intenta derrocar a la dinastía kim

La otra hipótesis del asalto a la embajada de Corea del Norte: el oscuro grupo Cheomilla

A las sospechas que apuntan a la CIA como responsable del asalto a la embajada de Corea del Norte en Madrid se suma ahora la hipotesis de que una organización disidente ejecutó la operación

Foto: La embajada de Corea del Norte fue asaltada por una decena de hombres armados.
La embajada de Corea del Norte fue asaltada por una decena de hombres armados.

A las sospechas que apuntan a la CIA como responsable del asalto a la embajada de Corea del Norte en Madrid se suma ahora la hipótesis de que una organización disidente habría planificado y ejecutado la operación. Fuentes conocedoras de la misión citadas por 'The Washington Post' señalan al denominado Cheollima Civil Defense, un opaco grupo que intenta derrocar a la dinastía Kim y alentar deserciones masivas en Corea del Norte. Es la primera vez que esta organización, presuntamene surcoreana y también conocida como Free Joseon, es mencionada en la trama y, según el diario estadounidense, que no identifica a sus fuentes, tanto la Administración Trump como el Gobierno español han declinado comentar la información.

Aunque las fuentes citadas por 'The Washington Post' subrayan que las agencias de inteligencia de EEUU eran especialmente reacias a involucrarse en el asalto porque este se produjo cinco días antes de la segunda cumbre entre Donald Trump y el líder norcoreano Kim Jong-un, la operación supondría el ataque más ambicioso hasta la fecha para el grupo Cheomilla, una organización casi desconocida que alcanzó cierta notoriedad en 2017 tras evacuar a un sobrino de Kim Jong-un de Macao porque su vida corría peligro. En un vídeo publicado en YouTube en marzo de 2017, el joven se identificaba como Kim Ham-Sol, mencionaba el asesinato de su padre Kim Jong-nam en Malasia y añadía unas palabras de agradecimiento que han sido censuradas.

Por ahora los investigadores de la Policía Nacional y del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) no descartan "ninguna línea" de investigación, pero fuentes consultadas por El Confidencial apuntan a los servicios secretos de EEUU como planificadores del asalto, probablemente en colaboración con otros servicios de inteligencia o con cómplices. El grupo Cheomilla ha sido definido en ocasiones como una supuesta fuerza 'proxy' (un agente extranjero) de la CIA.

La identidad de los asaltantes, el comando que tomó el 22 de febrero la embajada norcoreana en Madrid, donde inmovilizó al personal antes de robar ordenadores y teléfonos móviles, es una cuestión especialmente sensible debido a las negociaciones nucleares entre Kim Jong un y Donald Trump, quien en los primeros compases de su presidencia amenazaba con "aniquilar" al régimen norcoreano. Tras el fracaso de la cumbre de Hanói el mes pasado, la tensión ha resugirdo entre Washington y Pyongyang, hasta el punto de que el ministro de Exteriores norcoreano amenazó este viernes con congelar los contactos para la desnucleariazción de Corea del Norte.

La web del grupo Cheomilla, cuya actividad principal sería 'extraer' y ayudar a desertores norcoreanos, no menciona ninguna implicación en el ataque, aunque el 25 de febrero publicó un comunicado afirmando que el grupo había "recibido una solicitud de ayuda por parte de camaradas de un país occidental". Añadía que "la situación era extremadamente peligrosa, pero (nosotros) respondimos". La organización también asegura que la próxima semana realizarán un importante anuncio, aunque no ha publicado detalles de ninguna operación.

"Este grupo es el primer movimiento de resistencia conocido contra Corea del Norte, lo que hace que sus actividades despierten un gran interés", declara al 'Washington Post' Sung-Yoon Lee, experto en Corea del Norte de la Universidad Tufts.

Los expertos creen que los ordenadores y los teléfonos móviles que los asaltantes robaron durante el asalto contienen información extremadamente valiosa. "Podría haber contactos y documentos relacionados con los intentos de Corea del Norte de evitar las sanciones e importar artículos de lujo de Europa, que fue una de las tareas clave de Kim Hyok Chol, el exembajador de Corea del Norte en España", opina Sung-Yoon Lee.

Durante las semanas previas a la cumbre de Hanói, el régimen de Corea del Norte purgó su cuerpo diplomático y ordenado el reemplazo de funcionarios que ya sirvieron con el padre y el abuelo de Kim Jong-un por asesores más jóvenes. Entre los nuevos nombramientos destacó el de Kim Hyok Chol, al que el Gobierno español expulsó en 2017 y al que el régimen puso al frente de las negociaciones nucleares con el enviado de la Administración Trump, Stephen Biegun.

Mundo

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios