la investidura, en el aire

Puigdemont retira su petición de voto delegado para la investidura

A poco más de una semana para que se celebre el pleno de su investidura, JxCat ha hecho un cambio de última hora en el orden del día de la Mesa del Parlament, que decidía sobre el voto delegado

Foto: El expresidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont. (EFE)
El expresidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont. (EFE)

Sorpresa de última hora. Junts Per Catalunya ha decidido retirar de la orden del día de la reunión de la Mesa del Parlament la petición de Carles Puigdemont de delegar el voto en el pleno de investidura. En ella, el 'expresident' de la Generalitat solicitaba la delegación de voto a favor del diputado de JxCAT Jordi Turull "en las sesiones plenarias que en las que no esté presente", sin embargo, este martes la formación ha registrado en el último momento la retirada de dicha delegación, firmada por el propio Puigdemont.

La decisión no es casual, ya que este martes la Mesa del Parlament debatía si aceptaba o no que los cinco diputados independentistas que están en Bélgica pueden delegar su voto en un compañero de partido de cara al pleno de investidura. Sin embargo, tras más de una hora de reunión, la Mesa ha pospuesto su decisión "para más adelante" tras retirar Puigdemont su solicitud.

Puigdemont retira su petición de voto delegado para la investidura

El voto de estos cinco diputados es clave ya que, sin él, las fuerzas en el Parlament están equilibradas por completo: hay 65 diputados no independentistas que rechazan la investidura de Puigdemont -Ciudadanos, PSC, PP y Catalunya En Comú Podem- y 65 independentistas que están dispuestos a hacerla efectiva -JxCAT, ERC y la CUP-. Este gesto de Puigdemont no impide que en los próximos días presente de nuevo la solicitud que hoy ha pedido retirar. Sobre la mesa, el miércoles 31 de enero, fecha límite para el debate de investidura.

Petición de JxCAT de retirar la delegación de voto de Puigdemont
Petición de JxCAT de retirar la delegación de voto de Puigdemont

La petición de delegación de voto por parte de Puigdemont se hizo el pasado jueves 18 de enero, un día después de la constitución del Parlament y de la elección de Roger Torrent como presidente de la Cámara catalana. Lo mismo hicieron los 'exconsellers' y diputados Clara Ponsatí, Toni Comín, Meritxell Serret y Lluís Puig, que también ha pedido poder delegar su voto.

Sin embargo, todo está en manos de la Mesa, de mayoría independentista. A pesar de que un informe de los letrados de la Cámara sostiene que esta delegación de voto sería contraria al Reglamento del Parlament, los mismos letrados esgrimen que la última decisión la tiene la Mesa, al ser el órgano rector. Sin embargo, habrá que esperar a próximas reuniones.

Sin Puigdemont y la CUP, los números no salen

A la espera de que se confirme la fecha del pleno para investir a Puigdemont, los soberanistas tienen que hacer sus cálculos para que pueda ser presidente de la Generalitat. Si finalmente la Mesa del Parlament da luz verde a la delegación del voto a los huidos en Bélgica y votan los que están en la cárcel -Oriol Junqueras, Jordi Sànchez y Joaquim Forn- como hicieron en la votación de la Mesa la semana pasada, el bloque independentista tendría 70 diputados: 34 de JxCAT, 32 de ERC y 4 de la CUP.

Para salir elegido en la primera vuelta, es necesario alcanzar la cifra de la mayoría absoluta: 68 diputados. Si Puigdemont no vuelve a solicitar la delegación de voto saldría elegido. Eso sí, JxCAT y ERC deben asegurarse los votos de tres de los cuatro diputados de la CUP. (33 de JxCAT + 32 de ERC + 3 de la CUP = 68 diputados).

Si finalmente no hay mayoría absoluta, la segunda votación deberá hacerse por mayoría simple. Es decir, más votos a favor que en contra. JxCAT y ERC suman juntos (sin el voto de Puigdemont) 65 escaños, los mismos que el bloque que rechaza al 'expresident' (Ciudadanos, PSC, PP y Catalunya En Comú Podem). Por ello, ambas formaciones necesitan de al menos un voto de los 'cupaires' para llegar a los 66 diputados. (33 de JxCAT + 32 de ERC + 1 de la CUP = 66 diputados).

Los cinco votos de Bélgica son clave

Si al final los cinco diputados que están en Bélgica no pueden delegar el voto, la situación se complica para los independentistas. Junts Per Catalunya tendría 31 votos -Puigdemont, Ponsatí y Puig no votarán- y ERC 30 (Serret y Comín tampoco), por lo que juntos sumarían 61 diputados. Si los cuatro de la CUP votan por Puigdemont, la cifra sería de 65, lo que supondría un empate con los votos de las fuerzas que rechazan la investidura de Puigdemont (36 de Ciudadanos + 17 del PSC, 8 de Catalunya En Comú Podem y 4 del PP= 65).

Cataluña
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
30 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios