ayer estuvo en palma de mallorca

Media hora de reunión para la 'caída' de Moix, el fiscal más breve de Anticorrupción

No necesitaba pensárselo más. Tenía la decisión tomada desde la tarde de este miércoles. Y ni tan siquiera José Manuel Maza ha podido convencerle para que reflexionara con calma

Foto: El ya exfiscal jefe de Anticorrupción, Manuel Moix. (EFE)
El ya exfiscal jefe de Anticorrupción, Manuel Moix. (EFE)

El fiscal más breve de Anticorrupción desde la creación del departamento en los años 90 no ha necesitado tampoco hoy mucho tiempo para comunicar su decisión "irrevocable" de dimitir a su jefe José Manuel Maza. Según apuntan fuentes jurídicas, el esperado encuentro se ha celebrado en la sede de la Fiscalía General del Estado, en la calle de Fortuny de Madrid, y ha durado poco menos de media hora. La reunión comenzó a las 10:45, 15 minutos después de la hora fijada para el inicio de una comparecencia urgente ante la prensa en la que se debía informar del veredicto final y que empezó pasadas las 11:15 de la mañana.

Manuel Moix no necesitaba pensárselo más. Tenía la decisión tomada desde la tarde de este miércoles a pesar de considerar, aún ahora, que su vinculación con una empresa en Panamá heredada de su padre no reviste ilegalidad alguna ni resulta incompatible con el puesto que ocupaba.

[El fiscal general del Estado: "No veo motivos para cesar a Moix']

El último empujón lo dio la Asociación de Fiscales, la misma que le respaldó en su nombramiento y que le abandonaba con un comunicado en el que pedía que se apartara. Horas antes, los miembros del Gobierno y del PP fueron aislándole. Desde la callada por respuesta hasta las insinuaciones, los pasillos del Congreso evidenciaron el fin del fiscal.

La presión, la soledad y el cansacio han empujado a Moix a apartarse a pesar de los intentos de Maza para convencerle de que se mantuviera en su puesto, según ha dicho el propio fiscal general que ha defendido que la 'offshore' panameña no atenta ni contra la legalidad ni contra la Hacienda Pública y ni siquiera contra el buen nombre de la institución.

Fuentes cercanas al ya exfiscal jefe aseguran que la situación le había generado problemas personales y el coste de luchar por mantenerse no le merecía la pena. Eso sí, aguantó casi hasta el final ya que durante la mañana de este miércoles continuó con sus funciones institucionales y realizó un viaje a Palma de Mallorca para reunirse con los fiscales delegados de este territorio.

[Estos son los pasos a seguir ante el 'vacío' en Anticorrupción']

Comida en 'Pesquero'

De hecho, fotógrafos de Baleares captaron su gesto adusto y preocupado durante una comida en el restaurante 'Pesquero' junto a dos ellos, Laura Pellón y Juan Carrau. Antes del almuerzo mantuvo distintas reuniones, entre ellas una con el fiscal superior de la zona para tratar asuntos como el nuevo desempeño como abogado del exfiscal Pedro Horrach.

En declaraciones a los medios concretó que la Fiscalía estudiaba la posible incompatibilidad del papel de Horrachen una causa en la que defiende a un empresario. También abordó otras cuestiones como la introducción de medidas reforzadas de seguridad para proteger a fiscales amenazados.

Según ha podido saber El Confidencial, Moix regresará en los próximos días a su plaza como fiscal de sala del Supremo. Deja detrás un departamento conmocionado -apuntan fuentes de la casa- que ahora dirigirá, hasta la elección de su sustitutivo definitivo, la teniente fiscal Belén Suárez.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
8 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios