declaración en el congreso de los diputados

Del "cariño" del PP al 'golpe' a Costa y el rifirrafe con ERC: Camps, en el Congreso

La llegada de Camps se produjo entre decenas de cámaras. Tuvo tiempo para arremeter contra los socialistas y Ricardo Costa, y para debatir sobre la denominación territorial valenciana

Foto: El expresidente de la Comunidad Valenciana Francisco Camps, en el Congreso. (EFE)
El expresidente de la Comunidad Valenciana Francisco Camps, en el Congreso. (EFE)

La expectación era máxima hacia las 12 de la mañana cuando Francisco Camps llegó al Congreso de los Diputados para comparecer en la comisión sobre la supuesta financiación irregular del PP. Novedades como tal no aportó muchas: defiende su inocencia ("soy una persona honrada", afirmó), no conoce trajes algunos y reta a todos los parlamentarios que le interrogaron a encontrar "un solo empresario que diga que yo les llamé", asegurando que jamás se entrometió "en adjudicaciones" porque ni era su competencia ni su vocación política. Con esta carta de presentación comenzó una comparecencia en la que el expresidente de la Generalitat valenciana aseguró "notar el cariño de su partido" y, por ende, "el del presidente Rajoy". No supo contestar claramente a la pregunta de si seguía siendo afiliado del Partido Popular—"espero que sí"— ni a la de si alguien de la formación le había pedido que se marchara: "Que yo sepa, no".

El momento de mayor tensión ocurrió durante los planteamientos del socialista Artemi Rallo. La 'guerra' abierta entre Camps y el PSOE no se pudo esconder de ninguna de las maneras. "Mi único cargo de conciencia sigue siendo que usted y su partido aún no me hayan pedido disculpas", lanzó el exdirigente popular. Y procedió con un testimonio que repitió en todas las ocasiones que le fue posible: "Yo he hecho lo que nadie ha hecho. Dimití de presidente cuando había ganado por tercera vez las elecciones. Me sometí al juicio de un jurado popular. Me absolvieron. Ustedes [le dijo al portavoz del PSOE] recurrieron al Tribunal Supremo y este ratificó la absolución", zanjó, para después recriminar al actual presidente de la Generalitat, el socialista Ximo Puig, que aún le "debe el dinero de las costas" que tuvo que pagar cuando el máximo órgano del Poder Judicial le dio la razón a Camps. "No me ha pagado", insistió.

Por fin, la comisión se metió en harina. Joan Baldoví (portavoz de Compromís) le preguntó por Álvaro Pérez 'el Bigotes', actualmente en prisión. "¿Sigue siendo su amigo del alma?". Camps trató de sacudirse la cuestión: "Hace muchos años que ni lo veo ni sé nada de él", después de que varios diputados le recordaran que el hombre de Francisco Correa en Valencia (el Bigotes) ya señaló hace dos semanas en esa misma comisión los pagos que empresarios hacían para financiar actos electorales del PP. "No dijo qué empresarios, ni qué obras ni qué actos", insistió el expresidente valenciano.

Fue el turno de Ricardo Costa, el que fuera su número dos, que el pasado enero también confesó que el PP financió las campañas con dinero negro procedente de empresarios adjudicatarios de obras públicas. Camps se despachó a gusto: "Ha variado lo que ha dicho durante los últimos nueve años. Antes decía una cosa y ahora dice esto. Está en su legítimo derecho de defensa, que no puede ser de ofensa".

Del "cariño" del PP al 'golpe' a Costa y el rifirrafe con ERC: Camps, en el Congreso

Como es habitual en esta comisión, más allá del objeto concreto por el que son llamados a intervenir los comparecientes, los debates de la actualidad se cuelan sin mucha dificultad. Ocurrió hace un par de semanas, cuando el Bigotes reprochó al diputado de ERC que le preguntara tanto "con la que tiene liada él en casa" (en referencia a la crisis catalana), y ocurrió exactamente lo mismo con la diputada republicana Ester Capella en esta ocasión. El expresidente valenciano se enzarzó con la representante de ERC cuando esta le preguntó si conocía el estado de "las finanzas del PP en el país valenciano". Camps no tardó en responder: "El país valenciano no existe".

El debate sobre la denominación territorial continuó, hasta tal punto que el presidente de la comisión, el canario Pedro Quevedo, tuvo que intervenir varias veces. Le explicó a Francisco Camps que, aunque no lo compartiera, era "legítimo" denominar así a la Comunidad Valenciana. Pero Camps se enrocó asegurando que, en su opinión, se trataba de un "insulto" que ofendía "a todos los valencianos" y a él especialmente, que ha sido "presidente de esa tierra y tengo que defenderla". El empeño fue tal que despertó gestos de desesperación entre algunos parlamentarios y de complicidad entre los representantes del PP. Hubo carcajadas, como ya es habitual en las sesiones de esta comisión.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
12 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios