Sentencia del 'procés'

El malestar por las filtraciones sobre la sentencia amenaza con dilatar el fallo

La sala segunda del Tribunal Supremo no oculta su disgusto ante algunos datos difundidos en esta recta final del proceso judicial que hacen peligrar los planes para la notificación

Foto: Última sesión del juicio del 'procés'
Última sesión del juicio del 'procés'

Malestar. Solo esa palabra puede describir la repercusión en el Tribunal Supremo de las informaciones publicadas en las últimas horas sobre el contenido de la sentencia del 'procés' y el momento y modo de notificación que fuentes jurídicas consultadas tachan como "elucubraciones" que llegan, sin embargo, en el peor momento. El tribunal, que se ha mantenido durante meses en un hermetismo absoluto, ha recibido con indignación la difusión de datos que califican como "apuestas" pero que, pese a serlo, pueden generar problemas, principalmente en la notificación de la resolución a los acusados.

Fuentes jurídicas avisan de que nada está cerrado hasta que la resolución esté firmada y temen que el trabajo del tribunal que aún continúa, pueda verse alterado hasta el punto de provocar cambios en los tiempos del fallo. La agenda que manejaba el alto tribunal, pese a estar abierta, apuntaba a una comunicación a los afectados este próximo lunes. Desde las defensas de los 12 acusados del 'procés' se da por hecho que lo conocerán ese día y que los nueve presos, entre ellos Oriol Junqueras, recibirán la resolución en la cárcel de Lledoners.

Los planes pueden verse ahora modificados y adelantarse o atrasarse unas horas para evitar problemas de seguridad en el dispositivo planificado. El sistema de notificación también se cambiará. No se oculta el disgusto ante determinados datos difundidos precisamente en esta recta final. La mañana del viernes transcurrió con evidente tensión en el tribunal, indignación en el caso de algunos de los magistrados, aunque fue calmándose durante el desarrollo de la jornada.

Durante esta semana los siete magistrados del tribunal del 'procés' se han reunido de forma intensiva desde el pasado lunes para cerrar los últimos flecos de la sentencia sobre los 12 políticos catalanes acusados de sedición, rebelión y malversación. El grueso de la resolución está ya ultimada y los pequeños retoques y precisiones se incluirán durante el fin de semana. En este tramo final han trabajado para fijar las penas que deberán cumplir los acusados, superada ya hace tiempo, y en anteriores encuentros, la fase de determinación del tipo penal y su calificación jurídica.

El debate se produjo, en estos últimos compases, en el mismo ambiente que ha protagonizado todas las deliberaciones desde que se escuchó el visto para sentencia en el salón de plenos del alto tribunal: sin grandes tensiones ni divisiones, en busca de la unanimidad y el acuerdo de todos. En una permanente puesta en común de las opiniones de cada uno para conciliarlas. Será previsiblemente el lunes, tras la revisión final por parte de todos, cuando se estampen las firmas que la convertirán en definitiva. Pese al malestar de este viernes, el objetivo común es el de fortalecer el bloque mantenido durante ocho meses, desde el inicio del juicio.

La resolución condensará en varios cientos de folios los hechos que se llevaron a juicio de febrero a junio. Se conocerá antes de que se cumplan dos años del ingreso en prisión preventiva de los presos que más tiempo llevan en la cárcel, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart. Decidirá, poco más de cuatro meses después del fin de la vista oral, si Oriol Junqueras y el resto de acusados cometieron un delito de rebelión o de sedición. Dará, además, por probada la violencia en contra del mensaje pacifista que se mostró como defensa en la vista oral.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios