NUEVOS AUDIOS DEL BRONCO CONSEJO GENERAL

Garicano intentó apaciguar a los críticos: "Que nadie dude que Cs va a cambiar mucho"

En su intervención, el eurodiputado pidió a los críticos confiar en que el partido naranja sufrirá muchos cambios, asegurando que la anterior dirección ha decidido "hacerse a un lado"

Foto: Luis Garicano en la imagen de la primera gestora del partido. (EFE)
Luis Garicano en la imagen de la primera gestora del partido. (EFE)

El Consejo General de Ciudadanos vivido este sábado fue una prueba evidente de las profundas grietas que existen hoy en la formación. La decepción que muchos dirigentes sintieron con el desarrollo del cónclave fue imposible de esconder. Salían con caras largas, algunos visiblemente molestos. El máximo órgano del partido entre congresos que preside Manuel García Bofill tenía el cometido de votar a la gestora que conducirá la nave naranja hasta el 15 de marzo, fecha en la que se celebrará la V asamblea general y en la que, si todo sale según lo previsto, Inés Arrimadas se alzará como la segunda líder que haya tenido el partido, solo después de Albert Rivera.

El consejo, sin embargo, era el primer encuentro del partido a gran escala después del descalabro electoral sufrido el 10 de noviembre. Por eso, muchos portavoces autonómicos decidieron acudir a la cita a pesar de no ser consejeros ni tener derecho a voto. Los reproches surgieron en seguida. Como publicó este diario, uno de los más críticos fue el vicepresidente de Castilla y León, Paco Igea, que pidió la palabra para tildar de “bochornoso” el procedimiento seguido para votar a los miembros de la gestora: a mano alzada, sin urna y con un debate posterior, y no antes. La cuestión es que justamente así aparece recogido en el reglamento del Consejo General.

El encargado de apaciguar a los críticos fue Luis Garicano, en realidad, uno de ellos, pero que formará parte de la gestora. El jefe de la formación en la Unión Europea aseguró, según ha podido saber este diario de una grabación de su intervención, insistió en el que el partido “sufrirá cambios muy muy importantes”, pidiendo a sus compañeros “que nadie lo dudara”.

Garicano se dirigió personalmente a los cinco dirigentes naranjas que votaron en contra de la propuesta para la gestora (el exdiputado en el Congreso, Nacho Prendes; la castellanomanchega Orlena de Miguel, el balear y miembro del Gobierno de Castilla y León, Fernando Navarro; el también asturiano Armando Fernández Bartolomé; y el melillense Eduardo de Castro) para asegurarles que Ciudadanos “seguirá siendo su partido”, reconociendo que “podían dudar de la voluntad de cambio”, insistiendo en que “ésta es evidente”. “Las cosas, como es evidente, van a cambiar. Las personas que han estado tomando decisiones han decidido voluntariamente hacerse a un lado”, llegó a afirmar en clara referencia a Rivera y al resto de su equipo más cercano que ha dimitido de sus funciones.

El eurodiputado no quiso escatimar en esfuerzos para convencer a sus compañeros más críticos: “A los que estáis seguros y a los que no, os digo que las cosas se van a hacer bien. Que vamos a ser lo que tenemos que ser. Ciudadanos es imprescindible para España, a pesar del procedimiento… os pido confianza y apoyo”, zanjó.

“Lo bochornoso es intentar destruir el partido”

Como ya publicó este diario, el bronco Consejo de Ciudadanos se saldó con enormes críticas hacia el procedimiento seguido. Igea lamentó el “bochorno” que sintió al ver “una votación a mano alzada y que el debate sea posterior”. El dirigente continuó, asegurando que también veía “bochornoso” que el partido se dijera liberal: “¿Eso somos? ¿Esto es un partido liberal?”, se preguntó a sí mismo ante el silencio de los asistentes.

Aunque le dio la réplica el propio Bofill, y también el diputado autonómico catalán, Carlos Carrizosa, al insistir en que a los dirigentes que viven en Cataluña no les pueden negar que el partido naranja es el partido de la libertad, fue el concejal del Ayuntamiento de Barcelona, Paco Sierra, quien se dirigió directamente a Igea: “Hoy he escuchado la palabra bochorno. A mí lo que me ha producido bochorno es escuchar a determinados cargos públicos que han intentado destruir el partido desde dentro”, afirmó, siendo interrumpido por algunos aplausos de compañeros. “Incluso uno de ellos, dejadme que cuente, se permitió el lujo de ponernos verdes delante de altos funcionarios de este país”, zanjó sin especificar el nombre de la persona.

Sierra defendió el trabajo de los cinco juristas que componen la comisión disciplinaria del partido (él es uno de ellos), asegurando antes las criticas del funcionamiento interno de la formación, “que todos los expedientes abiertos se han hecho de forma impecable porque, además de incumplir el reglamento, no compartían nuestros valores”. No quiso dejar de mencionar que “aunque echemos de menos a la personas que nos ha traído hasta aquí, tenemos equipo y un relevo natural que nos tiene que dar esperanza”, aseguró refiriéndose a Arrimadas. “Os pido a todos fuerza y unidad”.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios