tras 87 días en el cargo

Manuel Moix dimite fulminado por el escándalo de su 'offshore' en Panamá

Tres meses al frente de la Fiscalía Anticorrupción han dado para mucho. Durante todo ese tiempo ha acumulado polémicas, peticiones de dimisión y críticas feroces desde la oposición

Foto:  El fiscal jefe Anticorrupción, Manuel Moix. (Efe)
El fiscal jefe Anticorrupción, Manuel Moix. (Efe)

El fiscal jefe Anticorrupción, Manuel Moix, ha presentado su dimisión alegando motivos personales 87 días después de ocupar este puesto arrastrado por el escándalo de la empresa en Panamá que heredó de su padre. Tras admitir que no disolvió la compañía Duchesse Financial Overseas, constituida en 1988 y propietaria de un chalet valorado en más de medio millón de euros, para ahorrar un gasto de 90.000, el polémico fiscal se ha visto forzado a dejar el cargo.

['Reunión de media hora para la 'caída' de Moix]

El fiscal general del Estado, José Manuel Maza, ha aceptado su dimisión aunque él mismo ha confirmado en rueda de prensa que no ve motivos para su cese. Tras una reunión mantenida con Moix esta mañana, Maza ha señalado que en ella "he podido constatar que no ha existido ningún tipo de irregularidad ni ilegalidad" en sus actuaciones. Tampoco que exisitiera incompatibilidad en ejercer el cargo y poseer el 25% de una sociedad radicada en Panamá. "El hecho de tener una propiedad de un bien por una herencia no le obliga a comunicarlo a sus superiores", ha opinado el fiscal general del Estado que, además, cree que todo lo relacionado con esta cuestión "se ha hecho con transparencia". Además, ha reconocido que ha intentado convencerle de que se reaplantee su decisión.

Maza ha querido dejar claro que la Fiscalía Anticorrupción es una institución "autónoma de todos los poderes del Estado". "La Fiscalía solo se debe a los criterios de legalidad e imparcialidad y no debe de ser influenciada por nada ni por nadie", ha señalado para pedir que se deje trabajar a los fiscales y que "en el más breve tiempo posible" el Consejo Fiscal elegirá sustituto.

Su salida de la jefatura de Anticorrupción era un secreto a voces desde que este lunes 'Infolibre' publicara su relación con la empresa situada en territorio 'offshore' . Moix recabó en un inicio el apoyo del fiscal general del Estado, José Manuel Maza, y del Gobierno del PP que lo escogió para la plaza. Tres días más tarde y tras una reunión con el jefe del Ministerio Público, ha decidido apartarse empujado por la creciente presión y después de que el Ejecutivo comenzara ayer a tomar distancias. Además, la Asociación de Fiscales, que apoyó su nombramiento, ha exigido su dimisión por "comprometer la imagen de imparcialidad" de la Fiscalía.

Manuel Moix dimite fulminado por el escándalo de su 'offshore' en Panamá

Sus polémicas más sonadas

Las escasas semanas en las que ha permanecido al frente del departamento han estado minadas por la polémica. Se estrenó con una revuelta de los fiscales a su cargo por discrepancias relacionadas con la operación Lezo. A partir de este punto se inició una guerra en distintos capítulos que termina ahora con su cese. Recopilamos los momentos más polémicos de Moix desde su llegada al cargo.

1.- Dueño del 25% de una 'offshore' en Panamá

Es la última polémica que le ha salpicado. Según informó 'InfoLibre', Manuel Moix es propietario, junto a sus hermanos, de la empresa Duchesse Financial Overseas, constituida en 1988 en Panamá y propietaria de un chalet de 55.000 de euros -que está en venta- en el municipio madrileño de Collado Villalba. Tras conocerse esta información, reconoció que fue un error no haber informado al fiscal general del Estado de esta cuestión aunque no dudó en señalar que no existía "ningún tipo de incompatibilidad" entre ser dueño de esta sociedad y ejercer su cargo. Aunque en un principio dijo no tener intención de dimitir, este miércoles en Onda Cero dejó la puerta abierta a ello o a un posible cese. "No tengo apego alguno al cargo y ningún interés en mantener esta situación si se cree que no soy el más idóneo", dijo.

2.- Intentó impedir un registro en el 'caso Lezo' relacionado con Gallardón

Un día antes de que estallara la operación Lezo, que se ha saldado con la detención del expresidente de la Comunidad de Madrid Ignacio González, Moix presentó una orden por escrito para suspender uno de los registros a pesar de que el dispositivo policial ya estaba preparado. Según informó la Cadena Ser, acabó recitificando después de que varios fiscales de esta operación se opusieron a su decisión.

El ya exfiscal jefe Anticorrupción quiso también vetar registros vinculados a operaciones de la empresa Interamericana de Aguas y Servicios (Inassa) -filial del Canal de Isabel II con presencia en cinco países de América Latina- por operaciones sospechosas que se remontan a la etapa en la que Alberto Ruiz-Gallardón era el presidente de la Comunidad de Madrid. La decisión fue contestada por los fiscales del caso, que fueron apoyados mayoritariamente en junta por sus compañeros frente al criterio del fiscal jefe.

3.- No quería más escuchas a Ignacio González

Según publicó 'ABC', Manuel Moix era partidario de poner fin, el pasado mes de marzo, a las escuchas de los investigados de la operación Lezo, entre ellas las dirigidas a Ignacio González. Al poco de llegar a la Fiscalía, consideró que las escuchas debían de terminarse porque llevaban mucho tiempo activas y así se lo hizo saber a los fiscales de Lezo, Carlos Yáñez y Carmen García Cerdá, que se opusieron. Finalmente llegaron a un acuerdo y las escuchas se prolongaron mes y medio.

4.- Presiones a Carlos Yáñez, fiscal del 'caso Lezo'

Desde que llegar a la Fiscalía varias han sido las voces que han denunciado presiones a varios fiscales, entre ellos Carlos Yáñez, que lleva más de 18 meses al frente de la operación Lezo. Finalmente, y como publicó este medio, Moix le renovó.

5.- Propuso sancionar a los medios que publiquen filtraciones

"Soy partidario de estudiar medidas para evitar las filtraciones", dijo el pasado 4 de mayo en una entrevista en 'Más de Uno' de Onda Cero. Para él, las filtraciones publicadas por los medios de comunicación referentes a la operación Lezo "socavan el estado de Derecho y le hacen "un flaco favor". Se quejó de que en España no existe capacidad para sancionar con multas en este aspecto como sí hay en Alemania.

6.- El 'chivatazo' de Interior a Pablo González

Varias han sido las filtraciones del caso Lezo que han llegado a los medios. Entre ellas las sospechas de la Fiscalía Anticorrupción que apuntaban a que fue el secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, quien avisó a Pablo González, hermano del expresidente de la Comunidad de Madrid, de que estaba siendo investigado. Ante esto, Moix se apresuró a decir que Nieto no tenía "nada que ver con el tema".

7.- Control de informes de la UCO y la UDEF

Como contó este medio hace poco más de dos semanas, Moix dio órdenes a los responsables de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional y a los de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, departamentos con los que habitualmente trabaja el Ministerio Público, de que le remitan directamente a él todos los informes que realicen sobre asuntos que estén indagando y que aún no hayan entrado en el organismo especializado.

8.- Quiso ser portavoz de la Fiscalía Anticorrupción

Poco después de llegar al cargo de fiscal jefe, Moix se atribuyó en exclusiva el papel de portavoz de la Fiscalía Anticorrupción; algo que nunca nadie había hecho antes. El revuelo entre los fiscales fue considerable.

9.- Cambio de fiscales en Cataluña

A finales de abril la Fiscalía Anticorrupción anunció la retirada en uno de sus casos estrella en Cataluña, la presunta financiación irregular de CDC (conocida como el caso del 3%), de los dos fiscales encargados de la causa: José Grinda y Fernando Bermejo.

Según publicó El Confidencial el argumento oficial de Moix fue la racionalización territorial. Es decir, que miembros de Anticorrupción que residen habitualmente en Madrid tengan que recorrer 600 kilómetros para lidiar en tierras catalanas es “incongruente” y supone un gasto innecesario de recursos. Sin embargo, los afectados por el relevo consideran que se trata de una maniobra para impedir que recurran al apoyo de sus compañeros si hay discrepancia de criterio, como ya han existido.

El PP: "Es un gran fiscal y un hombre justo"

La lluvia de reacciones no se han hecho esperar. Desde el Partido Popular consideran que Moix es "un gran fiscal, un hombre justo y de derecho" y que así lo ha demostrado a lo largo de su vida. A la pregunta de si le parecía ético que un fiscal Anticorrupción participase en una sociedad en Panamá, el portavoz del grupo 'popular' en el Congreso, Rafael Hernando, ha dicho que él hacía juicios "políticos y legales, no éticos". Además, ha reconocido que el exfiscal jefe de Anticorrupción "puede haberse equivocado en algunos casos, como todas las personas nos podemos equivocar a lo largo de nuestra vida".

El secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, cree que el ya exfiscal jefe de Anticorrupción no ha dimitido de 'motu proprio'. "Entregan la cabeza de Moix pero es solo una pieza más del engranaje de la trama".

Por su parte, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, cree que la dimisión de Moix "llega tarde" y evidencia un "cambio de postura" del Gobierno. "Es una muestra más de que este Gobierno ni defiende la ejemplaridad de las instituciones públicas, ni está poniendo encima de la mesa las medidas para acabar con la corrupción.

España
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
50 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios