RONDA DE CONTACTOS CON EL REY

UPN se abre a desbloquear la investidura de Sánchez si le facilita gobernar en Navarra

Javier Esparza, líder de la formación regionalista, se muestra dispuesto a explorar acuerdos con los socialistas para que no mande el independentismo ni en España ni en Navarra

Foto: El Rey recibe en audiencia a Javier Esparza, líder de UPN, este 5 de junio. (EFE)
El Rey recibe en audiencia a Javier Esparza, líder de UPN, este 5 de junio. (EFE)

Pedro Sánchez puede aspirar a contar con la ayuda de los dos diputados de Unión del Pueblo Navarro en el Congreso. Dos escaños fundamentales para su investidura. La formación regionalista se muestra "dispuesta" a explorar acuerdos con el PSOE para que no "mande el independentismo" en España. Ni en el conjunto del país ni en Navarra. Se trata de unir dos piezas del tablero de la gobernabilidad. Una vía que la propia Ferraz había abierto el pasado domingo por la noche al advertir a su federación en la comunidad foral de que desaprobaba sus contactos para armar allí un Gobierno de progreso que para prosperar habría de contar necesariamente con la abstención o el apoyo de EH Bildu.

Javier Esparza, líder de UPN, cerró el primer turno de audiencias con el Rey, en el palacio de la Zarzuela, este miércoles por la mañana. Al término de su despacho con el monarca, se dirigió al Congreso, y fue entonces, ante los periodistas, cuando se mostró dispuesto a negociar con el PSOE, como un gesto de "gran responsabilidad". "Desde UPN estamos abiertos a explorar posibles acuerdos que permitan que el independentismo no mande en España, que no decida el futuro de España. Igual que creemos que no es bueno que los independentistas decidan sobre el futuro de Navarra, también creemos que no es bueno para España que los independentistas decidan sobre el futuro del proyecto común".

Hecha esa declaración, ya de suyo muy relevante, Esparza no se quiso mover de esa baldosa, ni anticipar escenarios. No quiso concretar si ese eventual acuerdo con los socialistas se puede traducir en un apoyo o en una abstención en la investidura de Sánchez. "Quiero decir lo que he dicho, que estamos abiertos a analizar posibles acuerdos que consigan que los independentistas no tengan la llave y no decidan la política de España ni el futuro de los españoles, ni más ni menos", aseguró el jefe de UPN, quien añadió después que lo que es "malo" para Navarra, que su gobernabilidad dependa de los separatistas, también es "malo" para el resto de España, y es que el soberanismo "decida" sobre el futuro del país. Luego lo que está haciendo UPN, defendió, es trasladar un mensaje de "coherencia".

Estamos abiertos a analizar posibles acuerdos que consigan que los independentistas no tengan la llave


Los regionalistas navarros se integraron, para las generales del 28 de abril y para las autonómicas y municipales del 26 de mayo, en una coalición con el PP y con Ciudadanos llamada Navarra Suma (Na+). La alianza proporcionó dos escaños en el Congreso —ambos de UPN— y ganó las elecciones forales. Na+, con Esparza como candidato, obtuvo 20 diputados en el Parlamento de Navarra (15 de UPN, tres de Cs y dos del PP), a seis de la mayoría absoluta. La formación solo puede conseguir el Ejecutivo si los socialistas apoyan o se abstienen en la investidura.

Arranca la ronda

Esa posibilidad está sobre la mesa. El pasado domingo, Ferraz ya trasladó a su federación, el Partido Socialista de Navarra (PSN-PSOE), que se desmarcaba de los contactos que había anunciado su candidata y baronesa autonómica, María Chivite, para construir un Gobierno de progreso. La objeción que ponía la dirección de Sánchez era y es que el concurso de EH Bildu no es solo necesario para una elección de Chivite, sino para la estabilidad de toda la legislatura. Un peaje que no quería pagar. No obstante, la líder del PSN no varió su agenda y se reunió este miércoles con Uxue Barkos, la presidenta de la comunidad en funciones y candidata de Geroa Bai, igual que mañana se verá con Eduardo Santos, de Podemos, y el viernes con Marisa de Simón, de Izquierda-Ezkerra. Las cuatro formaciones suman 23 escaños, por los 20 de Na+. Así, el voto de los siete parlamentarios de la formación de Arnaldo Otegi son claves. Chivite no ha variado de opinión. Mantendrá su propósito hasta el final y se niega a facilitar la investidura de Esparza.

Esparza no quiere anticipar escenarios ni ser "futurólogo", pero sí se muestra dispuesto a hablar con partidos "constitucionalistas" como el PSOE

Todavía queda mucho camino por recorrer. Para empezar, ni siquiera está claro que Chivite pudiera arrancar la abstención de la izquierda 'abertzale'. Este mismo miércoles, su cabeza de lista en el Parlamento foral, Bakartxo Ruiz, advirtió al PSN de que es "imposible configurar ningún tipo de alternativa a la derecha en Navarra sin hablar con EH Bildu". Es decir, que si los socialistas quieren configurar mayorías alternativas a la derecha tendrán que asumir que han de "sentarse a hablar" con ellos. La jefa del PSN sí puso como línea roja que no dialogaría ni acordaría "nada" con EH Bildu. El líder de UPN recordó, en ese sentido, que la única posibilidad que tiene Chivite para gobernar con los nacionalistas, con Podemos y con I-E pasa por entenderse con la izquierda 'abertzale'. Así que es el momento, dijo, de que "clarifiquen sus posiciones".

UPN se abre a desbloquear la investidura de Sánchez si le facilita gobernar en Navarra

Esparza fue extraordinariamente cauto durante su comparecencia en el Congreso, tras su audiencia con el Rey en la Zarzuela. Cuando se le preguntó si ese posible "acuerdo" con el PSOE podría materializarse en una abstención, o si era pesimista u optimista, se agarró a que se analizará la situación cuando llegue, que simplemente es "realista" y que no quiere jugar a ser futurólogo". Se trata, reiteró, de que los independentistas "no tengan la llave" ni en Navarra ni en España. "Estoy diciendo un mensaje muy claro, contundente. Estamos dispuestos a abrir posibilidades que permitan que consigamos ese objetivo", abundó.

Sí recalcó que no había tenido contactos ni con Sánchez ni con la dirección federal de los socialistas, si bien sí aclaró que estará "siempre" dispuesto a sentarse a hablar con "partidos constitucionalistas" como el PSOE. Ya esa apreciación era una novedad, puesto que PP y Cs han estado despojando de ese adjetivo, "constitucionalista" al PSOE durante las campañas electorales.

La líder del PSN, María Chivite, y la presidenta en funciones de Navarra, Uxue Barkos, este 5 de junio en Pamplona. (EFE)
La líder del PSN, María Chivite, y la presidenta en funciones de Navarra, Uxue Barkos, este 5 de junio en Pamplona. (EFE)

Esparza relató que había explicado al Rey el porqué del nacimiento de Na+: emergió para "hacer frente al independentismo catalán y vasco, para conseguir que en España no manden y tomen decisiones aquellos que quieren romper el país". Navarra Suma es una coalición que "defiende la unidad de España", que cree en la singularidad de la región como una comunidad foral "diferenciada de Euskadi, española y europea, leal con España". El candidato y líder de UPN recordó que el 26-M los ciudadanos despojaron de su mayoría absoluta al cuatripartito que gobernaba Navarra desde 2015 —y que formaban Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e I-E—, que bajó de 26 a 19 escaños, mientras que la oposición pasó de 24 a 31 representantes. Entre las formaciones constitucionalistas —"e incluyo al PSN"— se puede "conformar una mayoría amplia". "Navarra ha dicho que no quiere más política nacionalista, populista y que no quiere estar en manos de EH Bildu", señaló. Y ahora es el "momento de actuar con gran responsabilidad", porque está en juego "el ser y la esencia como país".

Sin "romper" los acuerdos con PP y Cs

Unión del Pueblo Navarro es el hermano mayor de la coalición Navarra Suma (Na+), que integra a Ciudadanos y al PP. Pero tiene suscritos sendos acuerdos con ambos. Acuerdos que, como dicen fuentes próximas a Javier Esparza, "no romperán". 

Lo cierto es que la redacción de los pactos suscritos con Cs y PP permiten la posibilidad de una abstención de los dos diputados de UPN (Carlos García Adanero y Sergio Sayas) en la investidura de Pedro Sánchez

Así, en el acuerdo UPN-PP se dice lo siguiente: "Los diputados y senadores pertenecientes a UPN darán su apoyo a la candidatura de don Pablo Casado a la presidencia del Gobierno o a cualquier otra que acuerden los dos partidos firmantes del presente acuerdo". Y en el de UPN-Cs la redacción es parecida: "En caso de que no se propusiera al candidato de Cs a la investidura, los diputados de la coalición podrán dar apoyo a otro candidato siempre que este defienda los principios que inspiran esta coalición. En todo caso, la decisión de apoyar a un candidato será acordada por consenso de los dos partidos firmantes del presente acuerdo". 

Es decir, que si UPN virase al sí a Sánchez sí que tendría que consensuarlo con PP y Cs, pero para una abstención no sería tan alta la exigencia. O, al menos, los documentos no la prohíben. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios