movieron más de seis millones desde el principado

La UCO destripa la red societaria de Zaplana: base en Andorra con cuentas millonarias

La Guardia Civil acredita la existencia de cuentas andorranas controladas por el principal testaferro del exministro y cómo movió más de seis millones para cerrar operaciones inmobiliarias

Foto: Zaplana en mayo del año pasado, cuando fue detenido por agentes de la UCO. (EFE)
Zaplana en mayo del año pasado, cuando fue detenido por agentes de la UCO. (EFE)

La red vinculada al exministro de Trabajo, Eduardo Zaplana, usó el Principado de Andorra como una de sus bases principales de operaciones para mover el dinero presuntamente procedente de comisiones. Los informes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil reflejan la existencia de un "patrimonio vinculado" a una parte importante de los investigados de la operación Erial con operativas monetarias que se habrían desarrollado desde Panamá, Luxemburgo, Uruguay o Suiza y donde el pequeño país pirenaico jugó un papel central.

Así lo reflejan los tomos del sumario que la jueza Isabel Rodríguez, tras levantar de nuevo parcialmente el secreto de las actuaciones, entregó este martes a las partes. En los documentos, a los que tuvo acceso El Confidencial, se describe a través de informes policiales la participación de Zaplana y sus socios en la operativa andorrana, con un papel especial para Joaquín Barceló 'Pachano', considerado el principal testaferro del expresidente de la Generalitat valenciana. El abogado uruguayo Fernando Belhot, el asesor fiscal Francisco Grau o el empresario Saturnino Suanzes y su hermana la exdiputada del PP, Elvira Suanzes, son los nombres que se vinculan al interés por vigilar y controlar los fondos se movían desde las cuentas andorranas. Todos ellos figuran como investigados en la causa. La exparlamentaria por el hallazgo de correos electrónicos que revelan gestiones personales para tener bajo control los activos andorranos. Queda secreta todavía la parte referida a las dos cuentas suizas en las que la magistrada ha inmovilizado otros seis millones de euros de los cuales el 90% los atribuye a Zaplana.

"Ya en el Informe integral del estado de la investigación se exponía la aparente confluencia de intereses existente entre los citados anteriormente y que, según los indicios recabados, estaría relacionado con la ostentación de determinadas cuentas bancarias en el Principado de Andorra, tituladas por empresas panameñas y cuyo beneficiario sería, al menos, Joaquín Miguel Barceló Llorens", señala la Guardia Civil, que ha realizado las pesquisas en colaboración con la Guardia Civil.

Según estos informes, de las primeras investigaciones realizadas se pudo determinar la relación de Barceló con diferentes productos bancarios en Andorra, bien directamente, bien a través de diferentes sociedades panameñas como Plaza Fountain, Puncak Services o Adua. "El estudio de la información obtenida vino a describir una serie de abonos -principalmente en efectivo- en una cuenta bancaria numerada aparentemente titulada por Barceló Llorens y perteneciente a la Banca Privada de Andorra (BPA). Las cantidades que se habrían abonado en esta cuenta suman 6,4 millones de euros, ingresos que se habrían efectuado durante los años 2004-2007", sostienen los investigadores.

"Posteriormente, en el año 2007, una parte importante de estas cantidades, sobre unos 5,6 millones, se traspasan a una cuenta bancaria también establecida en Andorra pero en este caso titulada por la sociedad Puncak Services, sociedad panameña". Según la UCO, estas cantidades terminarían empleándose en determinadas operaciones de adeudo, a saber: retiradas de efectivo (algo menos de 1 millón), dos transferencias a Luxemburgo a favor de las mercantiles Imison International (1,5 millones) y Anipa Corporation (1 millón) y traspasos a dos cuentas bancarias en Andorra bajo titularidad también de otras sociedades panameñas (Adua y Plaza Fountains). Figura además un trasvase de fondos de 1,3 millones de dólares desde Andorra a otra sociedad panameña, Vansley International, cuyo presidente es Fernando Belhot. Barceló empleó además Plaza Fountains para gestionar una cuenta de valores y abonos que fue retirando en efectivo.

De las intervenciones telefónicas efectuadas y la información recopilada se desprende la existencia de determinados problemas de índole jurídica relacionados con los productos bancarios andorranos. Esta circunstancia dio lugar a una serie de reuniones, llamadas y gestiones en las que habrían participado todos los protagonistas, incluido el propio Zaplana. Fue entonces cuando ganó especial relevancia el papel desarrollado por Saturnino Suanzes ('Nino', en las conversaciones) como interlocutor de todos ellos y ante los organismos andorranos.

El expresidente de la Generalitat Eduardo Zaplana tras firmar en el juzgado el primer lunes tras quedar en libertad. (EFE)
El expresidente de la Generalitat Eduardo Zaplana tras firmar en el juzgado el primer lunes tras quedar en libertad. (EFE)

"Se evidenció de la intervención telefónica efectuada la existencia de un cierto grado de preocupación al respecto de estos, el cual atañería tanto a Joaquín Barceló, como a terceros a priori no relacionados directamente, como sería. Eduardo Zaplana. Esta preocupación se puso de manifiesto cuando los investigados tuvieron conocimiento de la existencia de una noticia de prensa en la que se exponía un listado de sociedades entre las que se encontraría una de las tituladas por Barceló, como Plaza Fountains", señalan los investigadores en referencia a una información de El País.

En aparente relación con la aparición de esta noticia y la preocupación que esto habría suscitado en el exministro, el 18 de abril de 2018 se interceptó una conversación oral entre este y Fernando Belhot en la que se haría referencia a esa circunstancia. Concretamente, en un momento dado de la misma Eduardo Zaplana expone: "Yo lo que me acojonó fue cuando vi la página web (..) pero no... no por el fondo, porque tengo mucha confianza en ti (..) y yo sé que tú te sabes manejar (...) sino por lo que el periodista este..,”. Seguidamente continúa manifestando, en referencia aparente a Barceló que'entonces este, que ahora esté muy bien (...) dice: ¿A. ver si me estoy columpiando yo aquí? (..) y creo que estos no tienen nada y tienen la de Dios... y estuve cuatro o cinco días".

"Con respecto a esta parte de la conversación resultan de interés varios aspectos. Por un lado, el hecho de que lo recogido en la noticia preocupe a Eduardo Zaplana, ya que aparentemente se trataría de una cuenta bancaria titulada por una mercantil panameña propiedad de Barceló; pareciendo lógico ponderar que su preocupación podría venir derivada de su vinculación con la misma", especula la UCO.

Por otro lado, también resulta de interés a juicio policial el hecho de que exponga que no le preocupa 'el fondo" porque tiene "mucha confianza en Fernando Belhot. "pudiendo derivarse de estas palabras dos circunstancias: la participación de Fernando Belhot en los hechos relacionados con esta mercantil panameña y, además, que podrian encontrarse estos alejados de la legalidad, dado que su despreocupación no tiene que ver con el fondo mismo, sino con la confianza que tiene depositada" en el abogado uruguayo.

Los investigadores sostienen, de hecho, que de las conversaciones interceptadas se interpreta que el propio Barceló era desconocedor de la actividad de parte de la red societaria, en la que él mismo figuraba como titular.

Comunidad Valenciana
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios