alianza europea

Pacto de Lisboa: Podemos abraza el modelo portugués y entierra el griego

Pablo Iglesias firma junto a los líderes del Bloco de Esquerdas y la France Insoumise, Catarina Martins y Jean-Luc Mélenchon, respectivamente, la denominada 'Declaración de Lisboa'

Foto: El secretario general de Podemos Pablo Iglesias, la coordinadora del Bloco de Esquerda Catarina Martins y el presidente de la France Insumise, Jean-Luc Mélenchon, firman la declaración de Lisboa. (EFE)
El secretario general de Podemos Pablo Iglesias, la coordinadora del Bloco de Esquerda Catarina Martins y el presidente de la France Insumise, Jean-Luc Mélenchon, firman la declaración de Lisboa. (EFE)

Portugal, reducto de la resistencia socialdemócrata en Europa, se ha convertido en el faro que ilumina el futuro de Podemos. El entendimiento de los socialistas portugueses con las formaciones de izquierdas -Bloco de Esquerdas y comunistas- para llegar al Gobierno, en lugar de optar por las grandes coaliciones con la derecha, es un modelo a exportar por la formación que dirige Pablo Iglesias. "Querría ver al PSOE construyendo el futuro de España con nosotros", aseguró el líder de Podemos ante los suyos el pasado fin de semana, durante su intervención en el encuentro En Marcha donde se definió la hoja de ruta electoral del partido. Este jueves ratificaba estas intenciones junto a los líderes del Bloco de Esquerdas y la France Insoumise, Catarina Martins y Jean-Luc Mélenchon, respectivamente, con quienes firmó la denominada 'Declaración de Lisboa'. El lugar elegido no es casual.

La capital lusa acogió el acto con el que las tres formaciones oficializaron su alianza para las elecciones europeas, lanzando varios guiños a su vocación de convertirse en diques de los gobiernos neoliberales de la mano de las formaciones socialdemócratas. Íñigo Errejón, precandidato en Madrid, lleva varios meses insistiendo en la necesidad de adoptar esta estrategia política, lo cual ha bautizado como una "competición virtuosa" con el PSOE. También en el encuentro En Marcha, que reunió a más de 3.200 militantes para debatir sobre los retos electorales del partido, Errejón subrayó la necesidad de mantener una "relación central" con los socialistas y admitió, en línea con otras intervenciones de Iglesias en el consejo ciudadano estatal, que el cambio en las instituciones "no lo vamos a poder hacer solos durante un tiempo".

Errejón subrayó la necesidad de mantener una "relación central" con los socialistas y admitió que el cambio "no lo vamos a poder hacer solos"

Pablo Iglesias volvía a poner como ejemplo el modelo portugués en una reciente entrevista con el diario argentino 'Página 12', coincidiendo con su viaje a Buenos Aires. "Podemos sabe que, para gobernar deberemos ponernos de acuerdo con un partido [en referencia al PSOE] con el que no tenemos nada que ver en muchas cosas. Por eso, necesitamos un programa que, como en el caso de Portugal, establezca de forma clara nuestros acuerdos. En definitiva, así como hemos hecho acuerdos en el gobierno de algunas ciudades y en algunas comunidades autónomas, podemos hacer acuerdos para gobernar el país. Creemos importante que se reconozca que los votos de Podemos no pueden valer menos que los del Partido Socialista. Estaremos dispuestos a hacer un gobierno de coalición en torno a un programa común".

En los últimos meses, debido a la negativa de Pedro Sánchez de impulsar una moción de censura contra Mariano Rajoy en el Congreso de los Diputados, se ha impuesto la política de dar una de cal y una de arena al PSOE. No se esconde la desconfianza de que Sánchez acabe eligiendo a Ciudadanos en lugar de a Podemos para poder llegar a la Moncloa, pero se evita un enfrentamiento directo como durante el periodo de la gestora socialista. Una forma de moverse entre la lucha por la hegemonía de la izquierda y la mano tendida a los socialistas.

Las referencias al modelo portugués de coalición de izquierdas también son cíclicas. Se suelen poner encima de la mesa coincidiendo con la presentación de iniciativas parlamentarias o medidas programáticas, dando sensación de capacidad de gobierno y seriedad. De ahí que recalcase durante la presentación de los presupuestos alternativos de Podemos que “otros países de nuestro entorno como Portugal también están demostrando que se puede gobernar de otra manera". También se cotizan las fotos con el expresidente socialista José Luis Rodríguez Zapatero​.

"Revolución democrática"

La declaración de Lisboa, que lleva por título 'por una revolución democrática en Europa', realiza un diagnóstico y dibuja unas intenciones que bien podría ser acatadas por cualquier formación socialdemócrata. Luchar contra la austeridad fiscal y recuperar las conquistas (socialdemócratas) del Estado de bienestar son los principales pilares del texto. Ausencia de rupturismo y revoluciones "democráticas", más defensivas que ofensivas. "Con la excusa de la crisis y sus planes de ajuste, han pretendido desmantelar sistemas de derechos y de protección social que costaron décadas de luchas conseguir", se asegura en el documento.

La ausencia de rupturismo es una de las principales claves de la Declaración de Lisboa, con un contenido claramente socialdemócrata

El "espíritu de insumisión" se define en que, según recoge la declaración, en que "necesitamos instituciones al servicio de las libertades públicas y los derechos sociales, que son la base material misma de la democracia. Necesitamos un movimiento popular, soberano, democrático, que defienda las mejores conquistas de nuestras abuelas y nuestros abuelos, de nuestros padres y nuestras madres, y que pueda legar un orden social justo, viable y sostenible a las generaciones venideras".

Desde una visión soberanista y keynesiana, se recupera el concepto de orden, que en línea Mélenchon también ha sido adoptado por Errejón como eje central de su proyecto para la Comunidad de Madrid. La declaración remata así: "Nos ponemos manos a la obra para construir un nuevo proyecto de orden para Europa. Un orden democrático, justo y equitativo que respete la soberanía de los pueblos. Un orden a la altura de nuestros anhelos y de nuestras necesidades. Un orden nuevo, al servicio del pueblo".

La alianza de Podemos con la Francia Insumisa y el Bloco supone asimismo la oficialización de la ruptura con el modelo griego, tanto con el fallido de Syriza como con la versión crítica y paneuropea encabezada por el exministro griego de Finanzas Yanis Varoufakis. Tampoco desde IU se ha mostrado ningún tipo de respaldo al nuevo partido que presentó hace unas semanas Varoufakis en Grecia, y que en las europeas se presentará con formaciones "de izquierdistas, ecologistas liberales y de todo el espectro democrático" de otros países europeos, bajo las sigas de DiEM25.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios