SIGUEN LOS PESOS PESADOS DE RIVERA

La gestora de Ciudadanos, continuista pero con Garicano y Melisa Rodríguez de portavoz

La dirección interina naranja apuesta por dar continuidad a pesos pesados que conocen el partido, pero incluye aires de renovación en la portavocía y con Garicano al frente de lo económico

Foto: Melisa Rodríguez con Inés Arrimadas durante la campaña. (EFE)
Melisa Rodríguez con Inés Arrimadas durante la campaña. (EFE)

Ciudadanos empieza hoy una etapa sin retorno con una gestora que conducirá a la formación hasta que el 15 marzo los afiliados elijan una nueva dirección en una asamblea extraordinaria. El Consejo General —máximo órgano entre congresos—dio luz verde a la lista presentada por el presidente, Manuel García Bofill, y que, como publicó este diario, es fundamentalmente continuista con prácticamente todos los pesos pesados que ya pertenecían a la ejecutiva permanente de Albert Rivera, aunque también hay una clara apuesta por incluir aires de renovación.

Las dos grandes noticias en la elección de la gestora están en la portavocía, que recae en Melisa Rodríguez (exdiputada canaria que ya no obtuvo escaño tras el desastre electoral del 10-N y que ha experimentado un gran crecimiento dentro de la formación en los últimos años, como portavoz adjunta en el Congreso, siendo de la confianza de Rivera y al mismo tiempo de Arrimadas), y en el hecho de que esté Luis Garicano, líder de los naranjas en la UE, en detrimento de Marcos de Quinto, uno de los grandes fichajes del expresidente naranja y que formaba parte de la ejecutiva reducida de Rivera. Aunque Garicano asumirá la cartera de relaciones internacionales, no hay una concreta de economía por lo que, se entiende, que el peso económico también recaería en él.

José Manuel Villeas e Inés Arrimadas durante el Consejo General. (EFE)
José Manuel Villeas e Inés Arrimadas durante el Consejo General. (EFE)

Por otra parte, como ya avanzó este diario, se mantienen muchas personas cercanas a Rivera, procedentes del aparato y que Bofill consideraba que debían seguir para gestionar el día a día del partido hasta marzo. El primero, José Manuel Villegas, que continúa como secretario general, igual que Carlos Cuadrado, al frente del área de Finanzas y José María Espejo, en la cartera de Acción Institucional. Una de las incógnitas por desvelar era la continuidad o no de Fran Hervías, que dimitió este martes como secretario de Organización del partido. Finalmente, continuará en la gestora.

El único fichaje de Rivera incluido en el periodo de transición es Joan Mesquida, ex director general de la Policía y Guardia Civil y exdiputado naranja balear, que será portavoz adjunto. Ni De Quinto, ni Edmundo Bal ni Sara Giménez (los tres diputados por Madrid) forman parte de la gestora.

En la dirección interina también continúa Miguel Gutiérrez, exsecretario general del grupo parlamentario y principal responsable de levantar el partido de origen catalán en Madrid hace años, que asumirá la cartera de Formación. Con él estará también Marina Bravo, diputada autonómica, al frente de Programas, como ya estaba en la propia permanente tras la marcha de Toni Roldán.

El vicepresidente de la Junta de Andalucía, Juan Marín (2ºd), durante el Consejo General. (EFE)
El vicepresidente de la Junta de Andalucía, Juan Marín (2ºd), durante el Consejo General. (EFE)

Madrid es una de las comunidades más representadas en la gestora. Tres nombres de la ejecutiva permanente seguirán formando parte de ella: la vicealcaldesa y el vicepresidente de la Comunidad, Begoña Villacís e Ignacio Aguado, y la consejera de Cultura del Gobierno regional, Marta Rivera de la Cruz, muy cercana tanto a Rivera como a Arrimadas.

Probablemente, las dos novedades con las que la gestora ha querido contar para plasmar el aire de renovación que tanto demandaban algunos cuadros del partido han sido el diputado por Málaga, Guillermo Díaz, que asume la responsabilidad de Comunicación tras la dimisión de Fernando de Páramo, y Beatriz Pino (cabeza de lista por Pontevedra que no logró revalidar el escaño) y que será la responsable adjunta del mismo área. La única persona, además de De Quinto, que sale de la permanente es Lorena Roldán, hasta ahora portavoz de la ejecutiva nacional y candidata a la presidenciae la Generalitat de Cataluña.

A pesar de las tensiones demostradas en las comunidades autónomas, que apostaban por que la gestora ya incluyera cuotas territoriales, ese reequilibrio no se ha visto reflejado y probablemente sea la próxima ejecutiva nacional que lidere Inés Arrimadas la que lo materialice. Ni Andalucía, ni la Comunidad Valenciana ni Castilla y León tienen presencia.

El cónclave comenzó con un discurso del propio Bofill que todos los consejeros tildaron de “emotivo” y que hizo un repaso por la historia del partido, por lo que nació Ciudadanos, por lo que debe continuar existiendo y que rindió homenaje a la figura de Rivera. La acogida entre los presentes (los miembros del Consejo, portavoces autonómicos y dirigentes de la ejecutiva saliente) fue absoluta: se escucharon aplausos sin parar en varias ocasiones.

No todo fue igual de bien. A lo largo de la votación se produjeron debates de la mano de algunos dirigentes que no coincidían en que ésta se hiciera a mano alzada y pedían preservar el voto secreto. En total, cinco personas votaron en contra de la gestora (Orlena de Miguel, Eduardo De Castro, Fernando Navarro, Armando Fernández Bartolomé y Nacho Prendes), mientras que seis se abstuvieron: Miguel Sánchez, Pepe Cano, Saul Ramírez y José Luis Martínez. Otros ni siquiera votaron para mostrar su descontento, como fue el caso del exdiputado murciano, Miguel Garaulet.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
15 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios