el 155 lo "aplicó" el independentismo

Sánchez: "En esta legislatura debemos construir espacios de lealtad" con Cataluña

El presidente urge al Govern a pasar de la "proclama" al "diálogo real" y asegura que "aquellos cuya única propuesta es el 155 perpetuo a lo que aspiran es a perpetuar la crisis en Cataluña"

Foto: Pedro Sánchez llega a la foto de familia para el Consejo de Ministros en Barcelona, este 21 de diciembre en la Llotja de Mar. (EFE)
Pedro Sánchez llega a la foto de familia para el Consejo de Ministros en Barcelona, este 21 de diciembre en la Llotja de Mar. (EFE)

Pedro Sánchez demanda al Govern de Quim Torra que pase de la "proclama al diálogo real". De las "soflamas emocionales", que decía el pasado viernes su portavoz, Isabel Celaá, a una conversación sincera, también entre los propios catalanes, entre nacionalistas y no nacionalistas. Y también considera fundamental la construcción de esos espacios de "lealtad institucional" con Cataluña. El presidente insiste en su estrategia como la única posible, no ve necesaria la aplicación de un nuevo 155 —en 2017 quien lo "aplicó" fue el independentismo, al saltarse la legalidad, cosa que ahora no ha hecho—, y confía en poder sacar sus Presupuestos adelante.

Son los principales mensajes que deja el presidente del Gobierno en una entrevista que publica este domingo el diario 'La Vanguardia', y que se realizó en la Casa Llotja de Mar después de que este edificio emblemático de Barcelona acogiera el Consejo de Ministras y Ministros del pasado viernes. El jefe del Ejecutivo niega todo ejercicio de "rendición" como le reprochan al unísono PP y Ciudadanos, al entregar a Torra la foto a seis en el palau de Pedralbes. Sánchez no quiere ni llamarlo 'minicumbre', sino un "encuentro entre el presidente del Gobierno y el presidente de la Generalitat", y "después está la interlocución" que el Ejecutivo central "siempre ha mantenido" con la 'consellera' de Presidencia, Elsa Artadi, y el 'vicepresident', Pere Aragonès. "No le daría más significado que ese".

"Hay un espacio del con­servadurismo político y mediático que no quiere que se avance en el diálogo. Lo que hay que preguntarles es qué solución proponen para resolver la crisis en Cataluña", responde. La salida no está en una nueva intervención de la comunidad. "Aquellos cuya única propuesta es el 155 perpetuo a lo que aspiran es a perpetuar la crisis en Cataluña. Siempre hay que recordar una cosa: el 155 se aplicó para recuperar el autogobierno en Cataluña que había sido vulnerado por el independentismo después de las leyes de desconexión del 6 y el 7 de septiembre del año pasado y el 27-O [con la declaración unilateral de independencia]. Yo lo dije entonces, quien aplicó el 155 fueron los que violentaron el Estatut y la Constitución. Fue el independentismo, y ahora mismo no estamos en esa situación".

Siempre he dicho que la solución a la crisis catalana va a durar años. La tarea es intentar construir espacios de diálogo


El mandatario socialista reconoce que no le ayuda "en absoluto" en su estrategia que PP y Cs no colaboren, porque "rompe" con la "lealtad" al Estado que se solidificó hace un año, cuando hubo que aplicar el 155 y el PSOE apoyó al Gobierno de Mariano Rajoy. Insiste, como hace en sede parlamentaria y fuera de ella, que la derecha "ha confundido desgastar al Ejecutivo con desgastar al Estado". "Entre el 155 perpetuo y la unilateralidad que otros proclaman hay un espacio en el que se encuentra la mayoría social de Cataluña y del conjunto del país. Y ahí queremos estar nosotros, ofreciendo diálogo, acuerdo y un compromiso que garantice la convivencia en la sociedad catalana".

Primero, una reforma del Estatut

Por eso Sánchez anima a la Generalitat a "pasar de la voluntad de diálogo al diálogo real". Eso significa que el Gobierno dialogue con las instituciones catalanas, como él mismo hizo en Pedralbes el jueves, pero también que los propios catalanes hablen. El presidente saluda la idea de una mesa de diálogo que "trascienda la dinámica de bloques" y en la que se tiene que forjar un nuevo acuerdo "amplio" y que represente a una gran mayoría social, que es a lo que hacía referencia, defiende, el comunicado conjunto de los dos gobiernos.

Sánchez rehúsa adelantar si indultará a los presos del 'procés', porque no hay condenas y porque no quiere interferir en la acción de la Justicia

Sánchez reitera que la salida del conflicto en Cataluña llevará mucho tiempo. "Yo siempre he dicho que la solución a la crisis catalana va a durar años [...]. La tarea que tenemos para esta legislatura es intentar construir espacios de diálogo, de acuerdo y de confianza y lealtad institucional tras una crisis en la que se han alejado mucho las posiciones. Pero si vamos a los máximos, será difícil encontrar un mínimo común denominador que nos permita empezar a construir la solución", subraya, porque "el problema no es la independencia, sino la convivencia". Esa solución ha de situarse "dentro de la Constitución" y "evidentemente" tiene que pasar por el referéndum de la sociedad catalana. "Lo primero" sería "articular una reforma del Estatut", antes incluso de modificar la Carta Magna, sostiene.

Sánchez: "En esta legislatura debemos construir espacios de lealtad" con Cataluña

Las dos partes, independentistas y constitucionalistas, cree Sánchez, han de hacer "autocrítica" por los errores del pasado. Así, el Govern tiene que pasar de la proclama de la voluntad de diálogo al diálogo real en torno a una mesa con el resto de las fuerzas parlamentarias". Sánchez es preguntado por los indultos, si es partidario de conceder esa medida de gracia a los líderes soberanistas procesados en caso de que fueran condenados. Él, en su línea, se muestra remiso a adelantar escenarios, porque hay que "respetar" el procedimiento judicial, no interferir en él y no hablar de indultos para quien no tiene siquiera una condena. Tampoco manifiesta, como sí han hecho otros miembros de su Ejecutivo, su discrepancia con la prisión provisional de los encausados. Insiste que ha de ser "escrupuloso" con la separación de poderes y respetar las decisiones de la Justicia.

"El Gobierno gobierna"

El mismo día en que Sánchez se reunía con Torra en Pedralbes, ERC y el PDeCAT votaban a favor de la senda de déficit en el Congreso, aun a sabiendas de que los objetivos de estabilidad serán tumbados en el Senado por la mayoría absoluta del PP. "Ojalá" este giro de los soberanistas significa que los Presupuestos Generales del Estado de 2019 salen aprobados, porque son unas cuentas "sociales" que buscan "no dejar a nadie atrás".

El presidente confía en sacar sus PGE. Llamará a elecciones mirando el "interés general", no el del PSOE. Su vocación es "agotar la legislatura"

Su voluntad es que el proyecto se apruebe en el primer trimestre del año. Y si no es así, si no hay nuevos PGE, ¿descarta un superdomingo electoral?, le pregunta Màrius Carol, director de 'La Vanguardia'? "Cuando se convoquen las elecciones no será por interés del partido, sino por interés general. Y mi vocación es agotar la legislatura". El presidente insiste en que, pese a sus 84 escaños asegurados, los de su grupo, "el Gobierno gobierna", y ha conseguido convalidar 17 decretos leyes sin ninguna derrota, aprobar 11 proyectos de ley y trasponer "más de una treintena de directivas europeas". El Ejecutivo, recuerda, sí tiene apoyos en el Parlamento, no solo de ERC y del PDeCAT, sino "también en algunos casos por parte de Ciudadanos y el PP".

Sánchez: "En esta legislatura debemos construir espacios de lealtad" con Cataluña

En la entrevista da a entender el presidente que una nueva entente con Albert Rivera, como la que trenzó en 2016, será difícil. Los naranjas prefieren "seguir la senda" tradicional de la derecha, "vivir del agravio territorial" para "arañar más votos" en otros lugares de España, y eso es "un error histórico". Él consiguió llegar a acuerdos con el Cs que "apostó por la regeneración institucional y democrática en sus primeros tiempos", el que decía que no investiría a Mariano Rajoy pero que al final lo acabó haciendo. "Son dos Ciudadanos muy distintos. Creo que Ciudadanos ha apostado por entenderse con el Partido Popular y con Vox, y es un error histórico porque uno no puede calificarse de europeísta poniéndose al lado de fuerzas antieuropeas como es el caso de la ultraderecha. Lo lamento, y ojalá que puedan rectificar en el fu­turo".

Sánchez manifiesta que no le preocupa tanto Vox como su "influencia" en el discurso de PP y Cs. Vuelve a defender que ambas formaciones se equivocan si creen que un pacto con la ultraderecha puede "moderar" al partido de Santiago Abascal. "Lo que va a hacer es radicalizar al PP y Cs. Escuchar algunas declaraciones del señor Casado descalificando a sus adversarios políticos, hablando de presidente ilegítimo, presidente inconstitucional, golpista o decir lo que dice sobre la guerra civil y el derramamiento de sangre son declaraciones hiperbólicas que demuestran un grado de nerviosismo muy importante del PP en relación con su competencia ideológica con Vox".

Borrell, "extraordinario candidato" para europeas

El presidente también opina sobre lo ocurrido en las elecciones andaluzas. Está convencido de que ha habido varios elementos que han pesado y han desencadenado la debacle socialista, como los 36 años en el poder. ¿Y Cataluña? Hay varios barones socialistas que temen el influjo del debate soberanista en sus propias elecciones, y que entienden que la derrota de Susana Díaz tiene mucho que ver con la estrategia del Gobierno. Sánchez recalca que Cataluña "influye en la política española desde hace décadas", "siempre ha sido un elemento clave". Pero "lo crucial en Cataluña es encontrar puntos de confianza, de lealtad, para garantizar la convivencia, que es lo que está en riesgo", y en eso va a seguir trabajando el Gobierno, reivindica.

Cs ha apostado por entenderse con el PP y con Vox, y es un error histórico porque se pone al lado de fuerzas antieuropeas

Respecto a las críticas cada vez menos veladas de los barones, el jefe del Ejecutivo señala que el PSOE es "una organización bien diversa", como lo es el país. Pero el partido y el Ejecutivo, advierte, "defienden una España progresista, que mira al futuro y que no quiere volver a repetir errores del pasado más reciente, que quiere reconocer derechos y libertades", una España que defiende el modelo autonómico frente a quienes, en la derecha, persiguen una "involución democrática" y una recentralización.

Sánchez: "En esta legislatura debemos construir espacios de lealtad" con Cataluña

Sánchez prefiere no avanzar el futuro de Díaz. "Tiene que trabajar por ser la presidenta en la Junta. Tiene todo el apoyo del Gobierno de España y del PSOE. Porque nos interesa la estabilidad en Andalucía". No obstante, agrega, "tendrán que ser los compañeros del partido en ese territorio los que tomen las decisiones oportunas".

El líder socialista no desvela aún sus cartas para las europeas, elecciones que se celebran el 26 de mayo, con las autonómicas y municipales. No oculta, eso sí, su buena opinión de Josep Borrell. "Es un peso pesado del Gobierno de España. Sería un extraordinario candidato, pero [...] también es un extraordinario ministro de Exteriores".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
32 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios