puigdemont se encuentra ahora en dinamarca

El prófugo Puigdemont ya es el único presidenciable tras la propuesta de Torrent

La cuestión radica en si Torrent, pese al informe de los letrados de la Cámara, opta por una investidura a distancia, lo que con toda probabilidad sería impugnado y podría ponerle en un brete judicial

Foto: El nuevo presidente del Parlament, Roger Torrent. (EFE)
El nuevo presidente del Parlament, Roger Torrent. (EFE)

Carles Puigdemont es el único candidato a presidir la Generalitat. De hecho, ningún otro partido presentó al presidente del Parlament, Roger Torrent, una propuesta de investidura, al no haber consenso en la oposición para encontrar un candidato de consenso. Ante esta circunstancia, Junts per Catalunya (JxC) llevará hasta el final su pulso al Estado de derecho manteniendo a Puigdemont en el candelero y esperando así preservarlo de la detención en lo posible.

El anuncio fue realizado en una brevísima comparecencia de Torrent en el Parlament, en la que no aceptó preguntas y comentarios. Llegó, leyó un escueto comunicado y se marchó. Fue casi una presencia de plasma. “Puigdemont es el candidato que más apoyos ha logrado y lo propondré como candidato”, subrayó. Reveló que acababa de escribir una carta al presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, para concertar una reunión y “dialogar sobre la situación anómala que vive el Parlament, en el que 8 diputados ven vulnerados sus derechos políticos”. Se refiere a los tres diputados encarcelados y a los cinco huidos en Bélgica.

Torrent afirmó que es momento de diálogo y que hablará “con quien haga falta” para “defender los derechos de los 135 diputados a expresarse”. Pero, eso sí, su mensaje iba dirigido a los suyos: quiere reunirse con el exvicepresidente Oriol Junqueras y con Joaquim Forn (ambos en la prisión de Extremera) y con Jordi Sánchez, en Soto del Real. Pero también con los esconsejeros fugados en Bruselas y con Carles Puigdemont. “Tengo previsto reunirme con ellos para proteger los derechos de participación política de todos”, enfatizó.

Falta saber si se desplazará a Bélgica para realizar esas entrevistas, lo que puede levantar la primera polvareda de su mandato: es el presidente del Parlament quien recibe, no quien visita. Y si tiene el ‘detalle’ de desplazarse a otro país para verse con prófugos de la justicia, la oposición le pedirá que pague los gastos de su propio bolsillo, no de los fondos de todos los ciudadanos. Torrent aseguró en su breve comparecencia que es consciente de la “situación personal y jurídica de Puigdemont, pero tiene toda la legitimidad para ser candidato”. Y echó mano del manual de despistes que el soberanismo utiliza a menudo. “Ya dije el día de mi investidura que esto es una cuestión política y la política ha de estar en el centro de todo. Eso implica que haya diálogo”.

El expresidente catalán Carles Puigdemont a su llegada al Aeropuerto de Copenhague. (Reuters)
El expresidente catalán Carles Puigdemont a su llegada al Aeropuerto de Copenhague. (Reuters)

Que nadie se llame a engaño: Torrent no se escondía, antes del referéndum, de la efectividad del resultado de éste, de su reconocimiento internacional y de la determinación secesionista del Govern dijesen lo que dijesen los jueces, aunque ahora sea más prudente e incluso más etéreo en sus apreciaciones. “Quien tenga dudas, que se aparte y deje hacer, porque lo haremos”, advertía. Y pedía también a los independentistas que “de alguna manera o de otra, vigilemos al de al lado”. Para que nadie se aparte del camino, claro.

Una operación urdida por JxCat y ERC

¿Ha cambiado la hoja de ruta de los independentistas? Lo que se ha visto hasta ahora es que han cambiado las formas. Y, en realidad, lo que se vislumbra es un ‘negocio’ conjunto de JxCat y ERC que han diseñado al alimón una estrategia para blindar a Puigdemont primero y para salvar la legislatura después (con un candidato alternativo), antes de ir a otras elecciones. El anuncio de Torrent se produce el día en que Puigdemont abandona Bélgica y recala en Dinamarca para participar en un debate sobre Cataluña. No es casual: cuando a última hora de la tarde de este lunes empiece el debate, Puigdemont será oficialmente el único candidato a presidir la Generalitat, por lo que los independentistas esperan que una eventual detención suponga un impacto internacional mayor, ya que se pretende acusar a España de persecución política, cuando la orden de detención de Puigdemont es por delitos cometidos durante su etapa como ‘president’, no porque sea el candidato. Y esa orden ya estaba dictaba desde hace meses.

JxCat y ERC pactaron hacer coincidir el viaje de Puigdemont con el anuncio de Torrent, teniendo muy en cuenta los horarios del viaje y del anuncio en Barcelona. Dos horas después de la llegada de Puigdemont a Copenhague, se anunciaba que él era el único candidato, sin dar tiempo a la justicia española a activar la euroorden de detención. La intención era que cuando ésta se activase, el líder de JxCat ya estuviese ungido.

Con la doble jugada del anuncio y la visita de Puigdemont a Dinamarca, se consuma un intento más de internacionalizar el ‘procés’ y reclamar la atención de los demás países a cualquier precio. En los últimos años, no se han escatimado medios para ello: campañas en prensa, contratación de ‘lobbies’, ‘compra’ de voluntades de diputados e intelectuales, regalos a periodistas, mentiras, trampas, operaciones de envergadura, pequeñas triquiñuelas y guerra sucia. Todo ha valido. Y en estos momentos la única baza que le queda al independentismo –así lo dicen todos los informes que se han realizado desde el año 2012- es la internacionalización del conflicto. Si no se da esa posibilidad, la independencia fracasará. De ahí que a esa tarea se dediquen ahora los máximos esfuerzos.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
35 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios