PARA AFRONTAR LOS RETOS SIN TIEMPO QUE PERDER

Urkullu tiende la mano a Sánchez y ofrece su "disposición absoluta" a la gobernabilidad

Asegura que el nuevo Ejecutivo pactado por PSOE y Podemos constituye "una oportunidad que hay que aprovechar" para afrontar el problema de la territorialidad y el cumplimiento del Estatuto

Foto: Urkullu en un pleno de control en el Parlamento Vasco. (EFE)
Urkullu en un pleno de control en el Parlamento Vasco. (EFE)

El lehendakari, Iñigo Urkullu, ha tendido hoy la mano al presidente en funciones, Pedro Sánchez, en su aspiración de garantizarse los apoyos necesarios que le permitan continuar en La Moncloa al mostrar su “disposición absoluta” a contribuir a la gobernabilidad de España para poder afrontar “sin más tiempo que perder” los restos económicos, sociales, políticos y territoriales.

Con Sánchez necesitado del apoyo de varias formaciones en el Congreso de cara a asegurarse la investidura tras el endiablado panorama político que han deparado las elecciones generales del pasado domingo, Urkullu ha dejado constancia esta mañana en el Parlamento Vasco de que el Gobierno de Vitoria está por la labor de facilitar la estabilidad en España al considerar que las urnas y el posterior preacuerdo entre el PSOE y Podemos para configurar un Ejecutivo en coalición han deparado “una oportunidad que hay que aprovechar” para dar respuesta a los diferentes retos que debe abordar el Estado, entre ellos la cuestión de la territorialidad.

Urkullu confía en que el nuevo gobierno respete el autogobierno y cumpla con el Estatuto de Gernika, con la transferencia de 33 competencias a Euskadi

El presidente vasco ha abierto la puerta al nuevo Gobierno en el pleno de control de la Cámara de Vitoria a pregunta del portavoz de Podemos, Lander Martínez, que le ha interpelado por el “nuevo escenario político abierto” en España tras el preacuerdo de gobierno alcanzado entre el PSOE y la formación morada, y que ha calificado de “bueno” para el País Vasco.

En su respuesta, Urkullu ha destacado el “evidente cambio en positivo que se ha producido en la actitud política” una vez que el PSOE y Podemos han retomado la senda del diálogo y el acuerdo, si bien ha advertido de que es necesario asegurar “un clima de confianza” que se traduzca en un “programa de compromisos”. En este sentido, en lo que afecta al País Vasco, el lehendakari ha confiado en que el nuevo Ejecutivo respete el autogobierno y acometa el cumplimiento "íntegro" del Estatuto de Gernika, lo que se traduce en la práctica en la transferencia de las 33 competencias pactadas a principios de año con el gabinete de Sánchez. Incluso, ha mostrado su deseo de que el preacuerdo de Gobierno suscrito en España "encuentre su correspondencia" en el País Vasco con el apoyo de Podemos a los presupuestos vascos del Ejecutivo conformado por el PNV y el PSE, que necesita del respaldo de uno de los grupos de la oposición para evitar la prórroga de las cuentas públicas por segundo año consecutivo.

Asimismo, ha reclamado al nuevo Ejecutivo en coalición que actúe con “altura de miras” en un escenario político de “extrema complejidad” y afronte el “problema” de la territorialidad del Estado con “realismo” para dar cabida a la pluralidad nacional. Entre las demás tareas pendientes que el Gobierno en coalición deberá afrontar sin más demora, el lehendakari ha aludido a un cambio "en profundidad" de la reforma laboral, el impulso de la "economía productiva", la respuesta al cambio climático y el establecimiento de "garantías" para el sistema de pensiones, entre otras. "No hay tiempo que perder para garantizar la gobernabilidad y para dar respuesta a los retos económicos territoriales y políticos", ha enfatizado.

De momento, ha celebrado que el escenario de partida es favorable tras meses de desencuentros entre el PSOE y Podemos, incluso a nivel personal entre sus dos líderes. "Queda mucho por hacer, pero es evidente el relativo cambio en positivo que se ha producido en la actitud política", ha remarcado Urkullu, quien ha dejado constancia a ambas formaciones de que "cuando se actúa con discreción, voluntad y realismo es posible entenderse y llegar a acuerdos".

"Cordón sanitario" a Vox

Por otra parte, en la misma sesión de control al Gobierno, el lehendakari ha propuesto tejer un "cordón sanitario" en torno a Vox y su discurso "neototalitarista" para "evitar actitudes que permitan normalizar y blanquear" a la formación de Santiago Abascal "haciéndola partícipe de acuerdos institucionales o dando viabilidad a sus propuestas". Urkullu ha puesto este planteamiento sobre la mesa en respuesta a una interpelación de Unai Urruzuno (EH Bildu), que le ha instado a aclarar cuál iba a ser la postura de su Ejecutivo tras la aprobación en la Asamblea de Madrid de una propuesta impulsada por Vox y que contó con el apoyo del PP y Ciudadanos en la que se emplaza al Gobierno a ilegalizar los partidos independentistas "que atentan contra la unidad de España".

"No cabe duda de que esa actitud comprensiva, lo que en Europa se denomina alfombra roja a la extrema derecha, ha dado lugar a una factura muy cara en las pasadas elecciones", ha censurado el presidente vasco en alusión, aunque sin citarlos, a los acuerdos que el PP y Ciudadanos han alcanzado con la formación liderada por Abascal en varias comunidades autónomas. Detrás de esta postura, según ha lamentado, se encuentra el fuerte crecimiento experimentado por Vox en apenas medio año, tras pasar de los 24 escaños logrados en las elecciones generales del 28 de abril a los 52 obtenidos el 10-N, que ha situado a este partido como tercera fuerza en el Congreso.

Frente a esta actitud "comprensiva" con Vox, el lehendakari ha planteado al resto de fuerzas políticas cinco medidas para responder al riesgo que representa el "neototalitarismo" de Vox para "la convivencia y la democracia", y que, en el caso del País Vasco, constituye una "amenaza muy seria" a lo construido en materia de autogobierno. Entre estas propuestas, se encuentra el establecimiento de un "cordón sanitario" que aísle a la formación liderada por Abascal y que deje sin efecto su discurso de "populismo y xenofobia". De este modo, ha asegurado, se desactivará "cualquier pretensión ultra de obtener ventaja política o electoral mediante la utilización de mensajes populistas".

El catálogo de cinco puntos que el lehendakari ha propuesto compartir a los diferentes partidos recoge "reforzar el suelo" construido en materia de libertades democráticas, defensa de los derechos civiles y rechazo a las vías "represivas" en el País Vasco, "profundizar en el compromiso con los valores democráticos" o la "defensa del acuerdo plural de las voluntades sociales mayoritarias en torno a los derechos fundamentales". Igualmente, aboga por el "compromiso con Europa como espacio de unidad y de promoción de los valores democráticos" y el mantenimiento de "una unidad social y política europea que haga efectivo el peso de su mayoría democrática en defensa de la libertad y los derechos fundamentales".

Urkullu acusa a Vox de situarse "fuera de la Constitución" al plantear la ilegalización de partidos de "acreditada tradición democrática" y la supresión de las autonomías

Asumir por todos este planteamiento permitirá, a juicio del lehendakari, hacer frente a los movimientos "populistas y demagógicos", ante los cuales es necesario seguir apostando por "la convivencia, la cohesión y la justicia social" al ser unos valores que constituyen "nuestra primera fortaleza frente a cualquier neototalitarismo". Urkullu ha denunciado que, cuando Vox plantea la ilegalización de partidos independentistas, la propia formación se sitúa ya "fuera de la Constitución" al plantear que se deje en la sombra a partidos políticos de "acreditada tradición democrática" o, lo que es más grave, la "supresión de las autonomías". Por ello, ha insistido en la necesidad de articular un "cordón sanitario" en torno al partido de Abascal para "responder a todo tipo de discurso neototalitarista".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
56 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios