300 EMPRESAS INVESTIGADAS

Ferraris blancos, casas con cine, 10.000€ al mes... Así vivía la trama de los hidrocarburos

La Guardia Civil mantiene abierta la investigación contra la mayor organización dedicada a este tipo de fraude basado en no abonar el IVA

Foto: Los miembros de la trama ingresaron más de 1.000 millones en tres años. (Guardia Civil)
Los miembros de la trama ingresaron más de 1.000 millones en tres años. (Guardia Civil)

El último de la fila, el peón, el que menos dinero se embolsaba en la trama de los hidrocarburos, llevaba una vida que ya quisieran para sí no pocos directivos y ejecutivos de pequeñas y medianas empresas españolas e incluso de grandes multinacionales. Los billetes le sobraban, adquiría los coches que le apetecían y se daba los caprichos que le venían en gana. Su casa, situada en la lujosa urbanización de La Finca, junto a la de futbolistas como Cristiano Ronaldo en su momento, tenía todo tipo de detalles, como un bar o una sala de cine.

En el amplio garaje de la vivienda, le esperaban en todo momento con las llaves puestas dos Ferraris, dos Bentleys y un Porsche Panamera, vehículos que superan en algunos casos los 240.000 euros. Todos ellos habían sido conseguidos por este 'obrero' en el transcurso de su actividad delictiva, según consideran los investigadores del Grupo de Delitos Económicos de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, que entienden que el dueño de todas estas pertenencias no era más que un testaferro de la organización, dedicada a comercializar hidrocarburos y distraer el IVA de todas sus transacciones.

Ferraris blancos, casas con cine, 10.000€ al mes... Así vivía la trama de los hidrocarburos

La razón por la que el último de la cadena podía permitirse tal tren de vida radica en que el negocio mueve una cantidad ingente de dinero, por lo que el IVA que corresponde a estas enormes cifras —concepto que dejaban de pagar— también representa sustanciosas sumas. En solo tres años, los miembros de la trama facturaron 1.200 millones de euros con su red de negocios, de los que casi 200 millones llegaron de forma fraudulenta, según estiman los responsables de las diligencias de la Guardia Civil, que han llevado a cabo la denominada operación Drake en colaboración con la Oficina Nacional de Investigación del Fraude (ONIF) de la Agencia Tributaria, la Fiscalía, la Audiencia Nacional y el Juzgado 5 de Getafe.

El negocio había subido como la espuma en el mencionado corto espacio de tiempo. En concreto, el primer año facturó apenas 17 millones de euros. El segundo, cuando empezó a operar con empresas interpuestas y a dejar de abonar el IVA, ingresó 230 millones. Tal progresión, según los miembros de la UCO, no la consigue nadie en el sector, motivo que llevó a los investigadores a sospechar de la organización, que ejecutaba un fraude sencillo en el fondo —consistía en dejar de pagar el citado impuesto—, pero complejo en la forma.

La operativa, en concreto, se basaba en operar dentro de los depósitos fiscales de hidrocarburos a través de intermediarios de quita y pon. La trama creaba sociedades, ingresaba y luego simplemente no abonaba el IVA a la Agencia Tributaria, que al final de cada ejercicio fiscal reclamaba la cantidad adeudada. Era en ese momento cuando la empresa simplemente dejaba de operar y era sustituida por otra compañía, también perteneciente a la misma organización. Al frente de estas mercantiles se situaban los testaferros, como el dueño de la casa en La Finca, que recibían un sueldo mínimo de 10.000 euros limpios cada mes abonado en A. El dueño de los Ferraris antes citado era de hecho el que menos cobraba.

Alemania, Hong Kong y China

Los cabecillas de la trama pagaban bien a estos testaferros porque eran ellos los que luego se comían 'el marrón' de asumir las deudas con Hacienda, que previsiblemente luego se resolverían por la vía de la negociación o de los tribunales, dado que el interesado se declaraba insolvente y en ningún caso llegaba a abonar las cantidades adeudadas. Los responsables de la organización, sin embargo, salían indemnes gracias a la compleja estructura que habían montado para evitar que los investigadores llegaran hasta ellos. En concreto, montaron un enrevesado entramado de sociedades interpuestas que se perdía en el extranjero. "Hemos localizado transferencias hasta en Alemania, Hong Kong o China", explican desde la UCO.

El complejo sistema situaba a una mercantil que operaba de forma legal —asumiendo sus pagos a la Agencia Tributaria— dentro del depósito fiscal de los puertos de Bilbao o de Motril (Granada), donde llegaban los hidrocarburos. Luego, esta empresa vendía el material a otra sociedad que también era de la trama y que es la que sí dejaba de pagar el IVA para engordar los bolsillos de los responsables de la organización. Esta última, antes de desaparecer del mapa, suministraba la gasolina a otra comercializadora que, como la primera mercantil, también permanecía fija a lo largo de los años, a pesar de pertenecer también a la trama y realizar una actividad limpia.

De este modo, los miembros de la organización se aseguraban de que las sociedades anterior y posterior a la que cometía la actividad delictiva guardaban silencio, puesto que también pertenecían a la red criminal, que no solo se llevaba el dinero de manera fraudulenta sino que después tejía el mencionado entramado societario para blanquear los fondos y que regresaran al bolsillo de los defraudadores, que con ellos adquirían fincas, vehículos y hasta enormes yates de recreo. La Guardia Civil, de hecho, ha investigado más de 300 empresas y 150 personas, de las que únicamente ha detenido a 21, aunque la operación continúa abierta y los responsables de la UCO no descartan más arrestos.

En total, los miembros del Grupo de Delitos Económicos han localizado un millar de cuentas corrientes sospechosas, de las que han bloqueado 350. Además, han intervenido 61 vehículos de alta gama (Ferraris blancos y de otros colores, que son más exclusivos) y 155 inmuebles valorados en 70 millones de euros situados tanto en la mencionada zona residencial de Pozuelo de Alarcón —La Finca— como en la también área de lujo madrileña Ciudalcampo o en Sotogrande (Cádiz). Entre los 21 detenidos, además de testaferros y cabecillas de la trama, hay también abogados y asesores fiscales con mucha experiencia.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios