el Gobierno y el congreso buscan fecha para la moción

Rajoy vuelve a depender otra vez del PNV para evitar el 'gobierno Frankenstein'

Sin el PNV, aunque le apoyen Podemos y todos sus aliados locales, ERC, el PDeCAT, Compromís, Nueva Canarias y Bildu, Sánchez suma 175 escaños y se queda a uno del poder

Foto: Aitor Esteban, portavoz del PNV en el Congreso, junto a Mariano Rajoy en una imagen de archivo. (EFE)
Aitor Esteban, portavoz del PNV en el Congreso, junto a Mariano Rajoy en una imagen de archivo. (EFE)

La moción de censura de Pedro Sánchez coloca de nuevo a Mariano Rajoy a la defensiva y sin capacidad de iniciativa alguna para las próximas semanas, pese al logro de haber aprobado en el Congreso los Presupuestos Generales del Estado en el trámite del Congreso. Registrada la iniciativa socialista en la Cámara baja, el presidente del Gobierno no puede convocar elecciones y se tiene que limitar a ver si el candidato socialista reúne los apoyos suficientes para optar a ser el nuevo inquilino de la Moncloa.

La clave de todo, como en los Presupuestos, la vuelven a tener los 5 diputados del PNV. Salvo que Albert Rivera se apuntara a la moción, Sánchez no puede formar una mayoría o "gobierno Frankenstein" sin los nacionalistas vascos, aunque le apoyen Podemos y todos sus aliados locales, ERC, el PDeCAT, Compromís, Nueva Canarias y Bildu. Suman 175 escaños y necesita uno más.

La Mesa del Congreso se reunirá el próximo lunes para calificar la moción y esperar dos días por si hay otros candidatos alternativos. Luego la presidenta, Ana Pastor, tendrá que fijar la fecha para celebrar el pleno correspondiente. Las presiones de la oposición y/o los intereses del Ejecutivo influirán al final en las fechas concretas del debate, aunque en fuentes parlamentarias apuntan que no será antes de la segunda o tercera semana de junio. El Senado tiene previsto su pleno para la aprobación del proyecto de Presupuestos a partir del 19 de junio.

Mariano Rajoy y Pedro Sánchez, se saludan antes de la reunión en el Palacio de la Moncloa. (EFE)
Mariano Rajoy y Pedro Sánchez, se saludan antes de la reunión en el Palacio de la Moncloa. (EFE)

La maniobra del PSOE ha descolocado por completo al Ejecutivo. Las conversaciones con Pedro Sánchez para la aplicación de un nuevo 155 en Cataluña, la renovación de cargos en el Banco de España y el Defensor del Pueblo, más las negociaciones previstas sobre RTVE no hacían prever en la Moncloa que el dirigente socialista fuera a dar ese golpe a la estabilidad política y económica del Gobierno. "Sobre todo tal y como están las cosas en Cataluña", insisten en fuentes gubernamentales.

Los mercados y los inversores han encajado con alarma la noticia de la nueva parálisis institucional en España, la amenaza de la formación de un nuevo gobierno débil y la posible entrada de populistas en ese gabinete. Esos son algunos de los factores que manejan en el Ejecutivo para enfrentarse a la moción de censura cuanto antes, pero primero tienen que ver qué apoyos recaba Sánchez además de los de Pablo Iglesias y los independentistas catalanes.

En los mismos medios reconocen que a Sánchez le puede salir la jugada y que no pueden dar por hecho que el PNV votaría en contra una moción de censura que contara con el respaldo de los demás grupos nacionalistas. No obstante, también apuntan que es evidente que los nacionalistas vascos prefieran que siga la legislatura como estaba previsto, con Presupuestos y Rajoy en la Moncloa.

Imagen del Congreso durante la moción de censura de 2017. (EFE)
Imagen del Congreso durante la moción de censura de 2017. (EFE)

La fecha del debate de la moción dependerá también de la presión que ejerza el PSOE sobre Pastor a partir del viernes próximo. Sánchez centra ya todo el protagonismo como quería y si progresa en recabar apoyos tendrá más prisa que si no le salen las cuentas.

Si al final logra en la votación la mayoría absoluta requerida (los 176 'síes'), la presidenta del Congreso "lo pondrá inmediatamente en conocimiento del Rey y del presidente del Gobierno". Y como añade la Constitución, "el candidato a la presidencia del Gobierno incluido en aquella (la moción de censura) se considerará investido de la confianza de la Cámara". En ese supuesto, Sánchez habrá alcanzado automáticamente el cargo de jefe del Ejecutivo, nombrará a sus ministros gabinete y como presidente del Gobierno tendrá en exclusiva la facultad de disolver las Cortes cuando considere oportuno.

El Gobierno saca adelante los Presupuestos con el apoyo de Ciudadanos, PNV y los partidos canarios

En caso de fiasco de Sánchez nada cambiará en la Moncloa; será Rajoy el único que pueda convocar elecciones como pide Ciudadanos, con la diferencia de que Albert Rivera por sí solo no tiene el mínimo de 35 firmas requerido para presentar su propia moción de censura contra el presidente del Gobierno.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
21 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios