josé luis del valle, secretario de acs

Florentino 'coló' a su mano derecha en la vista judicial de CR7 para controlar daños

El presidente blanco vetó la declaración de Cristiano a la prensa tras saber lo que había dicho a la juez. Del Valle es secretario de ACS y hombre de la máxima confianza de Pérez

Foto: Chitín del Valle asistió a la vista judicial de CR7 (i). Chitín del Valle junto a Florentino en una junta de ACS (d).
Chitín del Valle asistió a la vista judicial de CR7 (i). Chitín del Valle junto a Florentino en una junta de ACS (d).

El pasado 31 de julio, bajo un calor sofocante, Cristiano Ronaldo acudió a declarar ante la juez de Pozuelo de Alarcón Mónica Gómez Ferrer. La declaración en fase de instrucción es solo para las partes. No es abierta al público, lo que sorprendió a buena parte de la prensa llegada a Madrid de media Europa. Sin embargo, además de la defensa de Cristiano, la fiscal y el abogado del Estado, al fondo se sentó un hombre trajeado. Junto a él, en las sillas destinadas al público solo estaba una funcionaria del juzgado. Cuando la prensa portuguesa publicó la declaración nadie prestó mucha atención a esa figura del fondo. La noticia era que Cristiano, sudando y nervioso, le había dicho a la juez que le gustaría volver a Inglaterra y que si estaba en ese momento dando explicaciones sobre sus impuestos era por ser quien era.

El misterioso hombre trajeado ya tiene nombre: se trata de José Luis del Valle, conocido como Chitín del Valle, un hombre de la máxima confianza de Florentino Pérez. Del Valle entró como asesor de Cristiano y la juez le dejó estar. Tener allí a un directivo del Real Madrid, permitió a Florentino tener oídos en la declaración. Del Valle no es un directivo más. Desde 1999 es secretario del consejo de ACS y coincidió con Florentino en UCD, donde fue director de la Asesoría Jurídica y diputado en el Congreso. Abogado del Estado en excedencia, entró en la junta directiva del Real Madrid en junio pasado, semanas antes de la declaración de Cristiano. En esa remodelación entró también como directiva blanca otra abogada del Estado y consejera de ACS, Catalina Miñarro Brugarolas, próxima a Del Valle.

Del Valle, al fondo a la izquierda, durante la declaración de CR. (YouTube)
Del Valle, al fondo a la izquierda, durante la declaración de CR. (YouTube)

Solo un puñado de personas acudieron a esa declaración. Dos abogados del despacho Baker & McKenzie por parte de Cristiano: José María Alonso (entonces director del despacho y hoy decano del colegio de abogados de Madrid) y Jesús Santos (exfiscal de la Audiencia Nacional). Enfrente estaban el abogado del Estado Edmundo Bal en representación de la Agencia Tributaria y la fiscal Inmaculada Sánchez Cervera, que ha llevado la mayoría de casos de futbolistas.

La presencia de Del Valle permitió a Florentino controlar qué estaba diciendo el astro portugués ante la juez. Y fue el presidente blanco el que impidió su declaración posterior ante la prensa. El equipo de comunicación contratado por Cristiano había colocado un atril a las puertas del juzgado y decenas de cámaras esperaban su aparición. Al final se esfumó por el garaje sin dar explicaciones. Y lo hizo por orden de Florentino Pérez, según fuentes conocedoras de cómo se desarrolló aquella jornada. Por el sector circula la teoría de que el presidente blanco le dijo que se calmara y que no le iba a pasar nada, algo que el astro portugués interpretó como que el Madrid asumiría lo que hubiera que pagar. Las semanas siguientes siguieron llegando lamentos desde el entorno del futbolista y su rendimiento bajó. Pero se evitó la situación más peligrosa para el club blanco, que Cristiano anunciara en público que quería volver a Inglaterra de su propia voz ante cámaras de medio mundo.

Ahora, coincidiendo con el fin de la instrucción, Cristiano está más en forma que nunca. Sus problemas con el club parecen aparcados y se habla de renovación. Este viernes están previstas las últimas declaraciones en Pozuelo y, salvo sorpresa, lo previsible es que la magistrada del caso mande al futbolista al banquillo. Así lo apuntan al menos los precedentes, especialmente el caso de Xabi Alonso, donde la Audiencia de Madrid decidió que en caso de duda lo mejor era juzgarlo y que allí se decidiera. Xabi se enfrenta a una petición de ocho años y medio de cárcel por parte de la Abogacía del Estado, que representa a la Agencia Tributaria. Pero en su caso podría tener atenuantes y evitar una pena de más de dos años incluso si es condenado.

El problema para Cristiano es que en 2012 se endureció el Código Penal para los delitos fiscales de más de 600.000 euros, donde entran tres de los que presuntamente cometió Cristiano. Eso hace que si llega a juicio se enfrente a una petición mucho mayor. El entorno del futbolista ha empezado a asumir la gravedad de la situación. Tiene bazas para ganar -es un caso complejo en el que la mayoría de los fiscalistas están de su parte, pero también lo estaban en otros futbolistas condenados- pero si pierde no tiene red. Messi fue condenado por el Supremo pero a una pena menor por lo mismo que le puede ocurrir a Xabi: los delitos eran anteriores a 2012. Xabi se ha declarado tranquilo, convencido de que hizo lo correcto y ha explicado que por eso no negocia con Hacienda: "Confío en que esto va a acabar en buen puerto a pesar de que va para largo, pero yo estoy convencido de que lo he hecho siempre todo bien".

Así que Cristiano ha sondeado a Hacienda. Según 'El Mundo', con una extraña oferta en la que pide sacar el caso de la vía penal y de la que se han desmarcado fuentes próximas al futbolista. Eso supondría que aunque la juez vea indicios de delito, la fiscalía y la abogacía del Estado tendrían que retirar su acusación. Es algo inviable, según todas las fuentes consultadas: no han llegado tan lejos para retirar ahora la acusación. La inmensa mayoría de los futbolistas acusados (Messi, Falcao, Modric, Di María, Eto'o, Marcelo, Carvalho, Alexis, Mascherano...) han sido condenados en vía penal o están en proceso. Para la Agencia Tributaria ha sido un camino muy exitoso pese a que hace años estos casos iban en vía administrativa (ahí ha sido condenado Juan Román Riquelme por una estructura 'offshore' que hoy sería claramente delito).

Hacienda no puede retirar la vía penal después de haber llegado tan lejos. Incluso pactar una conformidad es complicado a estas alturas

La opción para Cristiano sería buscar una conformidad en vía penal, lo que han hecho la mayoría de los futbolistas. Se trata de pactar una pena menor de dos años que no conlleve ingreso en prisión al no tener antecedentes penales y quizá buscando fórmulas para reducir la cuota defraudada por debajo de los 14,8 millones de los que habla Hacienda. Pero ni siquiera en este caso en sencillo. Cristiano pudo acogerse a la 'superatenuante' reconociendo los hechos y pagando en los dos primeros meses desde que fue denunciado. Hacienda estaba dispuesta a no contar agosto, por lo que tuvo de plazo hasta el 20 de septiembre. Pero insistiendo en su inocencia se negó a hacerlo. Ahora por mucha atenuante que le apliquen Hacienda tendrá que cuadrar a martillazos los delitos para que no sumen dos años. Eso sí, se evitaría ir a un juicio donde siempre hay posibilidades de perder, se garantizaría el dinero y otra muesca en el revólver.

En septiembre, días antes de que se cumpliera el plazo para poder consignar el dinero, Cristiano cambió de abogados y fichó a José Antonio Choclán, exmagistrado de la Audiencia Nacional y experto en llegar a conformidades. Pero de momento solo ha ofrecido a Hacienda cantidades muy alejadas de las que les correspondería para llegar a un acuerdo. Y no solo eso sino que con las confusas noticias que en Hacienda atribuyen al entorno de Cristiano están consiguiendo enfadar a la Agencia Tributaria. Una estrategia arriesgada.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
24 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios