"NO NOS INTERPELA PARA NADA"

Sánchez ignora los 21 puntos de Torra y se ciñe al comunicado pactado con el Govern

El Ejecutivo no tiene previsto mandar ninguna nueva respuesta al 'president' e insiste en que la "base" para el diálogo es la nota conjunta. Rechaza el derecho de autodeterminación otra vez

Foto: Quim Torra recibe a Pedro Sánchez a su llegada al Palau de Pedralbes, el pasado 20 de diciembre en Barcelona. (EFE)
Quim Torra recibe a Pedro Sánchez a su llegada al Palau de Pedralbes, el pasado 20 de diciembre en Barcelona. (EFE)

De momento, no habrá un documento de vuelta del Gobierno de Pedro Sánchez a Quim Torra. El Ejecutivo se queda en el comunicado conjunto que pactó con el Govern el pasado jueves en Barcelona y que supuso el crecimiento de la distancia con la oposición y del malestar de un sector del PSOE. No va a ir más allá. No tendrá en cuenta el texto de 21 puntos que le dio en mano el 'president'.

"Para el Gobierno, lo que existe oficialmente es el comunicado conjunto. Y sobre esa base es sobre la que hay que trabajar. Ese es el camino", aseguraron fuentes de La Moncloa este miércoles. "Del documento de Torra, habrá que preguntar a Torra. Oficialmente, para el Gobierno la base es la declaración pactada, el comunicado conjunto. Nada más", insistían.

Y en el equipo de la vicepresidenta, Carmen Calvo, que lleva el peso de las conversaciones con el Govern en el día a día y condujo las negociaciones que desembocaron en la reunión del Palau de Pedralbes de la semana pasada, ofrecen la misma respuesta: no habrá un texto de respuesta al 'president' y lo que vale son los cuatro párrafos acordados con el Ejecutivo catalán, en los que las dos partes reconocen la existencia de "un conflicto sobre el futuro de Cataluña" y comparten, pese a las "diferencias notables", una apuesta por un "diálogo efectivo" que pueda vehicular una propuesta política "que cuente con un amplio apoyo en la sociedad catalana". Y añaden el compromiso de potenciar esa interlocución para avanzar hacia una "respuesta democrática a las demandas de la ciudadanía de Cataluña, en el marco de la seguridad jurídica". Expresión esta última cuestionada porque se eliminó la referencia a la Constitución, planteada por el Gobierno, dado que la Generalitat no la aceptaba.

"Oficialmente, para el Gobierno la base es la declaración pactada, el comunicado conjunto. Nada más", dicen en La Moncloa


Torra reveló este 25 de diciembre, en la tradicional ofrenda floral al primer 'president' en la etapa republicana, Francesc Macià, que había entregado a Sánchez una "propuesta de acuerdo democrático" con 21 puntos. Fue en la cita en Pedralbes, en la tarde del pasado 20 de diciembre. El jefe del Govern destacó los tres aspectos "más importantes" de ese documento. Uno, el ejercicio del derecho a la autodeterminación, "con una propuesta de una comisión internacional que medie entre los gobiernos de Cataluña y de España". Dos, la "desfranquización' de España y el aislamiento del fascismo y la ultraderecha". Y tres, la "regeneración democrática y la ética política como fundamentos en los cuales basar la discusión política".

El reto de Puigdemont

La existencia de ese documento de máximos la anticipó El Confidencial en su edición del viernes, y ya relataba que Sánchez ni la había tenido en cuenta. Pero no fue hasta el día de Navidad cuando el 'president' reveló la entrega de la propuesta al mandatario socialista y contó los puntos más relevantes. Una manera de aplacar la ira de una parte de las bases independentistas, descontentas con los escasos frutos tangibles de la reunión o directamente ofuscadas por la celebración de la misma reunión. Y eso que el Govern se esforzó en venderla como una 'minicumbre' entre dos gobiernos, y para ello presionó a La Moncloa para una foto de grupo. Consiguió esa imagen al final: los dos presidentes junto a sus números dos, Carmen Calvo y Pere Aragonès, más la ministra Meritxell Batet y la 'consellera' Elsa Artadi. Todos de pie y con sonrisa forzada.

El 'president' contó los tres puntos que cree más relevantes del texto: derecho a decidir y mediación internacional, regeneración, 'desfranquización'

Torra sostuvo que la "propuesta catalana" es la que estaba contenida en esos 21 puntos, y por ello esperaba una respuesta del Gobierno, ya que "el diálogo no se puede quedar solo en palabras vacías", sino que ha de ser "creíble", y para serlo, la Generalitat necesita conocer "al detalle" cuál es la contraoferta española, puesto que en los casi siete meses en los que Sánchez lleva en La Moncloa sigue habiendo aún "presos y exiliados" y no hay "ninguna concreción sobre el derecho a la autodeterminación". "En estas condiciones, nosotros no votaremos los Presupuestos Generales del Estado", aseguró.

Este miércoles, festivo en Cataluña, interpelaba asimismo al Ejecutivo el 'expresident' Carles Puigdemont. En términos muy duros, haciendo sangre en las fisuras dentro del PSOE a cuenta de la política de distensión. "El PSOE es un desastre de proporciones siderales, y haríamos bien en ser muy cautelosos, porque no sabemos quién manda. ¿A quién tenemos sentado delante y en el nombre de quién habla? ¿De una minoría parlamentaria? ¿De los barones de su partido?". El tuit de Puigdemont era la respuesta a las palabras de la hasta ahora baronesa socialista más influyente, Susana Díaz, que en una entrevista emitida en Navidad en la SER deslizaba su petición al Gobierno para que aplicase ya el artículo 155 en Cataluña.

Sánchez ignora los 21 puntos de Torra y se ciñe al comunicado pactado con el Govern

"A nosotros no nos interpela Torra con ese documento, para nada", abundaban este miércoles también desde el Ministerio de Política Territorial, que dirige Meritxell Batet. El Gobierno defiende que el 'president' puede presentar todos los textos que quiera, hablar en los reuniones de aquellos temas que desee —del derecho a decidir o de los procesados en el juicio del 'procés'—, pero eso no hará cambiar la posición ya conocida: el derecho de autodeterminación "no existe" ni cabe en la Constitución y no se interferirá en las decisiones de la Justicia. Y mucho menos se aceptará una mediación internacional, algo que ya pidió Puigdemont el otoño pasado y que negó el Ejecutivo de Mariano Rajoy con el apoyo del PSOE.

La duda otra vez con los PGE

No lo dicen solo los socialistas. También sus socios de Podemos: "No hace falta que mediadores internacionales solucionen los problemas de nuestro país", decía incluso el secretario de Organización morado, Pablo Echenique, el mismo 25 de diciembre. El Gobierno cree que las advertencias del 'president' responden a su pretensión de aplacar los ánimos de las bases separatistas: "Es curioso —esgrimen desde Vicepresidencia— que solo haya hablado de esos 21 puntos varios días después de la reunión".

En el Gobierno entienden que ha de ser la Generalitat la que cuente el texto, y el PSOE juzga "anecdótico" que La Moncloa no informara de él

En La Moncloa entienden que no tenían ellos la responsabilidad de hablar de ese documento, porque lo firmaba la Generalitat. La portavoz socialista en Bruselas, Iratxe García, restaba este miércoles en RNE importancia al hecho de que el Gobierno ocultara ese texto. "Esas son cuestiones más anecdóticas que lo que en realidad tenemos que tener en cuenta, y es que se ha producido un encuentro entre el Gobierno de España y el de una comunidad como Cataluña para normalizar la situación de convivencia y de colaboración y cooperación que tiene que haber entre las distintas administraciones en nuestro país". García insistió en que la salida es el refuerzo del autogobierno vía reforma del Estatut y respondió a los barones socialistas que "a día de hoy no se dan las condiciones para aplicar el artículo 155", por lo que ahora toca enviar un "mensaje de tranquilidad a [Emiliano García] Page y [Javier] Lambán", presidentes de Castilla-La Mancha y Aragón y los dos dirigentes socialistas de primer nivel que, con Díaz, han cuestionado abiertamente la estrategia de Sánchez con Cataluña.

Sánchez ignora los 21 puntos de Torra y se ciñe al comunicado pactado con el Govern

Y, mientras, los Presupuestos siguen estando en el aire. Ahora, a la luz de las declaraciones públicas de Torra, Puigdemont o la diputada Míriam Nogueras, próxima al 'expresident', todo apunta a que ese apoyo será muy difícil. Más con un juicio a los dirigentes separatistas que arranca a finales de enero, justo para cuando el Gobierno tiene previsto presentar su proyecto de ley. Pero la situación es muy cambiante y lo que unos días parece negro luego muda de color. Así pasó, por ejemplo, con la reunión entre Sánchez y Torra.

Sánchez ignora los 21 puntos de Torra y se ciñe al comunicado pactado con el Govern

Ese argumento fue el utilizado por la titular de Hacienda, María Jesús Montero, este miércoles: cada día se van sucediendo manifestaciones en diferentes sentidos por parte de ERC o del PDeCAT, pero el Ejecutivo "sigue confiando" en presentar en enero los PGE y en poderlos sacar adelante, informa EFE. Todavía quedan semanas para saber el voto de las formaciones separatistas en el debate de las enmiendas de totalidad: esa sesión no llegará hasta mediados o finales de febrero, suponiendo que Sánchez cumpla con su compromiso de llevar las cuentas de 2019 al Congreso en el primer mes del año.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios