Así fue el registro del ático de González: un Rolex falso, 3 billetes de 500€ y el baño roto
  1. España
buscaron pruebas, sin éxito, en un falso techo

Así fue el registro del ático de González: un Rolex falso, 3 billetes de 500€ y el baño roto

Seis agentes de la UCO registraron el pasado 28 de noviembre la famosa vivienda marbellí del expresidente. Lo único destacable fue el hallazgo de tres dispositivos electrónicos

Foto: El ático de Estepona de Ignacio González. (Gtres)
El ático de Estepona de Ignacio González. (Gtres)

Ignacio González y su mujer, Lourdes Cavero, decidieron viajar desde Madrid para estar presentes. La Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil les había comunicado que quería registrar el famoso ático que el matrimonio tiene en la urbanización Alhambra de Golf III de Guadalmina, en Estepona (Málaga), la vivienda que provocó los primeros quebraderos de cabeza judiciales de la pareja y que les ha llevado a estar imputados en un juzgado malacitano. Los seis agentes que acudieron al inmueble querían encontrar pruebas vinculadas al desfalco de fondos públicos del Canal de Isabel II bajo la presidencia de González, todo en el marco del caso Lezo. La casa tiene un total de 495 metros cuadrados.

Al margen de los dispositivos electrónicos intervenidos (un 'pen drive', un ordenador y un disco duro), que van a ser concienzudamente examinados, los agentes solo encontraron un reloj de la marca Rolex y tres billetes de 500 euros. El reloj fue hallado en un cajón del vestíbulo contiguo al dormitorio de la pareja, "sin poder determinarse su autenticidad", según consta en la diligencia judicial del registro al que ha tenido acceso El Confidencial. Lourdes Cavero señaló a los agentes que se trataba de una imitación, por lo que no fue decomisado. En esa misma habitación la UCO solo destaca como reseñable una tarjeta de un móvil.

Foto: Francisco Granados e Ignacio González. (EFE)

La habitación del matrimonio también deparó una sopresa. Los agentes encontraron en el primer cajón del armario derecho una cartera de piel de color negro, marca Aspinal of London, donde había tres billetes de 500 euros cada uno. Tampoco fueron decomisados, ya que la UCO se limitó a apuntar su número de serie y a fotografiarlos. El informe revela que no se aprehendió nada de valor en esa habitación, ya que el USB que también se halló estaba vacío. En el salón tampoco se encontró nada, al igual que en la terraza ni en "un cuartillo" anexo.

Más éxito tuvieron los agentes en el pasillo principal, donde se localizó un 'pen drive' de color rojo que contiene un contrato titulado "Mis pollitos-pacto de socios final", un ordenador de la marca Toshiba y un disco duro de la marca Toshiba. La UCO destaca también que durante el registro se produjo un pequeño desperfecto en el falso techo del baño contiguo al vestíbulo. Los agentes sospecharon que detrás del falso techo podría haber ocultos documentos o bienes de valor. El registro continuó en la cocina y en la habitación que utilizan las hijas de González. En esta última se decomisó un móvil de la marca Nokia.

placeholder Ignacio González y Lourdes Cavero en una imagen de archivo. (Gtres)
Ignacio González y Lourdes Cavero en una imagen de archivo. (Gtres)

Lo último que se llevaron los agentes es un sobre cerrado, en cuyo interior había fotocopias del DNI de Lourdes Cavero y un contrato de alquiler entre la esposa de González y la empresa Coast Investors LLC, firmado el 10 de junio de 2008. El empresario mexicano Rudy Valner, administrador de Coast Investors, antigua propietaria del inmueble, vendió el ático a Ignacio González y a su esposa en diciembre de 2012 por 770.000 euros. El juzgado de Estepona investiga si el matrimonio era el dueño real de la vivienda cuando la tenían alquilada y si se trata de un cohecho al político.

El último informe de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional incorporado sumario del caso ático enumera importantes irregularidades, como el abono de facturas a destiempo, la falta de claridad sobre el origen del dinero, el incumplimiento de las obligaciones tributarias del anterior dueño del inmueble, la venta por debajo del precio del mercado o la "simulación de pagos para dar apariencia de verosimilitud". Los policías destacan el hecho de que Coast Investors, la mercantil que adquirió el ático justo antes de que González y Cavero lo alquilaran, bajara el precio del alquiler al matrimonio de 6.000 a 4.200 euros trimestrales a los tres años del contrato de arrendamiento, o que Cavero visitara el piso antes de que el anterior propietario se lo vendiera a la empresa americana, o que Rudy Valner, el administrador de la sociedad radicada en Delaware (EEUU), adquiriera el inmueble sin ni siquiera verlo.

Foto:  Ilustración: Raúl Arias.

Los investigadores llevan meses rastreando el posible patrimonio oculto de González y, en el marco de sus pesquisas también abrieron en septiembre una caja de seguridad propiedad de la madre de Lourdes Cavero. Los agentes de la Guardia Civil solicitaron acceder a su contenido en busca de "dinero oculto procedente de sus actividades criminales" a la vista de Ia sistemática colaboración del entorno familiar del expresidente en estas actividades. Aunque pensaban que la caja de seguridad a nombre de su suegra podía contener dinero en efectivo no declarado o documentación incriminatoria relacionada con las operaciones ilícitas en las que hubiera participado, solo hallaron joyas de la familia y documentación sin interés para la causa.

El expresidente de la Comunidad de Madrid, por su parte, solicitó hace un mes al juez instructor del caso Lezo, Manuel García Castellón, que retirase de la causa gran cantidad de documentación que le fue incautada en los registros en su despacho y domicilio madrileños, entre los que había medio centenar de documentos relacionados con el caso ático. No solo eso. González tampoco quiere que trasciendan sus perfiles en redes sociales, facturas de electricidad de su bufete o "un 'mail', estrictamente personal", información tributaria o los gastos de sus hijas. Ha pedido también que quede fuera la documentación relaciona con la empresa de su mujer, Subastas Segre, y la información sobre sus empleados que refleja "sus condiciones laborales y económicas".

Ignacio González
El redactor recomienda