aplicación del artículo 155 de la constitución

¿Y si declara la independencia y convoca elecciones? Así responderá el Senado

El presidente del Senado, Pío García-Escudero, ofrece al presidente de la Generalitat otra última oportunidad para volver a la ley al invitarle al pleno de la Cámara Alta del viernes

Foto: Los 27 senadores que van a formar parte de la 'comisión del 155'. (EFE)
Los 27 senadores que van a formar parte de la 'comisión del 155'. (EFE)

El Gobierno sigue atento a los movimientos de Carles Puigdemont y sus socios independentistas, empeñados en estirar los trámites para proclamar o no su república catalana, con convocatoria o no de elecciones 'constituyentes'. Más por quedar bien que por tener alguna esperanza en que vaya a rectificar, el presidente del Senado, Pío García-Escudero, ha ofrecido al presidente de la Generalitat otra última oportunidad para volver a la ley, al invitarle al pleno de la Cámara Alta que el viernes tiene previsto autorizar las medidas de aplicación del artículo 155 de la Constitución.

La dudas de los secesionistas sobre sus próximos pasos han multiplicado las hipótesis de respuesta del Ejecutivo, del Senado, del Tribunal Constitucional y de la Fiscalía. En caso de proclamación de la república nacionalista en el pleno convocado en la Cámara catalana para el próximo jueves —que puede seguir el viernes—, Puigdemont se encontrará con un nuevo recurso del Gobierno al Tribunal Constitucional y con una querella por rebelión y la consiguiente orden de detención.

Si el presidente de la Generalitat pretende convocar a continuación elecciones anticipadas, tendrá que aclarar si lo hace al amparo de las prerrogativas del Estatuto de Autonomía que enterró los días 6 y 7 de septiembre al saltarse también la Constitución. También puede llamar a las urnas invocando su suspendida norma de transitoriedad, en la que se autoproclama por encima de cualquier ley, además de jefe de Estado.

¿Y si declara la independencia y convoca elecciones? Así responderá el Senado

En cualquier caso, en ninguno de esos supuestos el Senado paralizaría la autorización al Gobierno para que aplique las medidas del artículo 155 de la Constitución, que permite al Ejecutivo intervenir las competencias de un Gobierno autonómico que se salte la ley o vaya contra el interés general de la nación. Según fuentes del PP, sí es posible que hubiera que "retocar" el texto enviado por el Consejo de Ministros si la Cámara catalana queda disuelta. Pero las destituciones de Puigdemont y todos sus consejeros serían avaladas para que el Ejecutivo las hiciera efectivas al día siguiente, cuando se publicaran en el BOE.

La última salida que le queda al presidente autonómico para evitar el 155 es abstenerse de dar nuevos pasos para la proclamación de independencia y convocar, si quiere, elecciones autonómicas al amparo de la legislación vigente y violada por sus leyes de secesión y por la convocatoria de la consulta del 1-O. Es un supuesto imprevisible y una rectificación que le enfrentaría a los partidos que le sostienen: la CUP, ERC y buena parte del PDeCAT.

Según fuentes del PP, sí es posible que hubiera que "retocar" el texto enviado por el Consejo de Ministros si la Cámara catalana quedara disuelta

La invitación personal del presidente del Senado para que Puigdemont concurra en el pleno de la Cámara Alta el próximo viernes será también la última oportunidad de rectificación para el presidente de la Generalitat. Ese día ya estará elaborado el dictamen que se someterá a votación con las alegaciones que haya querido hacer hasta el jueves el presidente autonómico, por medio de un representante o con el envío de la documentación que estime pertinente.

No obstante, durante el mismo pleno, el dictamen es susceptible de cambios de última hora si el dirigente independentista se aviene al acatamiento del marco constitucional. Así lo apuntan fuentes de la Cámara Alta, aunque reconozcan que es la hipótesis menos probable vistos los extremos a que ha llegado Puigdemont y que en cada encrucijada se suele inclinar por las posiciones más radicales.

¿Y si declara la independencia y convoca elecciones? Así responderá el Senado

"Nos lo tomamos en serio"

El PSOE, el partido que sustenta al Ejecutivo en el complicado viaje del 155 y que ha redactado el paquete de medidas con él, también se reserva la opción de introducir enmiendas en los próximos días, tras escuchar las opiniones de los grupos y las eventuales alegaciones de la Generalitat. "No vamos a despreciar el trámite del Senado, en absoluto. Nos lo tomamos en serio", señalan desde la dirección parlamentaria, que de hecho también asumen que los cambios los puede introducir el propio PP.

Los socialistas no pretenden modificar la cuestión de los plazos, porque ese periodo máximo de seis meses no impide que pueda haber elecciones antes

Los socialistas, no obstante, no piensan tocar la delicada cuestión de los plazos. La negociadora de Pedro Sánchez, la exministra Carmen Calvo, confirmó que la ejecutiva quería los comicios en enero. Pero Ferraz es comprensiva con los tiempos. Por eso no se opuso a que el Gobierno plasmara en el papel aprobado por el Consejo de Ministros el sábado a que la convocatoria de elecciones se hiciera como máximo en seis meses. "Ese es el plazo tope, pero no imposibilita que los comicios se puedan hacer antes", explican fuentes próximas al portavoz en la Cámara Alta, Ander Gil.

¿Y si declara la independencia y convoca elecciones? Así responderá el Senado

La votación del viernes tendrá morbo también por lo que pueda ocurrir en las filas socialistas, por si hubiera fugas entre sus 62 representantes. El foco recae en el 'expresident' José Montilla, el único senador del PSC. Él no forma parte del grupo de 27 miembros de la Cámara que integran la 'comisión del 155', por la voluntad expresa de Ferraz de preservar su figura y dejarle fuera del fuego cruzado. De hecho, la dirección ha intentado no complicarse a la hora de hacer la selección de sus seis senadores: los cuatro integrantes de la cúpula parlamentariaAnder Gil (electo por Burgos), Luisa Carcedo, Paco Menacho (designados por los parlamentos de Asturias y Andalucía) y Begoña Nasarre (electa por Huesca)—, más los portavoces de Exteriores y Justicia, Óscar López y Tontxu Rodríguez. El PSOE, por tanto, ha seguido una estrategia distinta a la del PP: en lugar de plagar la comisión de exdirigentes y pesos pesados, ha dejado fuera de ella a expresidentes como Montilla (Cataluña), Marcelino Iglesias (Aragón), Joan Lerma (Valencia) o Francesc Antich (Baleares).

Puede que no haya sanción

Montilla ha evitado adelantar el sentido de su voto. En Twitter sí confesó que "hace tiempo" sabe qué hacer respecto al 155. La impresión entre sus compañeros de partido en el PSOE y en el PSC es que seguirá la disciplina y apoyará el documento remitido por el Ejecutivo. "Él sabe perfectamente que hay una posición unánime del PSOE y del PSC, que hay gente aguantando el tirón pese a la situación complicada... Él lo está sufriendo mucho por su condición de 'expresident', pero es un hombre templado y experimentado", explican desde el entorno de Gil. En el partido hermano recuerdan que es un dirigente de partido, que nunca ha destacado por un perfil soberanista. Pero avisan de que su pasado como exjefe del Govern puede pesar en su decisión final.

Aún es duda el sentido del voto del 'expresident' Montilla, si bien la mayoría de dirigentes dan por hecho que no se desmarcará del PSOE y del PSC

En cualquier caso, la dirección de Miquel Iceta se ha mostrado "comprensiva" con Montilla y no tiene problema en que administre sus tiempos y diga cuando crea oportuno qué hará en el pleno. Y no hay previsión de sancionarlo en caso de que se abstenga o vote en contra, según indican desde el entorno del primer secretario.

¿Y si declara la independencia y convoca elecciones? Así responderá el Senado

La dirección del PSOE insiste mientras a Puigdemont para que dé un paso atrás. Este lunes, el portavoz de la ejecutiva, Óscar Puente, subrayaba que el 'president' tiene diversas fórmulas a su alcance, y la más sencilla es la convocatoria de elecciones ordinarias. Pero siempre que no esté precedida de una declaración unilateral de independencia. Si hay DUI, sea "light', 'soft', verbal o escrita", habrá 155. Los socialistas empujan para que Puigdemont retorne a la legalidad y aproveche incluso el trámite del Senado. Las conversaciones se vehiculan a través de Iceta, el dirigente capaz de mantener contactos con las dos orillas. Con Soraya Sáenz de Santamaría y Mariano Rajoycon quien habló por teléfono el sábado— y con Puigdemont —con el que se reunió el viernes—.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios