LA INVESTIGACIÓN ESTÁ A PUNTO DE ACABAR

La Policía reconstruye el asalto a la embajada de Corea y busca conexiones con la CIA

Los investigadores creen que el grupo disidente coreano que se ha atribuido el asalto no tiene la capacidad logística para realizar esta operación en España sin el apoyo de aliados

Foto: La embajada de Corea del Norte en Madrid.
La embajada de Corea del Norte en Madrid.

La Policía Nacional está a punto de cerrar la investigación del asalto a la embajada de Corea del Norte, producido el pasado 22 de febrero y adelantado en exclusiva por El Confidencial. La Brigada Provincial de Información realizó la semana pasada en la propia legación consular, situada en el madrileño barrio de Aravaca, una reproducción del ataque mientras intenta ultimar las conexiones de los asaltantes con la CIA. Aunque el diario estadounidense 'The Washington Post' publicó el pasado viernes un breve vídeo en el que miembros del grupo disidente surcoreano Cheollima Civil Defense (CCD) asaltan presuntamente la embajada madrileña, fuentes de los servicios secretos españoles aseguran que esta organización, que busca derrocar la dinastía Kim, no tiene capacidad logística para realizar una operación de este tipo en España si no es con ayuda de aliados extranjeros. El grupo Cheollima ha sido definido en ocasiones como una supuesta fuerza 'proxy' (un agente extranjero) de la CIA.

Los investigadores (hay dos grupos, uno de la Policía Nacional y otro del CNI) quieren cerrar las pesquisas en breve, coordinados con el juzgado de instrucción número 5 de la Audiencia Nacional. El objetivo no es cerrar el caso en falso, aunque fuentes judiciales señalan que será muy complicado realizar detenciones o tramitar imputaciones por este asalto, ya que se sospecha que los integrantes del comando que participaron en esta acción ya habrían abandonado España. Todos los asaltantes tenían rasgos asiáticos (según los funcionarios de la embajada, eran ciudadanos de Corea del Sur) y algunos de ellos hablaban también en español. El diario 'El País' publicó que la Policía ha podido identificar a dos de los miembros del comando, que estarían vinculados a la CIA estadounidense.

Interior de la embajada de Corea del Norte en Madrid. (D. Muñoz)
Interior de la embajada de Corea del Norte en Madrid. (D. Muñoz)

La verdad es que el asalto fue en cierta medida un trabajo bastante profesionalizado. Los investigadores españoles han visualizado las cámaras de la embajada y las de los alrededores, han inspeccionado el transformador eléctrico y la antena telefónica que hay junto a la parcela —donde días antes se produjo un incendio que podría estar vinculado—, han indagado en la razón por la que las farolas que rodean el chalé estaban a medio gas el día del asalto y han analizado los dos vehículos diplomáticos en los que huyeron los asaltantes (una decena) y que fueron abandonados en las inmediaciones de la embajada. También han detectado que algunas medidas de seguridad con las que contaba el chalé de Aravaca habían sido inutilizadas previamente.

Lo único que falló es que una de las empleadas de la embajada pudo escapar, herida, y alertar a la Policía española. Al parecer, los asaltantes planeaban una huida discreta tras amordazar al responsable de la legación (al que agredieron) y al resto de trabajadores que viven y trabajan allí, y al final tuvieron que escapar en dos vehículos oficiales de la embajada que abandonaron después. La reconstrucción del ataque realizado la semana pasado ha servido a la Policía Nacional para intentar cuadrar las últimas piezas de este complicado puzle. Los agentes llevan ya unas semanas realizando además un exhaustivo control de los pocos funcionarios norcoreanos que quedan en la embajada. Se trataría de una especie de 'protocolo antisuicidios', un control que se realiza varias veces a lo largo del día para verificar que los empleados están bien y que no les ocurre nada.

La embajada de Corea del Norte fue asaltada por una decena de hombres armados.
La embajada de Corea del Norte fue asaltada por una decena de hombres armados.

Tras el asalto, los funcionarios norcoreanos están realizando una vida muy discreta. Apenas salen de la embajada. Sacan la basura una vez a la semana y por la noche se ven pocas luces en la sede, un chalé de la calle Darío Aparicio de Madrid. El inmueble consta de dos plantas, jardín, cancha de tenis y una gran piscina. Incluso los servicios médicos los visitan en la embajada. Una de las trabajadoras resultó herida grave en la cara tras el asalto y recibe los cuidados médicos dentro de la sede. Como novedad, Corea del Norte ha ordenado que se pongan nuevas cámaras de seguridad en el perímetro de la embajada, que ya se han instalado. Algunos vecinos señalan que la sede recupera poco a poco la normalidad y que dentro han vuelto a organizar partidos de voleibol.

El régimen norcoreano abrió su embajada en Madrid en octubre de 2013. El embajador, Kym Hyok-chol, residió en este inmueble tan solo cuatro años. En septiembre de 2017, España lo declaró persona 'non grata' y fue expulsado del país. La medida respondía a las sucesivas pruebas nucleares realizadas por el régimen de Pyongyang. Kim Hyok-chol se ha convertido en un activo importante para el Gobierno de su país y ha pasado a formar parte del equipo de negociadores con EEUU. Organizó incluso la cumbre que hace unas semanas se celebró en Vietnam entre el presidente norteamericano, Donald Trump, y el líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, con el fin de abordar la política nuclear del país asiático. La cumbre bilateral resultó finalmente un fracaso, después de que El Confidencial desvelara el asalto a la embajada justo el día anterior a que comenzara el encuentro.

Las sospechas de los investigadores son que los asaltantes estaban buscando información sobre el embajador que, en estos cuatro años que estuvo en Madrid, gozó de cierta libertad de movimientos y encuentros. No hay que olvidar que los servicios de seguridad de otros países, como Alemania, han detectado que las embajadas coreanas abiertas en sus territorios usaban la legación consular para adquirir material relacionado con su programa de armas. Es posible, por tanto, que el comando que entró en el chalé de Aravaca buscara información comprometida en ese sentido. De hecho, los asaltantes se llevaron ordenadores y dispositivos electrónicos.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios