ASPIRA A OTRA RESPONSABILIDAD

Hervías dimite como jefe del aparato de Cs, pero no se va: pide seguir con Arrimadas

En su carta de despedida al frente de la secretaría de Organización insiste en que "sigue a disposición" del partido y de Arrimadas para continuar en el proyecto "juntos"

Foto: Fran Hevías, José Manuel Villegas y Albert Rivera. (EFE)
Fran Hevías, José Manuel Villegas y Albert Rivera. (EFE)

La continuidad de Fran Hervías, secretario de Organización de Ciudadanos y uno de los hombres de confianza de Albert Rivera, llevaba días en el aire. Con polémicas acumuladas en los distintos territorios por su labor organizativa y con especial incidencia en Andalucía —como publicó este diario—, no estaba claro si seguiría en la próxima etapa del partido. Fue él mismo el que este martes decidió poner fin a su responsabilidad al frente de Organización, pero no abandona la formación. Es más: termina su carta de despedida respaldando el liderazgo de Inés Arrimadas y poniéndose a disposición de la futura presidenta —si los militantes así lo deciden— para ocupar una nueva responsabilidad lejos del control del aparato.

Hervías comunicó su decisión en una misiva publicada en Twitter recordando que hace solo unas semanas cumplió 13 años como afiliado a Ciudadanos, “el único partido en el que he militado”, de los que 10 ha formado parte del comité ejecutivo (hoy disuelto a la espera de que la gestora tome las riendas). Insistió en que se sumó al proyecto de Rivera “ante la deriva secesionista” que se vivía en Cataluña y recordó cómo el partido empezó a crecer en las distintas comunidad autónomas, “recorrí 330.000 kilómetros por todo el país, la mayoría de ellos en mi coche”.

El hasta ahora secretario de Organización no deja ver ni un atisbo de autocrítica, pasando de puntillas solo por el “mal resultado de 10 diputados” (una debacle en toda regla) tras la repetición electoral del 10 de noviembre. Sí hace un repaso en su carta de los logros tras las últimas autonómicas y municipales de mayo, “2.790 concejales en toda España y 163 diputados autonómicos”, matiza, recalcando su labor al frente de la estrategia que permitió poner en marcha 2.000 candidaturas municipales.

En este punto y tras la marcha de Rivera y otros pesos pesados como José Manuel Villegas y Fernando de Páramo, Hervías asegura que “ha llegado el momento de finalizar mi etapa al frente de la secretaría de Organización” aunque, eso sí, se distancia de la decisión tomada por otros de sus compañeros que anunciaron su marcha definitiva de la política.

“Si éramos necesarios entonces, ahora somos imprescindibles. Ciudadanos necesita seguir avanzando y estoy convencido de que Inés Arrimadas es la persona ideal para liderar este proyecto y conseguir grandes éxitos”, asegura el dirigente naranja en el último párrafo de su carta dejando claro su respaldo total a la que está llamada a ser la próxima líder naranja. De hecho, Hervías deja claras sus intenciones: “Estoy a disposición del partido para seguir aportando mi granito de arena y que Cs siga siendo un partido fuerte, unido, con una única voz y anteponiendo el interés de España a las siglas. Juntos, volveremos a conseguirlo”, zanja.

La dimisión de Rivera y de buena parte de su cúpula abrió hace días el debate sobre el futuro del proyecto naranja. Más allá de la renovación que, con toda seguridad, sufrirá la futura dirección (que no se conocerá hasta marzo cuando se celebre el congreso extraordinario) la permanencia o no de algunos pesos pesados del denominado ‘núcleo catalán’ seguía siendo una incógnita. En el caso de Hervías, como publicó este diario, las tensiones eran mayores por las crisis abiertas en distintas comunidades autónomas y muy especialmente en Andalucía, entre acusaciones de enchufismo hacia el secretario de Organización.

Tras sectores críticos que pedían abiertamente su marcha (como otros dirigentes de peso lo hacen en privado), otros cargos públicos se lanzaron a una campaña —dirigida— de respaldo al jefe del aparato. Una demostración de fuerza del propio Hervías, que puso negro sobre blanco los apoyos que aún tiene por toda España. La cuestión es si la futura dirección contará con él o no. Sus aspiraciones están encima de la mesa y mirarían a otra secretaría ejecutiva, lejos de la Organización que le dio el apodo de “señor Lobo” por todos los rincones del país.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios