el tc anularía el pleno antes de la investidura

¿Por qué desiste Puigdemont del voto delegado? Una metedura de pata...

Fuentes parlamentarias catalanas reconocen un error de estrategia en JxCAT que hubiera permitido tumbar el pleno antes de que el 'expresident' fuera investido

Foto: Rueda de prensa de Puigdemont en Copenhague. (Reuters)
Rueda de prensa de Puigdemont en Copenhague. (Reuters)

La decisión de Junts per Catalunya (JxCAT) de que el presidenciable Carles Puigdemont renuncie a la petición de delegación de voto que hizo la pasada semana no responde a ninguna estrategia de los independentistas, sino al miedo de que el Tribunal Constitucional decrete la nulidad del pleno de investidura incluso antes de que dicho pleno se haga efectivo. La excusa de que todo es fruto de una astuta maniobra de JxCAT es solo una cortina de humo para camuflar la metedura de pata más grande de Puigdemont desde que está huido en Bélgica.

La petición del ‘expresident’ a la Mesa del Parlament para que tuviesen en cuenta que quiere acogerse al voto delegado, lo mismo que hicieron los exconsejeros que están encarcelados, fue, en realidad, un error táctico de consecuencias fatales para el dirigente independentista, explican fuentes parlamentarias a El Confidencial.

¿Por qué desiste Puigdemont del voto delegado? Una metedura de pata...

El razonamiento no puede ser más lógico: el Constitucional abrazará la idea de que la investidura ha de hacerse de modo presencial, tal y como reconoce la tradición y tal y como sostienen incluso por unanimidad los letrados de la Cámara legislativa catalana. Por tanto, si dicha investidura se realiza de modo telemático o por delegación de voto (esto es, que un diputado presente pueda votar por un diputado ausente) vulneraría las normas, empezando por el propio reglamento del Parlament.

Pero la cuestión es que si Puigdemont pide el voto delegado, está adelantando que no asistirá al pleno físicamente, lo que sería motivo de anulación de la investidura. En este supuesto, el Constitucional podría anular el pleno la misma mañana en que este se convoque y antes incluso de que empiece, basándose en que el presidenciable no estará presente en la votación, como lo demuestra la petición de voto delegado.

De este modo, impide que el pleno pueda celebrarse y que luego se anule, como pretenden los independentistas. La intención de los soberanistas es que Puigdemont sea investido para poder hablar luego de un ‘president’ ungido por el poder popular. Pero la metedura de pata solicitando el voto delegado propiciaba que el Constitucional pudiese anular legalmente el pleno antes de la investidura, lo que también dejaba sin argumentos al discurso independentista, que quería achacar al Estado español una persecución al 'presidente electo' Puigdemont.

Cuando en las filas de JxCAT se dieron cuenta del monumental error, retiraron inmediatamente la petición del voto delegado argumentando una estrategia inexistente y dejando en el aire que siempre podría plantearse ese supuesto más adelante. Pero la debilidad de estas excusas no eclipsará el error cometido por sus asesores la pasada semana.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios