y no se referiría solo al 155

El PP difunde a sus cuadros que Rajoy dará una respuesta "contundente y práctica"

La aplicación de la Ley de Seguridad Nacional (votada en 2015 por el PSOE) ante la crisis evidente del marco constitucional en Cataluña se establece con decreto ley y es automática

Foto: El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante la declaración institucional del 1-O. (EFE)
El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante la declaración institucional del 1-O. (EFE)

En la dirección del PP admiten que sus cuadros y bases están ansiosos de medidas drásticas para frenar el golpe independentista en Cataluña, y más aún después de oír el mensaje del Rey. De momento, se ha impuesto la disciplina interna entre diputados y senadores, con el mensaje oficial de que "el presidente sabe lo que tiene que hacer y cuándo lo tiene que hacer". No obstante, los principales dirigentes dan por hecho desde el pasado lunes que Mariano Rajoy tiene preparada una respuesta política "contundente y práctica" en cuanto Carles Puigdemont o Carme Forcadell den un nuevo paso en su desafío al Estado. No se refieren solo al artículo 155 de la Constitución para intervenir las competencias generales de la Generalitat, sino a decretos y fórmulas más rápidas para impedir a corto plazo que instituciones como la policía autonómica sigan instaladas en la sedición o que se gaste dinero público en la financiación del golpe.

El PP difunde a sus cuadros que Rajoy dará una respuesta "contundente y práctica"

Sigue siendo el plan original de réplica del Gobierno, pero actualizado con lo sucedido el día 1-O, fallos de información incluidos. Rajoy se guarda el detalle a la espera del calendario que se fije en el bloque independentista, con grandes desacuerdos internos aunque al final Puigdemont se incline siempre por la línea de la CUP, según reconocen en el PP.

Después de la desmoralización palpable durante el lunes y el martes entre los diputados y senadores del Grupo Popular, el mensaje del Rey les dio más pistas sobre la determinación del presidente del Gobierno que su propio partido. Entienden que Rajoy busca respaldos claros, sobre todo después del desmarque que Pedro Sánchez ensayó a raíz del 1-O, y cargarse de más razones ante la magnitud de las medidas que tendrá que tomar en los próximos días.

Las declaraciones de Alfonso Guerra sobre las prácticas golpistas de Puigdemont y la urgencia de frenar la sedición ya sin descartar ni la intervención del Ejército corrieron en los chats de los parlamentarios del PP. "Lo que nosotros no nos atrevemos o podemos decir", comentaban.

Para paliar esa inquietud y pese al secretismo oficial de La Moncloa, medios gubernamentales insisten en que Rajoy tiene que medir mucho cada paso para que la respuesta sea contundente pero también práctica. La aplicación del artículo 155 empieza por presentar un requerimiento al presidente de la Generalitat para que vuelva a la ley, y completar después los trámites efectivos de la intervención en el Senado y en el ámbito administrativo puede alargarse una semana. Puigdemont tendría tiempo sobrado para maniobrar, sacar de nuevo las masas a la calle y reproducir el espectáculo del referéndum. Y con policía autonómica a su servicio (17.000 agentes), todo el aparato de propaganda y agitación de la Generalitat (público y subvencionado), más las organizaciones paralelas (también financiadas con cargo a la autonomía) que le sirven de fuerza de choque: la Asamblea Nacional Catalana y Òmnium Cultural.

El PP difunde a sus cuadros que Rajoy dará una respuesta "contundente y práctica"

Ante ese panorama, en el PP se apunta que de todas formas el primer objetivo de la intervención efectiva de la Administración autonómica tiene que ser el control de los Mossos. La aplicación de la Ley de Seguridad Nacional (votada en 2015 por el PSOE) ante la crisis evidente del marco constitucional en Cataluña se establece con decreto ley y es automática: faculta al Ejecutivo para dar órdenes directas a sus mandos.

Rajoy tiene previsto explicar en el pleno del Congreso su respuesta a una posible autoproclamación de Puigdemont como presidente de una república catalana independiente. Lo hará en un pleno extraordinario que la Cámara la próxima semana, una vez que los independentistas se pongan de acuerdo en cuándo dan su próximo paso.

En el Senado, la mayoría absoluta del PP permitiría la aprobación del artículo 155 inmediatamente. Además, entre veteranos de la 'vieja guardia' y los senadores andaluces o de Castilla-La Mancha, en el grupo parlamentario del PSOE predominan los partidarios de apoyar la intervención de la Generalitat, aunque a Pedro Sánchez no le guste la idea. El secretario general de los socialistas se arriesga a una ruptura interna si pretende dejar solo al PP.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
70 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios