, pero cede uno al PNV, y el PP gana uno y se queda con tres. En la anterior legislatura, en la que los socialistas disponían de mayoría absoluta, sentaron a cuatro de los suyos en la Mesa, mientras que el PNV tuvo otro y el PP, dos)

 

Pilar Llop fue elegida como sustituta del socialista Manuel Cruz en segunda vuelta, con 130 votos a favor. No logró mayoría absoluta en la primera ronda, fijada en 133 escaños. 

 

La primera vicepresidencia recae, como en la anterior legislatura, en la presidenta del PSOE, Cristina Narbona (130), y la segunda, en el popular Pío García-Escudero (107). 

 

Para la votación de los cuatro secretarios, los senadores tenían que escribir el nombre de dos senadores máximo en su papeleta. Así, el socialista canario Francisco Fajardo (131) y el peneuvista Imanol Landa (126) salieron elegidos como secretarios primero y segundo, y los populares Rafael Hernando (109) y Cristina Ayala (107), como secretarios tercero y cuarto. Vox no entró en la Mesa porque solo disponía de dos senadores en esta sesión constitutiva: tiene tres, pero el tercero ha de ser designado aún por el Parlamento de Andalucía, informa Europa Press. 

Llop, durante su primer discurso, lanzó su compromiso por una agenda feminista y verde y a favor del diálogo. La senadora se detuvo en la necesidad de luchar por la igualdad de género, una de las exigencias, dijo, "más clamorosas de nuestra sociedad". Llop remarcó la "obligación" de acabar con la violencia machista, que ha costado la vida a 1.028 mujeres desde que hay datos oficiales, cuando ellas son además el "objetivo principal" de los crímenes sexuales, algo "intolerable en el siglo XXI", según sus palabras, informa EFE. 

La nueva presidenta del Senado pidió ayuda a los senadores para recuperar el consenso del Pacto de Estado contra la Violencia de Género, momento en el que cosechó un fuerte aplauso del pleno. 

En el Congreso, esta XIV Legislatura arranca con un menor número de mujeres (154) que en la anterior (166), según el 'dossier' enviado por la Cámara Baja [aquí en PDF]. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios