ACTO POR EL 80º ANIVERSARIO DE LA ONCE

Sánchez sigue rebajando el tono y defiende el diálogo "dentro de la legalidad" con Cataluña

El presidente incide en que ninguno de los problemas de los ciudadanos se resuelve desde la "crispación o el conflicto", y "sí desde el diálogo sereno, moderado, sensato" y dentro de la ley

Foto: Pedro Sánchez, con asistentes al acto por el 80º aniversario de la ONCE, este 15 de diciembre en Ifema, en Madrid. (EFE)
Pedro Sánchez, con asistentes al acto por el 80º aniversario de la ONCE, este 15 de diciembre en Ifema, en Madrid. (EFE)

Ley y diálogo. El Gobierno de Pedro Sánchez lleva defendiendo ese mismo santo y seña desde que accedió al poder. Ese es el hilo narrativo en la relación con Cataluña y con los independentistas. Puede haber episodios de mayor o menor tensión, como ocurrió esta semana, pero la estrategia por la que apuesta el Ejecutivo se resume en esa cláusula: distensión, toda, pero siempre dentro de la Constitución y de las leyes.

El presidente recordó esa casilla de salida este sábado, en el acto por el 80º aniversario de la ONCE, en Madrid, en el que se dieron cita unos 5.000 asistentes. Y coló ese mensaje, desprovisto del tono más duro empleado por él mismo a principios de esta semana, cuando hablaba de la necesaria "cohesión", uno de los ingredientes que explican su acción de gobierno. "Cohesión", además, entendida desde un sentido amplio. "Ninguno de los problemas de los ciudadanos se ha resuelto desde la crispación o desde el conflicto, y sí desde el diálogo sereno, moderado, sensato y dentro de la legalidad", subrayó Sánchez.

Fue la referencia más directa que hizo durante su corta intervención de este sábado, centrada, lógicamente, en el agradecimiento a la ONCE por su labor social y su lucha por la integración de las personas con discapacidad en sus ochenta años de vida. Esa alusión encajaba con sus palabras de ayer mismo en Bruselas, al término del Consejo Europeo, cuando rebajó el tono hacia el Govern a menos ya de una semana de que se celebre el Consejo de Ministros en Barcelona y cuando sigue en el aire su entrevista con Quim Torra, que parece que va desbrozándose pero que continúa sin estar asegurada.

En estas horas, Sánchez busca bajar la tensión recetando "sosiego, altura de miras y generosidad". También el Govern modera su discurso

El jefe del Ejecutivo reivindicaba en la capital belga que el conflicto en Cataluña no se resolvería en meses. Como en otras ocasiones, remarcó que hará falta mucho "tiempo", aunque es cierto que durante su comparecencia hizo especial hincapié en su receta: "Tiempo", "diálogo", "sosiego", "sentido de Estado de todas las fuerzas políticas", "generosidad" y "altura de miras".

La respuesta del Govern

El Gobierno confía en que finalmente la reunión de Sánchez y Torra se pueda producir, pero la Generalitat está poniendo el énfasis en el contenido, en el derecho de autodeterminación. El presidente advirtió de que todo el tiempo que el jefe del Govern destine a hablar del derecho a decidir, en caso de que la cita tenga lugar, él lo ocupará hablando de "precariedad laboral, de la calidad de los servicios públicos y de ver cómo podemos reconstruir el Estado del bienestar, que desgraciadamente durante estos años de crisis ha salido muy dañado en la sociedad catalana".

Aragonès replica a Sánchez que "la independencia y la justicia social son dos caras de la misma moneda, son indisociables"

Esa aseveración molestó a la Generalitat. El 'vicepresident', Pere Aragonès (ERC), contestó este sábado que "la independencia y la justicia social son dos caras de la misma moneda, son indisociables", porque "la causa de la independencia es la causa para vencer la precariedad". Más aún: "Lecciones sobre precariedad, ni una sola, ni una", dijo categórico el dirigente republicano ante el consell nacional de su partido. Aragonès defendió que los ejecutivos "republicanos y de izquierdas" en los que ha participado su formación son los que "han impulsado medidas más radicales, contundentes y comprometidas" para lograr una mayor justicia social, informa EFE.

Sánchez sigue rebajando el tono y defiende el diálogo "dentro de la legalidad" con Cataluña

Sánchez, en su discurso en la ONCE, también introdujo otro tema cuya evolución dependerá mucho de lo que hagan los soberanistas en los próximos meses. Los Presupuestos Generales del Estado para 2019, diseñados, dijo, para "consolidar el crecimiento económico y el empleo" y "luchar contra las dos principales lacras de la sociedad, la precariedad laboral y la exclusión social". Cuentas que llegarán al Congreso en enero y que fracasarán si ERC y PDeCAT no les prestan cobertura.

La "mejor nota" en marzo

El líder socialista puso en valor que su Gobierno había "priorizado" el avance en la conquista de derechos. Pero habrá más, prometió. El Ejecutivo continuará con los cambios en distintas normas que ya ha emprendido. En el anteproyecto de la reforma de la ley educativa que ayer viernes pasó por Consejo de Ministros se potencia, recordó, la "educación inclusiva". Pero se modificarán el Código Civil, la Ley Hipotecaria, el Registro Civil "y cualquier otro texto legal que implique mejoras" en el "día a día" de las personas con discapacidad.

El Gobierno promoverá más reformas a favor de los discapacitados y pone en valor la modificación del artículo 49 de la Constitución, en marcha

El pasado 6 de diciembre, cuando se cumplían 40 años de la Constitución, recordó el presidente, se publicó en el BOE la reforma electoral que permite a todos los discapacitados intelectuales el sufragio activo, una medida que beneficiará a 100.000 personas en toda España. "No hay mejor homenaje" a la Carta Magna que ampliar derechos, dijo. Y ahora está en cartera la modificación del artículo 49 de la Ley Fundamental. La semana pasada pasó por el Consejo de Ministros y a principios de 2019 llegará al Congreso para su tramitación. La reforma elimina el término "disminuido" y lo reemplaza por "personas con discapacidad", una reclamación clásica del colectivo.

Sánchez sigue rebajando el tono y defiende el diálogo "dentro de la legalidad" con Cataluña

La nueva denominación ya no se basa en la concepción médico-rehabilitadora. Se pasa a otra, dijo, en la que son titulares de derechos y deberes las personas con discapacidad, como "ciudadanos libres e iguales". Sánchez pidió al colectivo ser exigente con los poderes públicos para que erradiquen cualquier "huella de discriminación", especialmente en la inserción laboral. Dio un dato: solo trabajan una de cada cuatro de las más 1,8 millones de personas en edad laboral con algún tipo de discapacidad.

España, añadió Sánchez, aspira a sacar "la mejor nota" en el cumplimiento de los criterios de la Convención Internacional de Nueva York, de los Derechos de las Personas con Discapacidad. Será en marzo, cuando se someta en Ginebra al segundo examen presencial ante la Comisión de la ONU que vigila la consecución de esos objetivos".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
29 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios