CONSTITUCIÓN DEL PARLAMENTO DE NAVARRA

El PSN da la presidencia a Geroa Bai con el apoyo de EH Bildu, que estará en la Mesa

El PSN apoya en segunda vuelta al candidato de Geroa Bai, Unai Hualde, después de haber dado por rotas las negociaciones para la conformación de la Mesa del Parlamento antes de la sesión

Foto: María Chivite felicita a Unai Hualde por su elección como presidente del Parlamento de Navarra. (EFE)
María Chivite felicita a Unai Hualde por su elección como presidente del Parlamento de Navarra. (EFE)

El PSN y Geroa Bai han llegado a un acuerdo ‘in extremis’ para la conformación de la Mesa del Parlamento de Navarra que da la presidencia de la Cámara a la marca del PNV en la Comunidad Foral, después de haber dado por rotas las negociaciones a las puertas del inicio de la sesión de constitución de la Cámara. Ambas formaciones han alcanzado un pacto durante un receso solicitado antes de la segunda votación para elegir al presidente del legislativo navarro. De este modo, el parlamentario de Geroa Bai y líder del PNV en Navarra, Unai Hualde, ha sido elegido presidente de la Cámara con el apoyo del PSN, EH Bildu, Podemos e Izquierda Ezkerra.

El PSN había decidido romper las negociaciones a las puertas del inicio de la constitución del Parlamento, previsto para las 11:00, al no aceptar la presencia de EH Bildu en la Mesa, si bien finalmente la coalición 'abertzale' ocupará una de las dos secretarías sin que haya sido necesario el apoyo tácito de los socialistas navarros. El PSN ha votado a su candidata para ocupar este puesto, pero a la antigua Batasuna le ha bastado el respaldo de Geroa Bai para lograr el asiento. De este modo, lo que ha sucedido hoy en el Parlamento de Navarra, con la escenificación de un primer desacuerdo y un posterior acuerdo, ha deparado al final la fotografía que se daba por segura ayer: con Geroa Bai presidiendo la Cámara y con la antigua Batasuna en el órgano de gobierno de la misma.

Los socialistas navarros habían aceptado este pasado martes la exigencia de Geroa Bai de darle la presidencia del Parlamento de cara a allanar el camino para liderar el próximo Gobierno de Navarra, si bien no respaldaban su otra petición de que EH Bildu estuviera presente en la Mesa de la Cámara, ya que no querían avalar la presencia de la antigua Batasuna en el órgano de gobierno del Parlamento para no traspasar las líneas rojas impuestas por Ferraz. Sin embargo, el acuerdo no se antojaba complicado y se daba prácticamente por seguro, ya que a efectos prácticos era posible que la coalición 'abertzale' asumiera una de las dos secretarías sin necesidad del voto del PSN, ya que bastaría con que los socialistas optaran también a este puesto y la antigua Batasuna sumara los apoyos de Geroa Bai.

Existía la fórmula para 'contentar' a todos los implicados y no se esperaban sorpresas a expensas de que el PSN cerrara a primera hora de la mañana el acuerdo para la Mesa del Parlamento con Geroa Bai, Podemos e Izquierda Ezkerra, las tres fuerzas que quiere sumar al "Gobierno de progreso" que pretende liderar con María Chivite. Pero la sorpresa ha saltado a las puertas del inicio de la sesión con la anunciada ruptura de las negociaciones, al no alcanzarse un acuerdo por las discrepancias sobre la presencia de EH Bildu en la Mesa. Los socialistas navarros temían que la presencia de la coalición 'abertzale' en este órgano fuera interpretada como un acuerdo tácito por Ferraz, que ha fijado la línea roja de no negociar ni alcanzar un acuerdo con la antigua Batasuna, cuyo apoyo o abstención es fundamental para la investidura de Chivite.

La no consecución del acuerdo hizo que ambos partidos presentasen a sus propios candidatos a presidir la Cámara, lo que, 'a priori', dejaba el liderazgo del Parlamento en manos de Navarra Suma, la coalición integrada por UPN, el PP y Ciudadanos, que ganó las elecciones autonómicas del pasado 26 de mayo al obtener 20 escaños frente a los 11 que logró el PSN, los nueve de Geroa Bai, los siete de EH Bildu, los dos de Podemos y el de Izquierda Ezkerrra. El aspirante de Navarra Suma, Iñaki Iriarte, no ha obtenido la mayoría absoluta en la primera votación, en que el aspirante de Geroa Bai, Unai Hualde, ha logrado el respaldo de los parlamentarios de su partido y de EH Bildu (16 en total) frente a los nueve apoyos de la socialista Inmaculada Jurio —Podemos e Izquierda Ezkerra han votado en blanco—.

Justo antes de comenzar la segunda votación, a la que solo concurren los dos candidatos más votados y donde se requiere mayoría simple para ser investido presidente de la Cámara, Geroa Bai ha pedido un receso de 10 minutos para tratar de llegar a un acuerdo con el PSN, cuyos votos eran decisivos para situar a Hualde al frente del Parlamento. En un primer momento no ha habido un acuerdo, pero un segundo receso de otros tantos minutos solicitado nuevamente por el partido de la actual presidenta en funciones, Uxue Barkos, para continuar con la negociación ha derivado en la 'fumata blanca'. De este modo, el PSN ha apoyado finalmente al candidato de Geroa Bai, que ha sido investido con los votos de EH Bildu, Podemos e Izquieda Ezkerra. En total, Hualde ha recibido 30 votos frente a los 20 del aspirante de Navarra Suma.

El apoyo del PSN al candidato de Geroa Bai no ha derivado en la exclusión de la Mesa de Bildu, que logra la secretaría segunda con Maiorga Ramírez

Pero el apoyo del PSN al candidato de Geroa Bai no ha derivado en la exclusión de la Mesa de EH Bildu, que, como era de esperar, ha logrado la secretaría segunda después de que su candidato, Maiorga Ramírez, haya superado en votos, con el respaldo de Geroa Bai e Izquierda Ezkerra y la abstención de Podemos, a la aspirante socialista, Ainhoa Unzu, que únicamente ha recabado el apoyo de su partido. De este modo, Navarra Suma dispondrá de dos puestos en la Mesa (la vicepresidencia segunda y la secretaría primera), por uno de Geroa Bai (presidencia), PSN (vicepresidencia primera) y EH Bildu (secretaría segunda).

Lo que ha posibilitado el acuerdo a última hora entre Geroa Bai y el PSN es, según argumentan los socialistas navarros, el compromiso alcanzado entre ambas formaciones para ampliar la composición de la Mesa de cinco a siete miembros. De este modo, el PSN, que reclamaba inicialmente dos puestos en la actual Mesa, dispondría de un representante más en este órgano y el otro correspondería a Podemos. Precisamente, el nuevo presidente del Parlamento ha anunciado su intención de acometer esta ampliación nada más finalizar la sesión para, según ha defendido, "garantizar la representatividad en ella de la mayoría de la Cámara". Por su parte, el secretario de Organización de los socialistas navarros, Ramón Alzórriz, ha argumentado que ampliar este órgano es "prioritario" para el partido en aras a "reflejar la pluralidad de Navarra".

"El PSN lo que quiere es presidir el Gobierno de Navarra", justifica Alzórriz al ser interpelado por la cesión del liderazgo del Parlamento a Geroa Bai

Han sido varios giros para llegar a la situación prevista. La sesión constitutiva del Parlamento ha hecho efectivo así el peaje que pagan los socialistas navarros al nacionalismo de cara a consumar sus pretensiones de liderar el próximo Gobierno. El gran beneficiado es Geroa Bai, la tercera fuerza en las elecciones autonómicas del 26 de mayo, que no solo logra la presidencia de la Cámara sino que también contará con EH Bildu en la Mesa, lo que a efectos prácticos, y a expensas de la posible ampliación de la composición de este órgano, deja al PSN en minoría ante una posible unidad de acción de las dos formaciones soberanistas. Los socialistas, por su parte, mantienen activa su pretensión de abanderar el Ejecutivo de Navarra mientras persisten en su planteamiento de no negociar ni llegar a ningún acuerdo con la antigua Batasuna para no traspasar las líneas rojas fijadas por Ferraz. En todo caso, el apoyo o abstención de la coalición 'abertzale' resulta imprescindible para la investidura de Chivite, que además necesitaría de la antigua Batasuna de cara a la gobernabilidad.

En el hecho de no haber negociado nada con EH Bildu ha incidido Alzórriz para justificar la postura del partido en la constitución del Parlamento. "Seguimos fieles a nuestras palabras, dijimos que no íbamos a dar nuestro voto a Navarra Suma y que no negociaríamos con EH Bildu, y es lo que hemos hecho hoy", ha aseverado para negar que exista un pacto secreto con la coalición 'abertzale'. "El PSN lo que quiere es la presidencia del Gobierno de Navarra", ha justificado con contundencia al ser interpelado por la cesión de la presidencia del legislativo navarro a Geroa Bai y por la presencia de EH Bildu en la Mesa. Ahora, el PSN ve abierta la puerta a poder gobernar en Navarra y para ello planteará un "acuerdo programático" a los tres pretendidos socios. "Hemos abierto un nuevo tiempo para el futuro de Navarra", ha destacado.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
81 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios