Zapatero, Iglesias y Garzón se hermanan para apoyar al Gobierno de Evo Morales. Noticias de España
en un acto celebrado en madrid

Zapatero, Iglesias y Garzón se hermanan para apoyar al Gobierno de Evo Morales

La complicidad mostrada en público entre el expresidente y el líder de Podemos ha sido notoria, con un intercambio continuo de comentarios, sonrisas cruzadas y guiños

Foto: El expresidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero (c), el líder de Podemos, Pablo Iglesias (i), y el de Izquierda Unida, Alberto Garzón, durante el acto de apoyo al presidente de Bolivia, Evo Morales. (EFE)
El expresidente del Gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero (c), el líder de Podemos, Pablo Iglesias (i), y el de Izquierda Unida, Alberto Garzón, durante el acto de apoyo al presidente de Bolivia, Evo Morales. (EFE)

En un contexto de creciente distanciamiento entre PSOE y Unidos Podemos en la política parlamentaria, el apoyo a la "lucha del pueblo boliviano" ha actuado como pegamento. Al menos, en lo que se refiere a la figura del expresidente José Luis Rodríguez Zapatero y los principales dirigentes de Podemos e IU, Pablo Iglesias y Alberto Garzón, respectivamente. Los tres han protagonizado la noche del miércoles un acto de apoyo al presidente boliviano, Evo Morales, celebrado en la madrileña sede de CCOO, en el que se enumeraron sus logros y se reivindicó la continuidad de su proyecto político, pese al triunfo del no en el referéndum sobre la ampliación de la limitación de mandatos. Un pequeño grupo de bolivianos lo recordaba a la entrada del acto con carteles en los que se podía leer "Bolivia dijo no".

Zapatero, Iglesias y Garzón se hermanan para apoyar al Gobierno de Evo Morales

La complicidad mostrada en público entre Zapatero e Iglesias ha sido notoria, con un intercambio continuo de comentarios, sonrisas cruzadas y guiños, pareciendo completar la conversación que ya antes del acto mantuvieron en privado. Conscientes de la expectación, y las importantes connotaciones políticas del acto organizado por la Asamblea de Apoyo a Bolivia, que entre otras organizaciones componen las Juventudes Comunistas, el secretario general de Podemos inició su intervención reconociendo que existen diferencias, pero "coincidimos en el apoyo a la verdad y al reconocimiento a avances como los de Evo, y eso es lo importante".

El expresidente socialista, quien aplaudió en todo momento las palabras de Iglesias, aseguró por su parte, con tono irónico, acudir en representación "de ZP". Explicaciones similares a las que se difundieron cuando se filtró una cena entre Zapatero e Iglesias, poco después de que la formación morada irrumpiese en el panorama político español a viento de crucero según las encuestas de entonces. Con todo, concluyó: "Estoy aquí porque he visto cambiar Bolivia, y nada da más satisfacción que ver cómo un pueblo quiere progreso, futuro y libertad. Y eso lo he visto siempre en Bolivia y el presidente Evo Morales".

Iglesias a ZP: "No es frecuente que un expresidente ponga su prestigio al servicio de la resolución de conflictos. Lo van a criticar mucho por estar aquí"

Pero las coincidencias sí fueron más allá, como al tomar de ejemplo la plurinacionalidad que rige en Bolivia o la necesidad del empuje de los de abajo para avanzar en las conquistas sociales. Los agradecimientos a Zapatero de otros intervinientes no solo se ciñeron en sus acciones de política exterior en el país sudamericano, como el fondo del agua que puso en valor el propio expresidente español, al subrayar su papel mediador en Venezuela.

En esta línea, Iglesias agradeció también a Zapatero su presencia, pues afirmó que no es frecuente en España que "un expresidente ponga su prestigio al servicio de la resolución de conflictos", añadiendo que "lo van a criticar mucho por estar aquí". Recientemente, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, pidió públicamente al expresidente que se ponga al frente de una misión de observadores internacionales con el objeto de auditar las próximas elecciones presidenciales del país. No se extendió mucho más el líder de Podemos, quizá ya satisfecho por compartir acto con el expresidente visibilizando públicamente su sintonía, además de haber departido en privado, sin asesores de por medio, también con la presencia del coordinador federal de IU, menos receptivo en público con Zapatero.

José Luis Rodríguez Zapatero (d), Pablo Iglesias (c) y Alberto Garzón. (EFE)
José Luis Rodríguez Zapatero (d), Pablo Iglesias (c) y Alberto Garzón. (EFE)

Zapatero calificó a Evo Morales como uno de los líderes políticos más empáticos y humildes, sin dejar de dignificar anécdotas como cuando acudió con un jersey de lana a su recepción en Moncloa, e Iglesias redobló los halagos refiriéndose al líder del Ejecutivo boliviano como "el mejor presidente de Bolivia". Como dos buenos amigos, más que simples confidentes, Zapatero acudía a Iglesias para preguntar por algunas de las intervenciones de otros ponentes. Este fue el caso, por ejemplo, de cuando Alberto Garzón se refirió a la condena de cárcel contra el rapero Valtònyc. Tras una breve explicación, a la que asentía con el ceño fruncido, Zapatero repreguntó quién lo había juzgado, obteniendo por respuesta "el Supremo". Anécdota que sirve también para comprobar el distanciamiento del expresidente de la agenda informativa española.

La mesa presidida por Zapatero, Iglesias y Garzón se completó con representantes sindicales de CCOO y UGT, así como del partido del expresidente de Ecuador Rafael Correa. Todos ellos coincidieron en resaltar los avances sociales y la lucha contra las oligarquías, sobre todo en un momento, según sostuvieron, de contraataque de la derecha, sin dejar de mencionar los juicios contra el expresidente de Brasil Lula da Silva.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
26 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios