la propia montero se lo reclamó al gobierno de rajoy

Sánchez concede a Pablo Iglesias más escolta que a sus ministros tras dos años exigiéndola

Los expertos en seguridad muestran su sorpresa por la decisión de poner escolta 24 horas al líder de Podemos, una medida reservada a menos de una veintena de altas autoridades del Estado

Foto: Pablo Iglesias, en una imagen de archivo. (EFE)
Pablo Iglesias, en una imagen de archivo. (EFE)

El Ministerio del Interior ha concedido a Pablo Iglesias medidas de protección personal reservadas a las más altas autoridades del Estado. El líder de Podemos, obsesionado con su seguridad desde la misma eclosión del partido en las europeas de 2014, ha conseguido en plenas negociaciones de los Presupuestos con el Gobierno de Pedro Sánchez que la Secretaría de Estado de Seguridad le asigne agentes para protegerle allá donde se desplace (escolta dinámica) y también le garantice la continuidad de los efectivos que ya custodiaban 24 horas su chalé de Galapagar (escolta estática). Menos de una veintena de personalidades difrutan en estos momentos de esas medidas de vigilancia. Ni siquiera las tienen todos los ministros del actual Ejecutivo socialista, confirman fuentes policiales a El Confidencial.

La nueva protección de la que gozará Iglesias, confirmada por Interior el pasado jueves, sorprende a los expertos en seguridad preguntados, porque oficialmente solo es el portavoz de un partido con representación parlamentaria. Ni siquiera es el jefe de la oposición, una figura creada por una resolución de la Mesa del Congreso en 1982 a petición del Gobierno de Felipe González que incluye la aplicación de algunas medidas de seguridad. Esa figura oficiosa la desempeña en la actualidad Pablo Casado, presidente del PP, que casi duplica en escaños (134) los obtenidos por Podemos, Izquierda Unida y sus confluencias (71).

Iglesias ha logrado ahora un privilegio que llevaba tiempo exigiendo sin éxito. A finales de 2016, Podemos solicitó una reunión con el Ministerio del Interior para hablar específicamente de la seguridad de su líder. En representación del partido morado acudieron Rafa Mayoral, diputado y portavoz en la comisión de Interior, y el exjefe del Estado Mayor de la Defensa (2008-2011) José Julio Rodríguez, actual secretario general de Podemos Madrid. Ambos reclamaron que le pusieran escoltas a Iglesias porque se había convertido en un personaje muy reconocible y se sentía amenazado. Aseguraron que lo insultaban por la calle y exhibieron también mensajes intimidatorios publicados en redes sociales.

Interior contestó entonces que los insultos y amenazas en redes sociales no eran suficientes para disfrutar de escolta y recordó que las evaluaciones de riesgo efectuadas hasta ese momento por los especialistas de la Comisaría General de Seguridad Ciudadana, a petición del Gabinete de Coordinación y Estudios de la Secretaría de Estado de Seguridad, habían dado resultado negativo, por lo que se rechazó la petición planteada por Mayoral y Rodríguez. Con todo, desde el ministerio se les invitó a solicitarlo nuevamente por escrito, pero rechazaron efectuar ese trámite.

Hasta ahora, eran el partido y el grupo parlamentario los que corrían con los gastos de seguridad, aunque esta era mucho más modesta

Iglesias volvió a enviar emisarios a Interior unos meses después, en la primavera de 2017, según han confirmado a El Confidencial fuentes cercanas a ese segundo encuentro. En esa ocasión, al portavoz de Interior y al ex Jemad les acompañó Irene Montero, que en ese momento ya era pareja sentimental del secretario general del partido aunque no lo habían anunciado públicamente. Los tres representantes de Podemos reiteraron la petición de que se le pusiera escolta a Iglesias, insistiendo en que se sentía amenazado y estaba muy expuesto. La reunión coincidió además con el periodo en el que Pedro Sánchez había sido expulsado de Ferraz y una gestora dirigía el PSOE, por lo que los representantes de Podemos argumentaron que, en ese momento, su secretario general era el único jefe de la oposición y, por tanto, debía disfrutar de escolta dinámica.

Montero e Iglesias, en sus escaños del Congreso. (Reuters)
Montero e Iglesias, en sus escaños del Congreso. (Reuters)

Interior rechazó nuevamente esa petición e insistió en que la solicitud se planteara por escrito, algo a lo que otra vez se negó Podemos. Con todo, el Gabinete de Coordinación y Estudios encargó a la Comisaría General de Seguridad Ciudadana que realizara una nueva evaluación del riesgo que, días después, volvió a salir negativa. Ya no hubo más reuniones.

Curiosamente, Podemos ni siquiera aspiraba entonces a que su líder disfrutara de una medida tan excepcional como la protección 24 horas que le ha garantizado ahora el equipo de Fernando Grande-Marlaska, un tipo de dispositivo que los expertos en seguridad consultados aseguran que está reservado para los más altos representantes del Estado —por precaución, no se revela el nombre de quiénes son los elegidos— y que se considera una reminiscencia de la época en que ETA estaba activa.

Tras la irrupción de Podemos, la formación coordinó voluntarios para garantizar la seguridad de Iglesias y del resto de dirigentes en actos públicos

En aquellas reuniones con Interior, los enviados de Iglesias se conformaban con que tuviera escoltas en sus desplazamientos, una prerrogativa que conlleva un importante ahorro en costes. Por motivos de seguridad, el Ministerio del Interior tiene la obligación de facilitar el vehículo con el que se desplazan las personalidades con escolta. Además, de los dos agentes que suelen integrar estos dispositivos, uno de ellos hace la función de conductor y otro ocupa el asiento del copiloto. Iglesias ya no tendrá que preocuparse de ninguna cuestión logística.

Hasta ahora, eran el partido y el grupo parlamentario los que corrían con los gastos de seguridad, aunque esta era mucho más modesta. Tras la irrupción de Podemos en las europeas, Iglesias decidió contratar escolta privada. Además, la formación organizó un ejército de voluntarios para garantizar su integridad y la del resto de dirigentes en actos y mítines. La obsesión del líder de Podemos por su seguridad aumentó aún más tras la compra del chalé de Galapagar.

Como reveló El Confidencial, contrató un servicio de protección 24 horas con una empresa de seguridad privada con domicilio en Sevilla, Sehivipro. El acuerdo lo firmó el responsable del área legal de la formación y uno de los hombres de confianza de Iglesias, Hugo Alberto Linares. Sehivipro cobró solo por los primeros nueve días de trabajo un total de 2.286 euros, que salieron de las arcas de Podemos. En las últimas semanas, ya había efectivos de la Guardia Civil apostados frente a la casa. Interior se ha comprometido ahora a convertir en permanente esa vigilancia.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
128 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios