DEBATE EN LA CÁMARA BAJA

El Congreso inicia los trámites para regular los 'lobbies' por primera vez en democracia

Consenso entre los partidos políticos para reformar el reglamento del Congreso e incluir un registro de grupos de interés. El pleno admitirá hoy a trámite la proposición de ley

Foto: Momento de una de las votaciones durante el pleno del Congreso. (EFE)
Momento de una de las votaciones durante el pleno del Congreso. (EFE)

La regulación de 'lobbies' en el Congreso de los Diputados está hoy más cerca. Los distintos partidos políticos se han puesto de acuerdo y el pleno aprobó este martes la toma en consideración de una propuesta del Partido Popular para modificar el reglamento del Congreso y permitir así la regulación de los grupos de interés. Según la iniciativa, se creará un registro público "de carácter obligatorio" en el que deberán inscribirse los grupos de interés y los parlamentarios con los que se reúnen, y deberán entregar una copia de aquella documentación que intercambien con los diputados. La propuesta incluye también un código de conducta al que deberán someterse los lobistas y que supervisará directamente la presidencia del Congreso. La votación final contó con 272 votos a favor, 64 abstenciones y solo dos en contra.

El consenso acerca de la necesaria regulación de estos grupos de interés es unánime, aunque las votaciones mostraron diferencias. PSOE y Ciudadanos se posicionaron a favor de la iniciativa desde el primer momento, aunque consideran que la propuesta debe ser más ambiciosa y trabajarán en las enmiendas pertinentes, mientras que Unidos Podemos optó por la abstención. No hubo ni un solo grupo de la oposición que no tratara con ironía "el impulso regenerador" —en palabras del dirigente naranja, Nacho Prendes— "que le ha dado al PP" proponiendo regular los 'lobbies'. El valenciano Joan Baldoví reconoció directamente sentir "excepticismo y desconfianza" ante "la repentina fe transparentista" mostrada por los populares, sobre todo frente a otros acontecimientos recientes, dijo, "como el borrado de discos duros o la negativa para crear la comisión de investigación [relativa a la supuesta financiación del PP]".

Rafael Hernando conversa con los diputados de C's Juan Carlos Girauta y José Manuel Villegas. (EFE)
Rafael Hernando conversa con los diputados de C's Juan Carlos Girauta y José Manuel Villegas. (EFE)

Uno de los grandes reproches compartidos por la oposición y que los socialistas plasmaron a través de su portavoz parlamentario, Antonio Hernando, fue que la regulación de 'lobbies' no se aplique también al poder ejecutivo para dar a conocer públicamente las actividades que los miembros del Gobierno tengan con los lobistas. Sin embargo, la propuesta del PP —vía modificación del reglamento de la Cámara Baja— solo afectará a los diputados (ni siquiera lo hará al Senado). Aun así, la ley integral de lucha contra la corrupción propuesta por Ciudadanos y que hace semanas fue admitida a trámite sí contempla un registro general de grupos de interés. Precisamente hace un año se creó un registro de 'lobbies' público y voluntario en la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) que, tras mucho esfuerzo por parte del organismo, ya cuenta con la presencia de 350 asociaciones empresariales, profesionales y sociales, como también grandes empresas, incluidas algunas del Ibex 35.

La admisión a trámite de esta modificación de la normativa interna del Congreso —y constituida en una proposición de ley— supone un importante salto en materia de transparencia, teniendo en cuenta que por primera vez en democracia los partidos políticos se han puesto de acuerdo para iniciar la regulación de los grupos de interés y su relación con el poder legislativo. Aun así, tras haber sido aprobada la toma en consideración, la proposición debe ser tratada en la comisión del reglamento de la Cámara, donde los distintos miembros de los grupos parlamentarios la debatirán en profundidad e incluirán las enmiendas y cambios que consideren. Tras finalizar este proceso, será votada en el pleno del Congreso sin necesidad de pasar después por el Senado.

Precisamente en este punto se detuvo el portavoz socialista, Ciprià Císcar, tras confirmar que su grupo votaría sí: "Esperamos que la tramitación de la reforma no se quede solo en una mera regulación de un registro parlamentario". La dirigente y secretaria de la Mesa, Gloria Elizo, fue tajante calificando la propuesta del grupo popular como "escueta e insuficiente" e insistiendo en que la iniciativa del partido del Gobierno es un "esperpento" del registro de 'lobbies' existente en Bruselas, que será modificado próximamente por considerarse "estéril en la práctica".

El portavoz del grupo socialista en el Congreso de los Diputados, Antonio Hernando. (EFE)
El portavoz del grupo socialista en el Congreso de los Diputados, Antonio Hernando. (EFE)

El grupo de Unidos Podemos aseguró estar a favor de "mecanismos de control democrático que luchen contra la corrupción", pero reprochó que la propuesta presentada este martes al pleno del Congreso tiene demasiadas carencias: "No se habla en profundidad de temas de transparencia como la publicación de la agenda de los diputados, ni se proponen medidas reales contra las puertas giratorias, como tampoco dar acceso público a la información de los grupos de presión". En conclusión, la formación liderada por Pablo Iglesias manifestó estar de acuerdo con que la Cámara Baja tramite por primera vez una iniciativa de este tipo, pero no la apoyó: "No podemos votar sí a una nueva maniobra de la trama para oscurecer los verdaderos espacios de poder. Cambiar algo para que nada cambie".

Compromís y PDeCAT (antigua Convergència) —integrados en el Grupo Mixto— anunciaron también su voto favorable, pero hicieron hincapié en que "no es un debate nuevo" —en la pasada legislatura, la más breve de la democracia española, ya se tomó en consideración una iniciativa similar, que no avanzó por la disolución del Parlamento—.

Las "carencias" de la propuesta también fueron señaladas por el Partido Nacionalista Vasco (PNV), empezando por que, según su portavoz, Mikel Legarda, los grupos de presión "se concentran fundamentalmente en la rama ejecutiva, incluido el sector público", poniendo en el foco una vez más la necesidad de que esta regulación se extienda a los miembros del Gobierno y no solo al poder legislativo. Además, Legarda criticó que no se estableciera un código de conducta para los parlamentarios con el 'lobismo' o que los grupos de interés no expliquen en cada una de sus actuaciones por cuenta de quién actúan o su financiación.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios