ATENTADO EN LAS RAMBLAS

Cataluña a la cabeza de la radicalización, Barcelona en el punto de mira

La radicalización en España tiene "un claro sesgo geográfico hacia la costa mediterránea", señala el informe que acompaña el mapa, pero la zona que más destaca es Cataluña

Foto: La Guardia Civil escolta a un yihadista detenido en Barcelona. (EFE)
La Guardia Civil escolta a un yihadista detenido en Barcelona. (EFE)

En los cables del Departamento de Estado desvelados en 2010 por Wikileaks aflora ya la preocupación de que Barcelona se convierta en un foco de propagación del terrorismo y se baraja incluso la apertura en la ciudad de un centro de seguimiento del fenómeno en el que participen las principales agencias de inteligencia de EEUU.

En los mapas más recientes que elabora el Citco, el centro de coordinación de la lucha antiterrorista, Cataluña se sitúa a la cabeza de las comunidades autónomas por su índice de radicalización y Barcelona es la provincia peor parada. Acapara casi la quinta parte de los puntos de radicalización de toda España. Girona y Tarragona también arrojan malos resultados y Lleida sale algo mejor parada.

La radicalización en España tiene "un claro sesgo geográfico hacia la costa mediterránea", señala el informe que acompaña el mapa, pero la zona que más destaca a orillas del 'mare nostrum' es Cataluña. "En la provincia de Barcelona se encuentra la mayor bolsa de radicalización yihadista en España", recordó ayer el investigador Fernando Reinares, del Real Instituto Elcano.

En los análisis que efectúan los diferentes cuerpos policiales europeos, las ciudades españolas no son las más amenazadas. Otras muchas europeas se sitúan por delante. Barcelona sí figura en cabeza de los posibles objetivos en España, seguida por el entorno de las bases hispano-estadounidenses de Morón y, sobre todo, de Rota, la más conocida.

¿Por qué Barcelona? Es la ciudad más turística y más conocida de España. Un atentado en la capital catalana tendrá siempre más repercusión que en otros lugares de la Península, sobre todo si se produce allí donde hay gran concentración de turistas extranjeros, como en las Ramblas o en la Sagrada Familia.

Es también en Cataluña donde hay más musulmanes, algo más de medio millón, es decir, el 7% de la población. Empezaron a emigrar a esa comunidad a mediados de los noventa, pero el grueso no llegó hasta la década pasada. Hay, por tanto, poca segunda generación susceptible de ser seducida por el islam radical como sucede en otros países europeos.

Aun así, dos factores específicos a Cataluña explican que hayan surgido brotes radicales. Primero, la existencia de guetos de inmigración musulmana como el de Can'Anglada, en Terrassa, donde residen 17.000 marroquíes. En los guetos se propagan con facilidad las ideologías radicales.

Segundo, la fuerte penetración del salafismo, una doctrina radical, que no apuesta por el terrorismo, pero que con frecuencia es su antesala. Financiados por algunas monarquías del Golfo, empezando por Arabia Saudí, los salafistas celebran muchos congresos en Cataluña, la zona de Europa donde, junto con Bélgica, tienen mayor presencia.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
22 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios