TRAS NO LOGRAR ENTRAR EN LOS AYUNTAMIENTOS

Ciudadanos rechaza las exigencias de Vox en Murcia y el pacto con el PP queda en el aire

El partido de Abascal reclama una "negociación simultánea" a PP y Ciudadanos y derogar la ley autonómica de igualdad y deportar inmigrantes ilegales. En Murcia sí da mayoría PSOE-CS

Foto: El presidente de Vox, Santiago Abascal. (EFE)
El presidente de Vox, Santiago Abascal. (EFE)

Vox ha planteado a PP y Ciudadanos su documento para pactar el Gobierno de Murcia, el único junto al de Madrid que tiene en su mano en la negociación. Allí el partido de Santiago Abascal va más lejos que en Madrid y presenta un documento más exigente. Entre las condiciones que plantea está la de "deportación de los inmigrantes ilegales", la derogación de la ley autonómica de LGTB y "de todos los preceptos aprobados a nivel autonómico relacionados" con la ley de memoria histórica y, sobre todo, una negociación simultánea" con PP y Ciudadanos. En Murcia, PP y Ciudadanos han firmado un pacto de Gobierno que está pendiente de Vox. Al contrario que en Madrid, PSOE y Ciudadanos sí suman una mayoría alternativa y el partido de Albert Rivera ha contestado al documento afirmando que "no alcanzará acuerdos que supongan “frivolizar con la violencia machista, estigmatizar a los inmigrantes o atacar al colectivo LGTBI”.

Murcia es una de las plazas fuertes de Vox. En las autonómicas, obtuvo cuatro escaños con el 9,46% de los votos. Estuvo por debajo del 18% que logró en las generales pero aun así por encima de la media nacional. Sin sus votos, no hay mayoría de derechas, pero PP y Ciudadanos, por exigencia de estos, han pactado un acuerdo de Gobierno, con reparto de consejerías sin sentarse con el partido de la derecha nacionalista. Eso ha sentado muy mal en Vox, que amenaza con no apoyarlo y dar el Gobierno al PSOE.

Ante lo que consideran un ninguneo, Vox ha presentado su documento para buscar un acuerdo. Se trata, al igual que ha hecho en Madrid, de sus condiciones de base para negociar y que busca principalmente retratar a Ciudadanos con ellos y que no se repita el apoyo gratis que le dieron en las alcaldías ya que el PP no cumplió el pacto que firmaron Javier Ortega Smith y Teodoro García Egea.

El documento, que es más detallado que el presentado en Madrid, exige "una negociación visible, transparente y simultánea de los tres partidos, incluyendo a Vox, si es que solicitan nuestro apoyo para la investidura". Esa imagen de negociación de igual a igual es prioritaria para Vox, más que entrar en el Ejecutivo regional. "No admitiremos cordones sanitarios ni apoyaremos a nadie que insulte, margine o menosprecie a nuestros votantes o que trate de marginarnos en cualquier negociación para formar gobierno o en la participación en el mismo, con proporcionalidad, en las mismas condiciones que los demás".

Ciudadanos rechaza las exigencias de Vox en Murcia y el pacto con el PP queda en el aire

El documento tiene puntos similares a los presentados en Madrid como la "libertad de elección de centros por parte de los padres e implementación del cheque escolar". Pero añade aspectos que en la Comunidad de Madrid han sido omitidos. Exige derogar la ley de igualdad aprobada en 2016 en Murcia porque, según Vox, "vulnera los derechos fundamentales contenidos en la Constitución de libertad de educación, de expresión y de comunicación, entre otros".

Reclama "mitigar los estragos de la ley de memoria histórica y derogación de todos los preceptos aprobados a nivel autonómico"

También entra en la memoria histórica, un punto que Vox no exige para negociar Madrid. Reclama la "defensa de la libertad de cátedra para mitigar los estragos de la ley de memoria histórica y derogación de todos los preceptos aprobados a nivel autonómico relacionados con esa ley que solo vuelve a crear la división entre españoles".

Que el documento de Vox en Murcia es más duro que el de Madrid se ve perfectamente en el tema del aborto. En Madrid solo habla de "crear una Consejería de Familia y Natalidad para revertir el invierno demográfico e incentivar y apoyar la maternidad", pero en Murcia el partido que lidera Santiago Abascal habla de crear un "programa de ayudas a mujeres embarazadas para evitar abortos". En inmigración reclama la "deportación de los inmigrantes ilegales y apoyo para quienes entran por vía legal" y abandonar la construcción de un centro para menors inmigrantes no acompañados.

Fernando López Miras (PP) y la diputada de Ciudadanos Isabel Franco durante la firma del pacto. EFE
Fernando López Miras (PP) y la diputada de Ciudadanos Isabel Franco durante la firma del pacto. EFE

Aunque el PP se muestra optimista con la negociación, ya que tiene un acuerdo con Ciudadanos que le da la presidencia, la distancia entre el partido naranja y el de la derecha populista es grande. Por tanto, los socialistas siguen a la espera. En Murcia, el PSOE ganó las autonómicas y sumaría mayoría absoluta con Ciudadanos sin necesidad de que entre Unidas Pordemos. En Madrid, si no hay acuerdo entre las tres derechas, Ciudadanos tendría que entrar en algún tipo de acuerdo con Más Madrid para evitar una repetición electoral, lo que lo hace menos viable. El PSOE de Murcia ofreció a Ciudadanos dejarle gobernar la alcaldía de Murcia, la séptima de España por población y para lo que necesitaría el apoyo de Podemos, pero el partido de Rivera desdeñó la oferta. Ahora, solo unas condiciones imposibles de Vox abren ese escenario.

La respuesta de Ciudadanos en un comunicado ha sido enfriar el acuerdo. "Ciudadanos no va a pactar con partidos que frivolicen con la violencia machista, que estigmaticen a los inmigrantes o que ataquen al colectivo LGTBI y los derechos y libertades que han conquistado a lo largo de los años". Ha añadido que Ciudadanos "nació precisamente para hacer frente al pensamiento único, al nacionalismo, a los populistas", por lo que "estamos tratando de llegar a un acuerdo con partidos que quieran progresar, no retroceder. La pregunta ahora es si el PP quiere una Región de Murcia en blanco y negro, anclada al pasado, o una región de futuro".

En Ciudadanos en Murcia había cargos partidarios de negociar con el PSOE pero la dirección de Madrid lo impidió. El PP era la apuesta inicial aunque eso supusiera contar con Vox. Ahora los socialistas, que daban por perdida la comunidad que gobierna el PP desde 1995 y en la que ha habido numerosos escándalos de corrupción, ven un resquicio para conseguirla. En Vox critican que en Murcia Ciudadanos ha sido más tajante que en otros lugares en su negativa a sentarse a dialogar con ellos. Hay quien teme que en realidad su intención sea pactar con el PSOE... si lo autorizan en Madrid.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios