ENTENDIMIENTOS EN MESA Y JUNTA DE PORTAVOCES

Primeras alianzas entre PSN y Bildu en el Parlamento en la semana clave negociadora

Los socialistas avalan junto a los 'abertzales' que Podemos se constituya como agrupación parlamentaria con sus dos escaños y apoyan una moción política para arremeter contra el PP y Vox

Foto: María Chivite (PSN), a la derecha, y Bakartxo Ruiz (Bildu), durante un pleno la pasada legislatura. (EFE)
María Chivite (PSN), a la derecha, y Bakartxo Ruiz (Bildu), durante un pleno la pasada legislatura. (EFE)

El PSN afronta desde este lunes la semana "clave" de negociación con Geroa Bai, Podemos e Izquierda-Ezkerra de cara a consumar sus aspiraciones de liderar el próximo Gobierno de Navarra con el inicio de los trabajos de las siete mesas sectoriales que han conformado los cuatro grupos para alcanzar un acuerdo programático. Los socialistas abordan estas cruciales jornadas con la fuerte presión de EH Bildu, que, consciente de que tiene la llave de la gobernabilidad en la comunidad foral dada la minoría parlamentaria del Ejecutivo que pretende conformar el partido liderado por María Chivite —cuenta con 23 de 50 escaños en la Cámara—, sigue exigiendo al PSN que levante el veto impuesto y emprenda una interlocución directa si quiere lograr su necesario apoyo o abstención para liderar el próximo Gobierno.

De forma pública, el PSN mantiene su negativa a negociar o acordar nada con la antigua Batasuna para no traspasar las líneas rojas establecidas por Ferraz. Pero esta distancia en cuanto a las formas, a las intenciones, a las manifestaciones, ha tornado ya, a efectos prácticos, en las primeras sintonías entre ambas formaciones en el Parlamento de Navarra nada más comenzar la legislatura. Así, el inicio de la semana clave para los socialistas de cara a posibilitar una investidura que requerirá del apoyo por acción u omisión de EH Bildu coincide con el entendimiento del PSN y la antigua Batasuna en la Cámara.

Así, el PSN se ha unido a Geroa Bai, la marca que lidera el PNV en Navarra, y a EH Bildu en la Mesa del Parlamento para permitir que Podemos se constituya como agrupación parlamentaria, lo que permitirá a esta formación, que únicamente cuenta con dos representantes en la Cámara, abandonar el Grupo Mixto, en el que se quedará tan solo Izquierda-Ezkerrra, con un escaño en el hemiciclo. La medida, que contaba con el aval de un informe jurídico del Parlamento, ha sido apoyada por los tres representantes del PSN, Geroa Bai y EH Bildu —uno cada grupo— en el que es el órgano de gobierno del legislativo navarro, y ha contado con el rechazo de los dos miembros de Navarra Suma, que ha sido muy crítica con esta decisión al asegurar que se trata de una "sobrerrepresentación".

Se trata de una decisión relevante a efectos prácticos, ya que permitirá a uno de los futuros socios del hipotético Gobierno actuar como grupo en la Cámara. En todo caso, no ha sido el único entendimiento de calado entre el PSN y la antigua Batasuna en el Parlamento este lunes. Ambos partidos han respaldado junto a Geroa Bai y el Grupo Mixto —conformado todavía por Podemos e Izquierda-Ezkerra— en la reunión de la Junta de Portavoces una moción de importante tinte político para arremeter contra el PP y Vox por el recurso de inconstitucionalidad que han presentado de manera conjunta contra la ley de reconocimiento y reparación de víctimas por actos de motivación política provocados por grupos de extrema derecha o funcionarios públicos —posteriormente se ha unido Ciudadanos en la denuncia—. El pronunciamiento público "repudia" las "inaceptables acusaciones de 'intento de blanqueo de ETA' lanzadas por los portavoces" de estos partidos y "reivindica el continuo trabajo de la Cámara foral a favor de los derechos humanos para todas las personas".

El PSN se une a Geroa Bai y EH Bildu para "repudiar" las "inaceptables acusaciones de 'intento de blanqueo de ETA" de los portavoces del PP y Vox

La moción, que ha sido rechazada por Navarra Suma, se "reafirma en la necesidad ética y política de buscar la verdad, justicia y reparación para todas las víctimas de la violencia, independientemente de su ideología y contexto victimológico", al tiempo que "aboga por el diálogo como el marco para solucionar las discrepancias políticas, frente a la sistemática judicialización de la política por la que abogan ciertos grupos políticos". En todo caso, el PSN no ha apoyado el punto encaminado a denunciar que el recurso judicial constituye una "agresión al autogobierno foral" y se ha abstenido. El líder de Navarra Suma, Javier Esparza, ha sido muy crítico con los socialistas por su apoyo a la iniciativa junto con la antigua Batasuna. "Ya utiliza el lenguaje de EH Bildu. Lo siguiente que le falta es hablar de conflicto. El PSN le está comprando el discurso, el vocabulario, la construcción del relato al mundo nacionalista, a EH Bildu", ha censurado.

La sintonía parlamentaria con Bildu se da con el comienzo de la semana fundamental para el PSN a la hora de alcanzar un acuerdo programático. Tras los iniciales contactos de la pasada semana, representantes de los cuatro partidos que aspiran a integrar el Gobierno de Navarra se han reunido este lunes en el Parlamento dentro de unos contactos que se mantendrán durante toda la semana al tiempo que avanzan en sus trabajos las siete mesas sectoriales creadas para llegar a acuerdos de contenido: educación, cultura y deporte; igualdad, Navarra social y juventud; salud; política lingüística; empleo, programa económico y fiscal; regeneración, memoria democrática y función pública; y administración local, medio ambiente, sostenibilidad y energía verde.

El principal escollo a salvar por los cuatro partidos en la negociación es cómo van a resolver las diferencias que se puedan producir en la legislatura

En todo caso, más allá de los posibles acuerdos en relación con el contenido, el principal escollo a salvar por los cuatro partidos es cómo van a resolver las diferencias que se puedan producir en el seno de los socios de gobierno durante la legislatura. El reto es, como asegura el PSN, "convertir las diferencias en consensos". No es una cuestión baladí y más después de que la pasada legislatura el PSN haya sido muy contundente en su denuncia con las políticas "identitarias" que ha llevado a cabo el cuatripartito de Uxue Barkos, que estaba sustentado por tres de las fuerzas con las que aspira a gobernar ahora. Por ello, cerrar las posibles heridas de antemano se antoja fundamental.

No obstante, nadie pone en duda que habrá acuerdo. Hay voluntad y las diferentes fuerzas irradian optimismo a nivel interno y con sus declaraciones públicas. "Es una semana que puede ser clave en el futuro de la comunidad", expone, ilusionado, el secretario de Organización del PSN, Ramón Alzórriz. La fecha clave será el jueves, cuando los grupos se han comprometido a presentar un primer documento sobre un programa de gobierno de cara a posibilitar la investidura de Chivite. Ese día, las cuatro formaciones evaluarán el avance de la negociación para conformar, como lo define el PSN, un Gobierno "plural, progresista, feminista y de izquierdas".

El PSN, Geroa Bai, Podemos e I-E evaluarán el jueves el estado de las negociaciones con un primer documento sobre el acuerdo de gobierno

Mientras tanto, EH Bildu insiste con su presión pública al PSN. "No es serio y no es responsable en ninguno de los casos hacer creer que se puede configurar una mayoría alternativa a la derecha sin contar con EH Bildu. 23 parlamentarios no son una mayoría que permita una investidura y un Gobierno estable", ha advertido este lunes la portavoz 'abertzale' en el Parlamento, Bakartxo Ruiz. No solo está en juego la investidura de Chivite, sino la gobernabilidad de Navarra durante la legislatura, con un posible Ejecutivo necesitado de apoyos dada su minoría, y la antigua Batasuna es consciente de su papel de fuerza, y más ante la previsible oposición sin tregua de Navarra Suma, que no está dispuesta a hacer concesiones con quien está dispuesto a pactar con la formación de Arnaldo Otegi con tal de que la derecha no se haga con el poder. "Con EH Bildu tendrá que hablar el PSN si quiere configurar una mayoría suficiente que sea alternativa a la derecha", ha remarcado Ruiz en línea con los mensajes que están lanzando los 'abertzales' de manera permanente estos días.

El PSN es consciente de que la llave de cuatro años de gobierno está en manos de Bildu y, en este escenario, busca que Geroa Bai haga de intermediario con la antigua Batasuna para que no bloquee, primero, la investidura de Chivite y, con posterioridad, la acción de gobierno. La propia Chivite ha admitido que los socialistas tendrán que llegar a acuerdos con los 'abertzales' durante la legislatura. "En el día a día en el Parlamento habrá que hablar con unos y con otros", ha dejado constancia.

De momento, los primeros entendimientos han llegado en el Parlamento, donde EH Bildu además está presente en la Mesa gracias al apoyo implícito del PSN, que permitió que la coalición 'abertzale' ocupara uno de los cinco asientos de este órgano al plegarse a los deseos de Geroa Bai para ver allanado el camino de cara a la investidura de Chivite. Los socialistas cedieron la presidencia de la Cámara al partido de Uxue Barkos dentro de un acuerdo que contempla ampliar la Mesa de cinco a siete representantes —uno más para el PSN y el otro para Podemos— en aras a que el órgano de Gobierno no dependa de las decisiones de Bildu, si bien esta medida está a expensas de que cuente con el aval de los servicios jurídicos de la Cámara.

En este escenario, el PSN se ve esperanzado de cara a liderar el próximo Ejecutivo con el inicio de una semana "importante". Como era de esperar, la primera ronda que llevó a cabo la pasada semana el presidente del Parlamento, Unai Hualde, con los grupos para abordar la posibilidad de proponer una candidatura a la presidencia de Navarra no fructificó a la espera de que avancen las negociaciones iniciadas por los socialistas para llegar a un acuerdo programático. "No se dan las condiciones para una investidura", han asumido a día de hoy tanto el PSN como EH Bildu. Los socialistas quieren ir poco a poco, cerrar un acuerdo de Gobierno y dar tiempo para que las sintonías del posible cuatripartito con Bildu vayan tomando cuerpo. Para el primer paso, la investidura de Chivite, los socialistas sopesan la segunda quincena de julio. A este respecto, Hualde prevé llevar a cabo este mes de julio una nueva ronda de contactos, cuando las negociaciones estén ya a las puertas de fructificar, para proponer a un candidato. El plazo se agota el 26 de agosto. Si para entonces no hay nuevo Gobierno, el Parlamento se disolverá y se convocarán nuevas elecciones.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios