ESPARZA SE ABRE A DESBLOQUEAR LA INVESTIDURA

El PSN insiste: el "plan A, B y C" es liderar Navarra pese a la oferta de UPN a Sánchez

María Chivite se reafirma en sus intenciones de liderar el Ejecutivo foral tras iniciar con Geroa Bai la ronda de contactos para tratar de llegar a un acuerdo de Gobierno que sume a Podemos e I-E

Foto: Chivite (izquierda) y Barkos (derecha) al inicio de la reunión en el Parlamento de Navarra. (EFE)
Chivite (izquierda) y Barkos (derecha) al inicio de la reunión en el Parlamento de Navarra. (EFE)

El inicio de la ronda de contactos del PSN para intentar llegar a un acuerdo de gobierno no ha hecho sino ratificar la intención de los socialistas navarros de liderar el próximo Ejecutivo de la Comunidad Foral pese a la falta de aval de Ferraz, que desaprueba las pretensiones de la federación en la Comunidad Foral al necesitar el apoyo implícito de EH Bildu. La reunión mantenida con Geroa Bai, el partido de la presidenta en funciones Uxue Barkos, ha servido para que la líder del PSN, María Chivite, haya ratificado su decisión de presentarse a la investidura en caso de lograr los votos de la marca del PNV en Navarra, Podemos e Izquierda Ezkerra (I-E).

Chivite se ha reafirmado en que el partido no negociará ni pactará con EH Bildu a pesar de que la abstención o el apoyo de la coalición ‘abertzale’ es fundamental para posibilitar su llegada al poder. Dado el caso, de llegar a un acuerdo con Geroa Bai, Podemos e Izquierda Ezkerra, los socialistas navarros confían en que la antigua Batasuna posibilite la investidura de Chivite para no dejar el Gobierno en manos de Navarra Suma, la coalición integrada por UPN, el PP y Ciudadanos. Pero antes, el PSN necesitará el respaldo de Ferraz, que recela, y mucho, de estas pretensiones. “El problema no es tanto la abstención de Bildu, sino lo que ello puede entrañar de cara a garantizar una estabilidad del Ejecutivo”, ha subrayado el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos.

En medio de estos fuertes recelos, Chivite ha iniciado con el partido de Barkos las negociaciones para tratar de conformar un gobierno “progresista, de izquierdas y plural”. Había mucha expectación en el Parlamento de Navarra ante este encuentro dada la trascendencia que adquiere el proceso negociador iniciado por el PSN no sólo para la gobernabilidad en la Comunidad Foral sino también para la propia España, con la investidura de Pedro Sánchez de por medio. Al mismo tiempo que los socialistas navarros trasladaban a Geroa Bai sus intenciones de continuar hacia delante en sus pretensiones pese a las reticencias de Ferraz, en Madrid el líder de UPN, Javier Esparza, se abría a desbloquear la investidura del presidente del Gobierno en funciones si le facilita gobernar en Navarra, donde la formación regionalista ganó con holgura las elecciones del 26-M al sumar 20 de los 50 escaños del Parlamento de Navarra. El partido regionalista sabe que sus dos asientos en el Congreso de los Diputados pueden ser claves y, ante la amenaza de no poder recuperar el liderazgo en el Ejecutivo de la Comunidad Foral, ha tendido la mano a explorar acuerdos con el PSOE para que no "mande el independentismo" en España.

Chivite se presentará a la investidura si logra el apoyo de Geroa Bai, Podemos e I-E: Insiste en no negociar con Bildu aunque su apoyo es necesario

La presión está sobre el tablero político. De momento, a la espera del transcurrir de los acontecimientos, el PSN va con todo. Su secretario de Organización, Ramón Alzórriz, ha asegurado al término de la reunión con Geroa Bai que el “plan A, B y C” es “liderar un gobierno progresista y de izquierdas” para "cumplir con el compromiso adoptado con la ciudadanía navarra". La desaprobación de Ferraz está ahí, pero el dirigente socialista navarro ha descartado que se repita el famoso ‘agostazo’ de 2007 cuando la dirección del PSOE impidió un acuerdo del PSN con la entonces marca del PNV en la Comunidad Foral –NaBai– e Izquierda Unida para para hacer presidente al socialista Fernando Puras, lo que facilitó un Ejecutivo de UPN. "No se va a repetir esa situación", ha espetado de forma tajante.

El objetivo del PSN, con sus once representantes en el Parlamento de Navarra, sigue siendo sumar 23 escaños con los nueve de Geroa Bai, los dos de Podemos y el único de Izquierda Ezkerra, frente a los 20 asientos de la coalición liderada por Esparza. De lograrlo, algo que no se prevé complicado dadas las pretensiones del resto de las fuerzas de impedir un gobierno de derechas, Chivite se “presentará a la investidura”. Y lo hará, como ha remarcado Alzórriz, sin negociar ni pactar nada con EH Bildu –siete escaños–, si bien la coalición ‘abertzale’, consciente de que su postura es clave, ya ha advertido a los socialistas navarros de que o cuenta con ellos en la negociación para conformar gobierno o harán “política ficción”.

Alzórriz ha sido el encargado de comparecer ante los medios de comunicación en el Parlamento tras la reunión mantenida con la delegación de Geroa Bai, que se ha prolongado por espacio de una hora. Y, a tenor de sus palabras, el camino para llegar a un acuerdo está despejado. Porque no solo no hay un “desafío” o un “pulso” por parte del PSN, sino que ha asegurado que están en la “misma sintonía” con Ferraz, que, salvo contadas excepciones, mantiene silencio en torno a esta cuestión. "Entendemos que no hay ningún problema. Estamos tranquilos, ilusionados y confiados en llevar a cabo el mandato de la ciudadanía", ha afirmado. Incluso, ha afirmado que los socialistas navarros se sienten avalados por la dirección del partido.

Lo que está claro –ha aseverado el secretario de Organización del PSN– es que los socialistas navarros no van a dar el Ejecutivo a Navarra Suma. Así, ha insistido en que no brindarán su apoyo ni tampoco la abstención para investir a Esparza como presidente, ya que no van a dejar el Gobierno foral en manos de quien "hace cuatro días estaban en una foto en Colón en contra de Pedro Sánchez y del PSOE". “El marco está claro y el compromiso también”, ha enfatizado para remarcar que el PSN y el PSOE están en la "misma sintonía, mismo camino y mismo compromiso".

Chivite llega al Parlamento de Navarra para mantener el encuentro con la delegación de Geroa Bai. (EFE)
Chivite llega al Parlamento de Navarra para mantener el encuentro con la delegación de Geroa Bai. (EFE)

Chivite y Alzórriz han integrado junto a la parlamentaria Inma Jurio la delegación del PSN que se ha reunido a las 13.00 horas en la Cámara foral con la representación de Geroa Bai, compuesta por Barkos, el parlamentario y presidente del PNV, Unai Hualde, la presidenta de Zabaltzen, el grupo de independientes que integra el partido, Ana Ansa, y la candidata a la alcaldía de Pamplona, Itziar Gómez. En esta primera toma de contacto, la formación liderada por la presidenta en funciones ha reclamado al PSN un proceso negociador "sin injerencias y desde Navarra", así como su "compromiso" para que "no se repita la historia que hemos vivido en el pasado".

Geroa Bai ha tenido la mano a un acuerdo al PSN, si bien en el seno de la formación nacionalista existen dudas sobre la capacidad de maniobra de los socialistas navarros a la vista de las informaciones que salen de Ferraz, como también sobre sus planes de gobernabilidad a futuro, en relación a "cómo van a garantizar la estabilidad" más allá de la posible investidura tras cerrar a cal y canto la puerta a cualquier tipo de acuerdo con EH Bildu. "Lo tendrán que responder ellos en los siguientes contactos", ha afirmado Hualde en alusión al veto socialista a la coalición 'abertzale', una de las cuatro patas que han sustentado el Ejecutivo de Barkos en la pasada legislatura. En todo caso, el portavoz de Geroa Bai ha trasladado al término de la reunión que "no debería haber problema" para conformar un "gobierno de progreso" por ser una "vocación" de las fuerzas políticas que posibilitaron el cambio hace cuatro años.

Geroa Bai tiene dudas sobre la capacidad de maniobra del PSN y en relación a "cómo van a garantizar la estabilidad" tras el veto a EH Bildu

En este primer encuentro, más allá de recabar apoyos a ese gobierno de "progreso" que pretende liderar Chivite, ambos partidos han hablado de posibles pactos en algunos ayuntamientos de Navarra, así como de la conformación de la futura Mesa del Parlamento de Navarra. "Ha habido buena sintonía y con objetivos comunes", ha certificado Alzórriz. La ronda de contactos abierta por el PSN para conformar un gobierno continuará mañana con la reunión que la delegación socialista mantendrá con Podemos y que precederá a la cita convocada para un día después con la representación de Izquierda Ezkerra.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
11 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios