el gobierno confía en la presión del ibex sobre rivera

Rajoy contempla una dimisión 'in extremis' antes de que Cs o PNV apoyen la moción

Desde La Moncloa se aplican a resaltar el daño y el enorme coste que tiene para la economía y la recuperación la maniobra de Sánchez

Foto: El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante su comparecencia ante los medios. (EFE)
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante su comparecencia ante los medios. (EFE)

El presidente del Gobierno tiene una baza 'in extremis' para frenar la moción de censura de Pedro Sánchez si cree que ésta puede salir adelante: presentar la dimisión. Esa es una solución que apuntan en medios del Partido Popular, convencidos de que la maniobra del dirigente del PSOE, cuente o no con el apoyo de Ciudadanos o del PNV, no se traducirá en un nuevo Ejecutivo esta semana ni en un adelanto de elecciones en los próximos meses. Los populares están decididos a aguantar el envite de la oposición en cualquier caso y prolongar la legislatura.

[Sigue en directo la moción de censura a Mariano Rajoy]

A 24 horas de que arranque el debate de la moción de censura, en la dirección del PP siguen confiados en que los nacionalistas vascos mantendrán su compromiso con la estabilidad económica suscrito en los Presupuestos Generales del Estado. Y en el caso de Albert Rivera, siguen persuadidos de que medirá el precio que tendría apoyar a Sánchez y tendrá en cuenta que hacer jefe del Ejecutivo al aspìrante socialista y dejar que convoque él, desde el poder, las elecciones daría una ventaja al PSOE que nunca convendrá a Ciudadanos.

Por si no se cumplen esas previsiones, fuentes del PP advierten de que Rajoy sabrá antes de la votación que está contra las cuerdas. Aducen que en el peor de los supuestos, si los nacionalistas vascos cambian de idea, el jefe del partido, Andoni Ortuzar, o Iñigo Urkullu se lo comunicarían al presidente del Gobierno.

Rajoy contempla una dimisión 'in extremis' antes de que Cs o PNV apoyen la moción

Los mismos medios reconocen que las relaciones con Ciudadanos se limitan a las conversaciones entre Fernando Martínez-Maillo y José Manuel Villegas, y que si los riveristas deciden al final avalar los planes de Sánchez y entrar en negociaciones sobre la convocatoria de unos futuros comicios, Rivera tendrá que dar muchas explicaciones en público.

No esperan sorpresas en ese sentido y, como comentan algunos diputados del Grupo Popular, "Rivera no nos hará el favor de suicidarse" en el apoyo al dirigente socialista. Además, si Sánchez llegara a La Moncloa, se quedaría con las dos competencias exclusivas del jefe del Ejecutivo: nombrar ministros y disolver las Cortes cuando quiera.

Pero en el Grupo Popular están convencidos de que Mariano Rajoy no se dejará derribar por una moción de censura de Sánchez, aunque tenga los votos de Rivera o del PNV, y permitir que los populares pasen a la oposición por lo que en la sede de Génova llaman "pactos de perdedores". La garantía última para que eso no ocurra es la dimisión del jefe del Ejecutivo. La candidatura del dirigente socialista no se podría votar; la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, tendría que quedarse en funciones y el Congreso elegir a continuación un nuevo jefe del Ejecutivo.

En el PP dicen que esa salida no se ha planteado en los órganos de dirección, aunque admitan que el planteamiento teórico es viable y la obsesión de Rajoy, prolongar la legislatura todo lo posible, hasta después de las municipales, autonómicas y europeas de mayo próximo para empezar. El problema se plantearía en el siguiente paso a una posible dimisión. Aunque el Gobierno se asegurara los Presupuestos y la vigencia de la legislatura, el Grupo Popular tendría que volver a buscar una mayoría para investir a un nuevo candidato y volver a negociar con Ciudadanos, regionalistas canarios y PNV.

Barajadas todas las salidas a la moción de censura, en La Moncloa se aplican a resaltar el daño y el enorme coste que tiene para la economía y la recuperación la maniobra de Sánchez. La mayor garantía para que el crisis sea corta y Rivera no se apunte a la moción (ni al adelanto electoral) son las presiones que puede recibir Ciudadanos del mundo empresarial y financiero, del Ibex, al que suponen cierta ascendencia sobre los riveristas.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
106 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios