APROBACIÓN DE LA ESTRATEGIA POR UNANIMIDAD

El PSOE ofrece una "síntesis" de su programa a Podemos para un "Gobierno monocolor"

La dirección socialista aprueba por unanimidad el texto propuesto a Iglesias, que no contempla un desarrollo de los cargos intermedios reservados a los morados. Constituye un comité negociador

Foto: Pedro Sánchez, flanqueado por Cristina Narbona y Adriana Lastra, este lunes durante la reunión de la ejecutiva del PSOE en Ferraz. (Eva Ercolanese | PSOE)
Pedro Sánchez, flanqueado por Cristina Narbona y Adriana Lastra, este lunes durante la reunión de la ejecutiva del PSOE en Ferraz. (Eva Ercolanese | PSOE)

Un total de 38 páginas. En ellas, está contenida la oferta socialista a Unidas Podemos para lograr la investidura de Pedro Sánchez en julio y que este pueda armar un "Gobierno monocolor", "de cooperación, y no de coalición". Esto es, sin la entrada de los morados en el Consejo de Ministros. Un texto que pivota sobre cinco ejes y que, como explicaba este lunes la presidenta del PSOE y secretaria de Programas, Cristina Narbona, es una "síntesis" del manifiesto con el que el partido concurrió a las generales del 28 de abril. Empleo digno y pensiones justas, feminismo y lucha contra la desigualdad social, emergencia climática y transición ecológica de la economía, avance tecnológico y transición digital y, finalmente, España en Europa y en el mundo. Un texto lo suficientemente abierto e inconcreto como para que Unidas Podemos pueda hacer aportaciones, al igual que los miembros de la cúpula del PSOE.

La dirección socialista dio este lunes "el paso definitivo" que había guardado con celo en los últimos días. La comisión permanente de la ejecutiva federal aprobó por unanimidad el documento programático que este martes Pedro Sánchez ofrecerá a Pablo Iglesias —'España avanza. Propuesta abierta de cooperación para un Gobierno social, feminista, ecologista, europeísta y progresista' es el título del texto [aquí en PDF]— y cuyo anuncio fue recibido como meras "excusas" por este. El obstáculo para el acercamiento es el de siempre: la demanda de los morados de un Gobierno de coalición, no aceptada por el presidente en funciones.

[Consulte aquí en PDF el documento programático ofrecido por el PSOE]

La aprobación del texto queda acompañada de la constitución de un comité negociador, encabezado por la vicesecretaria general y portavoz parlamentaria, Adriana Lastra, y en el que se integrarán la responsable de Educación de la ejecutiva, la diputada por Palencia Luz Seijo; la ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero, y el secretario de Acción Electoral y ex director general de Análisis y Estudios de la Moncloa, Paco Salazar.

Narbona subraya que el "orden lógico" para negociar es arrancar con los contenidos. El PSOE lleva tan tarde el texto porque Iglesias "se ha negado" a esto


Narbona explicó que el "orden lógico" de toda negociación es que primero se fije el "perímetro" sobre aquellas cuestiones en las que hay acuerdo, y que se hable de contenidos, para luego avanzar en la estructura del futuro Gobierno. Por eso en este documento de bases no aparece ningún desarrollo sobre los cargos intermedios o las áreas que podría ocupar Unidas Podemos. La dirigente defendió que el PSOE quiere "separar" de manera previa la cuestión programática de la cooperación institucional, que se analizará y estudiará en un momento posterior. ¿Y por qué llega este texto tan tarde? Porque Iglesias, justificó, "se ha negado a hablar" de contenidos y se ha centrado en demandar una coalición. "Hoy nos vamos a centrar en acuerdos programáticos y, si seguimos avanzando, está sobre la mesa la propuesta del presidente, que podría concretarse más, pero a los ciudadanos primero hay que explicarles qué se puede hacer", insistió. Es decir, Ferraz quiere que Iglesias tenga más complicado no apoyar la investidura de Sánchez con un texto por delante.

Cataluña, foco de problemas

Sánchez quería acudir a la reunión de este martes con el respaldo pleno de su dirección, desde una posición de fortaleza, porque todos los integrantes de su equipo apoyaron su estrategia. A fin de cuentas, la dirección es de su estricta confianza.

Entre las medidas planteadas, el PSOE quiere "modificar los aspectos más lesivos de la reforma laboral" del PP, de 2012, alumbrar un nuevo Estatuto de los Trabajadores, refuerzo del plan de choque para el empleo juvenil, blindaje constitucional del sistema público de pensiones, obligación de la paridad hombre-mujer en los consejos de administración de las empresas, articulación de un acuerdo político y social por la racionalización de horarios, desarrollo de todas las medidas pendientes del pacto de Estado contra la violencia de género, revisión del Código Penal para garantizar que si no hay un sí, es agresión sexual, no a la gestación subrogada o desactivación de la tasa rosa. El documento incluye el compromiso de impulsar una nueva Ley de Educación, la gratuidad de las matrículas universitarias en los primeros cursos de los estudios de grado —era esta una de las propuestas estrella del programa del PSOE del 28-A— o la universalización de la gratuidad de la educación infantil para los menores de tres años.

El PSOE está dispuesto a la profundización del autogobierno dentro de la ley, y de ahí no se moverá. Recuerda las "discrepancias" con Podemos

Vivienda es uno de los puntos que los socialistas dicen que han reforzado en su texto respecto a lo que incluían en su manifiesto del 28-A. Pero se habla de centrar la actuación en la rehabilitación y el alquiler y en la promoción de vivienda pública. Figuran asimismo la eliminación progresiva de los copagos, la inclusión de la atención bucodental en la cartera de salud, una alianza contra la pobreza infantil o la aprobación de una ley integral de igualdad de trato y no discriminación en línea con la que se planteó en la anterior legislatura y que no pudo salir adelante por el bloqueo. El PSOE también se compromete a culminar el proceso de exhumación de Francisco Franco —pendiente de lo que dictamine el Tribunal Supremo— y a suprimir los aforamientos, lo que también quedó empantanado en este último año.

Sobre Cataluña, el gran foco de discrepancias entre PSOE y Unidas Podemos, no hay referencias directas en el texto, más allá del desarrollo de una "España autonómica en una Europa federal". Narbona defendió que la ejecutiva no cree que haga falta detallar más, porque la propuesta socialista es muy clara: profundización del autogobierno y diálogo siempre dentro del marco de la ley y la Constitución.

Cargos por concretar

"Y de ahí no nos vamos a mover", avisó. No rotundo al referéndum. Unidas Podemos se compromete a prestar "lealtad" al PSOE en este punto, incluso por escrito, y hasta los 'comuns' han aparcado esta idea. Pero eso no basta para convencer a Sánchez. La presidenta del PSOE recordó que en mayo se pudo comprobar una divergencia entre los dos grupos nada más constituido el nuevo Congreso: los morados no eran partidarios de suspender a los diputados independentistas encarcelados, y el PSOE sí. La dirigente apuntó que quizás este asunto sea objeto de conversación entre los dos líderes en su encuentro de este martes. Será entonces cuando se verá si las garantías ofrecidas por Iglesias son suficientes. Es posible que ahí ambos "entren en detalles" en ese punto.

'A priori', persuadir a los morados será complicado, porque insisten en un Ejecutivo de coalición. Narbona subrayó en todo momento que la oferta del PSOE es la que es, un Gobierno "de cooperación" a quien concibe como su "socio preferente". En tres ámbitos: el programático, el parlamentario —y ahí se tendrían que poner de acuerdo en torno al impulso legislativo de las medidas acordadas y el calendario— y el institucional, que comprende la entrada de Podemos en cargos intermedios de la Administración, más una comisión de seguimiento que vele por el cumplimiento del pacto. La presidenta del PSOE explicó que no se concretan los puestos en los segundos escalones porque eso será objeto de un estadio siguiente de la negociación, aunque en todo caso debería cerrarse antes de que arranque el debate de investidura, en apenas 15 días, el 22 de julio.

El PSOE niega que haya dado pasos atrás en su propuesta, y confía en que el texto sirva como "aproximación" para estudiar después los cargos

La también vicepresidenta primera del Senado no quiso hablar de ultimátum, pero el hecho de que ya desde su exposición inicial hablara de la voluntad de que se constituya un "Gobierno monocolor" del PSOE, que fue respaldada en pleno por la ejecutiva, daba buena cuenta de la determinación de Sánchez en no ceder a la demanda de Iglesias de tener ministros de su partido en el Gabinete. Narbona defendió que su partido no ha dado pasos atrás, ni ha puesto "excusas" para negociar, porque sigue aferrado a ese Ejecutivo de cooperación en el que además, como dijo el presidente en funciones, podrían incorporarse independientes sugeridos por los morados. En función de los asuntos en los que haya más cercanía, se podría "favorecer en esas áreas la configuración de equipos con participación de personas que propusieran desde Unidas Podemos", señaló.

El PSOE ofrece una "síntesis" de su programa a Podemos para un "Gobierno monocolor"

En todo caso, ahora habrá que sentarse "con un papel por delante", cosa que hasta ahora no ha hecho Unidas Podemos, reprochó. Y aunque pueda existir un "acuerdo de fondo" en muchas materias, puede haber "discrepancias", dijo, en cuanto a la velocidad de crucero de la legislatura o la "ambición" de las políticas, que han de ser discutidas.

El PSOE ofrece una "síntesis" de su programa a Podemos para un "Gobierno monocolor"

En definitiva, Ferraz espera que este documento sirva para lograr una "aproximación" con Unidas Podemos "previa" a la negociación de los cargos. Un primer paso para llegar a la investidura. Paso, por cierto, del que no estaba al tanto la cúpula morada. Narbona explicó que el texto acababa de ser aprobado por la ejecutiva, y con su comparecencia, hecho público a través de los medios.

El calco en el paquete económico: cambio de lo más lesivo de la reforma laboral, tasa Google y tasa Tobin

La oferta económica de Pedro Sánchez a Pablo Iglesias también es una copia del programa electoral del PSOE. En ningún caso los socialistas hacen un esfuerzo para incorporar las propuestas más ambiciosas de Unidas Podemos. De hecho, los socialistas no aceptan ni la derogación de la reforma laboral aprobada por el Gobierno de Mariano Rajoy en 2012. El PSOE ofrece “aprobar, con carácter de urgencia, las modificaciones de los aspectos más lesivos de la reforma laboral de 2012”.

Unidas Podemos no solo ha criticado la reforma laboral de Rajoy, sino también la de José Luis Rodríguez Zapatero de 2010, cuando España estaba acosada por los mercados. El PSOE no ofrece ni la derogación integral de la reforma de 2012 y ningún cambio en la de 2010. A cambio, sí propone empezar a elaborar un nuevo Estatuto de los Trabajadores adaptado al siglo XXI, esto es, lo que ya figuraba en su programa electoral.

El PSOE también copia su programa electoral en cuanto a la renta mínima. La formación no ve hueco fiscal para un gran programa que garantice unos ingresos dignos a todos los ciudadanos y se limita a repetir su propuesta de ingreso mínimo vital (IMV). Este programa de prestaciones tendría dos pilares. El primero sería una ayuda a las familias en riesgo de pobreza por hijo a cargo y el segundo, un “mecanismo de garantía de ingresos para hogares sin ingresos y muy bajos ingresos”. Este último podría generar problemas competenciales, ya que la asistencia social está transferida a las comunidades autónomas.

Sánchez también ofrece a Iglesias avanzar hacia la igualdad en el mercado laboral, pero sin salirse de su programa electoral. Por ejemplo, el PSOE quiere igualar los permisos de paternidad y maternidad en 16 semanas y no en las 24 que pide Unidas Podemos. También ofrece establecer cuotas en los consejos de administración de las sociedades para lograr el “principio de diversidad y presencia equilibrada”.

El paquete fiscal que propone Sánchez es idéntico al que figura en su programa electoral y también al acordado con Unidas Podemos durante la negociación de los Presupuestos Generales del Estado de 2019 que finalmente tumbó el Congreso. Los socialistas ofrecen las tasas Google y Tobin, pero descartan el impuesto a la banca que solicita Iglesias. También propone avanzar en la armonización de los tributos ambientales, lo que incluye una subida del impuesto al diésel. Se plantea reformar sociedades, garantizando una tributación mínima de las grandes corporaciones, y bajando del 25% al 23% el impuesto para las pymes

El PSOE también reitera su oferta para subir el salario mínimo interprofesional (SMI) de forma progresiva hasta llegar al 60% del salario medio (unos 1.200 euros al mes). También propone derogar la reforma de pensiones del PP de 2013 para volver a indexar la revalorización al IPC y derogar el factor de sostenibilidad. Los socialistas también proponen blindar la subida anual de las pensiones con la inflación en la Constitución.

En materia de vivienda, la propuesta del PSOE no avanza en el control directo de precios, como sí ha reclamado Unidas Podemos. En su lugar, propone “ampliar progresivamente” la inversión para aumentar la oferta de pisos públicos en alquiler. También propone movilizar 400 millones de euros de inversión público-privada para que los propietarios de inmuebles antiguos rehabiliten sus casas y las pongan en alquiler a un “precio asequible”.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
22 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios