la 'célula' de informáticos que burló la ley

La Guardia Civil revienta el chat secreto en Signal de los 'arquitectos' digitales del 1-O

Los agentes acceden a través del móvil de uno de los investigados a las conversaciones que mantuvieron los técnicos que montaron los 'sites' del referéndum mediante la aplicación móvil Signal

Foto: Agentes de la Guardia Civil se personan en el Centro de Seguridad de la Información de Cataluña (Cesicat). (EFE)
Agentes de la Guardia Civil se personan en el Centro de Seguridad de la Información de Cataluña (Cesicat). (EFE)

Joan Manel Gómez Sanz fue detenido por la Guardia Civil el 20 de septiembre. Es uno de los 14 altos cargos del Govern de Carles Puigdemont investigados en la operación Anubis contra la creación de las estructuras de Estado y los preparativos del referéndum del 1-O. De todos los implicados —hay un exsenador, secretarios generales de la Generalitat y dirigentes de ERC—, Gómez es uno de los que aparentemente tenían un perfil más secundario. Pero su teléfono móvil se ha convertido en la puerta de entrada a una célula casi clandestina de ingenieros y programadores que se encargó montar y sostener la infraestructura digital de la consulta independentista.

Los investigadores de la Guardia Civil encontraron en su teléfono una auténtica mina de información. Sobre el papel, Gómez era el jefe de Riesgos del Centro de Seguridad de la Información del Consorcio de la Administración Abierta de Cataluña (Cesicat-AOC), un organismo encargado de proteger las redes de telecomunicaciones utilizadas por la Generalitat. Pero, al menos hasta su arresto, su trabajo también consistió en actuar “de coordinador para cubrir cualquier contingencia que pudiese surgir buscando soluciones para que el proyecto” de la página web del referéndum continuara funcionando a pesar de las órdenes de cierre del Juzgado de Instrucción número 13 de Barcelona.

Para coordinarse con el resto de implicados en esa parte de la trama, Gómez utilizó la aplicación de mensajería instantánea Signal, que funciona de un modo similar a WhatsApp y también permite efectuar llamadas, aunque está valorada por su alto nivel de privacidad y seguridad en las comunicaciones. Es imposible que un tercero conozca el contenido de las conversaciones que circulan por el programa y ofrece la opción de destruir los mensajes a los cinco minutos de la lectura. Cotiza al alza entre las organizaciones criminales. Los investigadores de la Guardia Civil descubrieron en los pinchazos a los implicados que estos se comunicaban en las llamadas normales con palabras clave y acordaban tratar los temas más sensibles solo por Signal.

Gómez cometió el error de no borrar todos los mensajes. El contenido recuperado ya ha sido incluido en el sumario del caso. En un chat llamado 'Londres', se coordinó con un informático que estaba en esa ciudad europea y con otro especialista, Pep Masoliver, de la Fundación Puntcat e implicado también en los preparativos, para sortear las órdenes judiciales contra la página del referéndum abriendo nuevos portales en dominios y estructuras inalcanzables para las autoridades españolas. El sábado 16 de septiembre, Gómez y Masoliver comentaron que era necesario conocer el último auto que había dictado el Juzgado número 13 contra los portales de la consulta. “Lo están moviendo a nivel de Presidencia a ver si lo consiguen”, dijo Gómez. Según los investigadores, ese técnico con domicilio en Londres, de nombre de pila Jesús, habría tenido un papel clave facilitando apoyo a los ingenieros de la Generalitat con la contratación de direcciones y cuentas vírgenes que permitieron mantener operativa la web del referéndum.

Las conversaciones confirman que el grupo era consciente de que estaban impidiendo la acción de la Justicia. El 14 de septiembre, Gómez se comunicó con un compañero del Cesicat, Joan Ignasi Sánchez, para transmitirle una orden: “El Josué me comenta que los más urgente es sustituir las direcciones del referendum.cat por ref1oct.eu a la web del .eu. Una vez actualizadas, hay que actualizar la web del .cat”. El cambio se debía al cierre de dominios y el Josué del que habla Gómez es uno de los presuntos líderes de este grupo secreto.

Se trata de Josué Sallent, director de Estrategia e Innovación del Centro de Telecomunicaciones y Tecnologías de Información (CTTI) de la Generalitat, otro organismo que fue utilizado para desplegar la consulta. A juicio de los investigadores, “su papel respecto a la página web referendum.cat y alta de voluntarios es esencial, hasta el punto de que recibe y emite llamadas telefónicas preocupándose por la evolución de aquellas antes y después de su entrada en servicio una vez el Parlamento de Cataluña aprobó la ley del referéndum”. Para la Guardia Civil, de las interceptaciones se “infiere que [Sallent] recibe instrucciones directamente de Josep Ginesta y Josep Maria Jové”, ex secretario general de Trabajo, Asuntos Sociales y Familia y ex secretario general de Economía y Hacienda, respectivamente. Los tres fueron detenidos igualmente en la operación Anubis.

El móvil de Gómez revela que mantuvo decenas de conversaciones telefónicas con Josué Sallent a través de Signal. Aunque solo ha quedado el rastro del contacto, ese indicio sería suficiente para probar que los implicados se coordinaron para evitar la aplicación de resoluciones judiciales. En algunas jornadas, ambos se cruzaron más de una decena de llamadas. Gómez también habló en multitud de ocasiones con otro dirigente del Govern, el jefe de Gabinete del Departamento de Gobernación, Administraciones Públicas y Habitabilidad, Jordi Cabrafiga, “responsable de supervisar que el proyecto de la web referendum.cat se implemente sin contratiempos”, según consta en el sumario. El primer mensaje que escribió a Gómez el 8 de septiembre era una declaración de intenciones: “Hola, soy el Cabrafiga. A partir de ahora escríbeme aquí. Este es un teléfono limpio con SIM nueva y sin rastrear”. Los mensajes posteriores fueron eliminados.

En una conversación con un número no identificado, Gómez apunta que la Generalitat pudo contar con aliados desconocidos hasta ahora. El 18 de septiembre, en plena ofensiva judicial y policial contra las páginas del referéndum, Gómez envió el siguiente mensaje a su interlocutor anónimo: “He hablado con los 'amigos'. Nos ayudarán. Primero hay que hacer un revisión y evaluar el código que nos tienen que enviar y después veremos qué falta para implementar. Entonces podremos definir un calendario, pero debe ser esta semana”. Su contacto reprodujo a continuación un tuit de Peter Sunde, una celebridad mundial en el campo de las nuevas tecnologías, sobre todo por haber cofundado la plataforma de contenidos de descarga The Pirate Bay. Sunde ofrece ahora servicios digitales para la ocultación de identidad. “Si eres el administrador de una web catalana cerrada por autoridades españolas, contáctame para alojamiento y dominios anónimos. Te cubriremos”, escribió Sunde en Twitter. Fue publicado solo unos minutos después de que Gómez confesara que había pedido ayuda a los 'amigos'.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
43 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios