ENCUENTRO PARA LA MANCOMUNIDAD DE PAMPLONA

El PSN se reúne con Bildu horas después de que Rivera pida a Sánchez romper con ellos

Los socialistas mantienen una reunión secreta en la mancomunidad de Pamplona con la coalición 'abertzale', que necesita de su apoyo para retener la presidencia en su pugna con Navarra Suma

Foto: Ramón Alzórriz y María Chivite, en el Parlamento de Navarra. (EFE)
Ramón Alzórriz y María Chivite, en el Parlamento de Navarra. (EFE)

Horas después de que el líder de Ciudadanos, Albert Rivera, planteara de forma pública al presidente en funciones, Pedro Sánchez, la ruptura del pacto con EH Bildu que le permite gobernar en Navarra como una de las tres condiciones ineludibles para facilitar su investidura dentro de un pacto constitucionalista que suma al PP, la respuesta del PSN llegaba en forma de encuentro secreto con la coalición ‘abertzale’ en la sede de la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona, donde la antigua Batasuna necesita del apoyo de los socialistas para retener el poder en esta importante institución en la pugna que mantiene con Navarra Suma por la presidencia.

La delegación del PSN estaba compuesta, entre otros, por Ramón Alzórriz, su secretario de Organización y hombre de confianza de la presidenta de Navarra, María Chivite, y la portavoz de los socialistas en el Ayuntamiento de Pamplona, Maite Esporrín, según han confirmado a El Confidencial fuentes conocedoras del encuentro. Por parte de EH Bildu estaban el parlamentario Adolfo Araiz, una de las principales voces de la coalición ‘abertzale’ en Navarra, y el actual presidente de la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona, Aritz Ayesa.

La asamblea general que renovará la cúpula de esta entidad que gestiona un presupuesto anual de más de 120 millones tendrá lugar el próximo día 26

El encuentro, que tuvo lugar por la tarde, se produce a las puertas de que la próxima semana, el día 26 de septiembre, tenga lugar la asamblea general que renovará la cúpula de esta importante entidad que gestiona un presupuesto anual que supera los 120 millones de euros y a la que aspiran a liderar durante los próximos cuatro años Navarra Suma y EH Bildu. En principio, dada la correlación de fuerzas, la coalición ‘abertzale’ necesita sí o sí del apoyo de los socialistas para mantener el control de la mancomunidad, integrada por 50 municipios de la comarca de Pamplona, que gestiona diversos servicios públicos para una población de más de 365.000 habitantes.

Las fuerzas dentro de la asamblea de la mancomunidad, compuesta por 54 miembros —los 27 concejales de Pamplona y otros tantos representantes del resto de ayuntamientos de la comarca—, están muy equilibradas. Navarra Suma, la coalición de derechas que integra a UPN, PP y Ciudadanos, parte con una posición ligeramente favorable al tener garantizados 22 votos en este órgano, frente a los 17 apoyos con los que cuenta EH Bildu sumando el aval de los tres delegados de Geroa Bai —la formación que lidera el PNV en la comunidad foral—, a expensas del previsible respaldo de delegados independientes próximos a la izquierda 'abertzale'.

El apoyo de los socialistas al candidato de EH Bildu le aseguraría 'a priori' la reelección al frente de la mancomunidad

En este escenario de igualdad, donde ni Navarra Suma ni EH Bildu cuentan con mayoría suficiente para asegurarse la presidencia y donde cada voto de los ocho representantes independientes vale su peso en oro, la decisión que adopte el PSN, que cuenta con siete delegados en la asamblea, se antoja clave para que el liderazgo de la mancomunidad siga en manos del ‘abertzale’ Ayesa o, por el contrario, recaiga en el candidato de Navarra Suma, el concejal en Pamplona Juan José Echeverría. La norma habitual es que algunos de los representantes independientes en la asamblea general no tomen partido y se abstengan en la votación, de modo que el apoyo de los socialistas al candidato de EH Bildu le aseguraría, 'a priori', la reelección. La abstención de los delegados del PSN no sería suficiente para la antigua Batasuna para retener el poder.

Los socialistas siempre han negado cualquier negociación o pacto con EH Bildu para la investidura de María Chivite, que se convirtió en presidenta de Navarra gracias a la abstención de varios parlamentarios de la antigua Batasuna ante la situación de minoría en que se encuentra el Ejecutivo integrado por el PSN, Geroa Bai, Podemos e Izquierda-Ezkerra (IE). Ahora, una vez en el poder, tanto Sánchez como el PSN insisten en negar que exista algún tipo de acuerdo oculto de cara a la gobernabilidad de Navarra con la antigua Batasuna, en cuyas manos está el devenir de la legislatura ante un Ejecutivo sin mayoría.

Desde el PSN, preguntados por El Confidencial por esta reunión secreta en la propia sede de la mancomunidad de Pamplona, no se confirma la celebración del encuentro, que llega con la presidencia de este organismo en juego. Tampoco se alude, en su caso, a la finalidad de la cita. La asamblea para renovar la dirección de la entidad llega, además, envuelta en polémica después de que Ayesa haya retrasado la convocatoria de la misma hasta el 26 de septiembre a raíz de la salida de los concejales del PSN (Elma Saiz) y Geroa Bai (Itziar Gómez) del Ayuntamiento de Pamplona para formar parte del Ejecutivo de Chivite, y cuyos puestos no se han reemplazado hasta el pleno extraordinario de este mismo lunes —Navarra Suma amenazó con emprender acciones legales ante una demora que tilda de “ilegal” por estar “fuera de plazo”—. La ausencia de estos dos representantes en un escenario marcado por el equilibrio de fuerzas podría haber sido determinante dentro de los juegos de mayorías en la asamblea de cara a las pretensiones de EH Bildu de retener el poder.

Liderar la Mancomunidad de la Comarca de Pamplona es una de las contrapartidas que ha exigido Bildu al PSN por facilitar la investidura de Chivite. Los socialistas navarros ya atendieron la demanda de la antigua Batasuna de cederle la alcaldía de Huarte, un municipio próximo a Pamplona de 7.000 habitantes, en una decisión que los partidos que integran Navarra Suma enmarcaron en el primer pago a la coalición ‘abertzale’ por posibilitar la llegada al poder de los socialistas. La medida, además, trascendió del ámbito municipal para tener su repercusión en la propia mancomunidad de Pamplona, ya que EH Bildu se ha asegurado de este modo el asiento por esta localidad en la asamblea general.

La mancomunidad dispone este año de un presupuesto de 125 millones de euros para gestionar los servicios públicos de los que es titular, el ciclo integral del agua (abastecimiento, saneamiento y depuración de las aguas residuales), la recogida y tratamiento de los residuos, el transporte urbano comarcal, el servicio de taxi y el parque fluvial de la comarca.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios